¿Puede el islamófoco y antieuropeísta Geert Wilders ganar las elecciones en Holanda?

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,30

En menos de un mes, Holanda testará si los populismos y los partidos que abogan por salir de la Unión Europea y poner límites a la inmigración ganan fuerza. El próximo 15 de marzo el ultraderechista e islamófobo Geert Wilders podría ganar las elecciones en un país completamente dividido. Así lo atestiguan las encuestas, que le colocan a la cabeza con el 20% de los votos, casi el doble que en los comicios de 2012, aunque es casi imposible que pueda gobernar. ¿El motivo? Sus propuestas para acabar con el islam y sacar a Holanda de la UE no tienen aliados, pero su popularidad crece como la espuma en una sociedad preocupada por la inmigración y el control que ejercen las instituciones europeas.

Imane Rachidi. La Haya

Se cree que el Partido de la Libertad (PVV) duplicará votos en las elecciones de marzo e incluso podría vencer. Pero no podrá gobernar si no logra una alianza que hoy parece muy difícil

¿Quién es Geert Wilders?

Su pelo blanco peinado casi a la perfección es, sin duda, su seña de identidad. No es nuevo en política. En los 90 dio el salto de la mano de los liberales del Partido Popular por la Libertad y la Democracia (VVD) y se convirtió en diputado en 1998. Sin embargo, unos años después decidió romper con ellos y fundar un partido de extrema derecha, el Partido Por la Libertad. Aunque con sus votos apoyó en 2010 al Gobierno en minoría del VVD con los democristianos, en 2012 rompió el pacto obligando a convocar elecciones anticipadas argumentando que su formación no permitiría aplicar ni un solo recorte impuesto por Bruselas.

Junto a Marine Le Pen. (Reuters)

Ampliar

Junto a Marine Le Pen. (Reuters)

Desde entonces, su ‘cruzada’ contra la UE ha ido creciendo y al igual que el tono de su dicurso, que le ha llevado a sentarse en el banquillo y a ser condenado por un delito de insultos y mensajes racistas contra los marroquíes, a los que quiere fuera del país.”Yo me encargaré personalmente de ello”, dijo en 2014. Este discurso lo ha mantenido desde entonces, ya que este fin de semana ha calificado de “escoria” a aquellos inmigrantes procedentes de Marruecos y en los últimos meses ha alertado de que los musulmanes son no solo “una invasión” sino un “problema existencial”.

¿Cuáles son sus propuestas?

Su programa electoral se resume en una sola página, se divide en 11 puntos y se titula “Holanda tiene que volver a ser nuestra”. El primero de los puntos es quizá el más polémico: “desislamizar” Holanda. Para ello, Wilders ha puesto el foco en todos los centros de refugiados, mezquitas -a las que llama “templos nazis”– y escuelas islámicas y propone no solo prohibir el Corán -al que compara con el ‘Mein Kampf’ de Hitler- sino también encerrar de manera preventiva a musulmanes radicales. También apuesta por impedir el regreso a Holanda de combatientes que han viajo a Siria para luchar junto al Estado Islámico y cerrar las fronteras a todo solicitante de asilo e inmigrante procedente de países árabes.

El partido antiinmigrante también apuesta por que Holanda salga de la Unión Europea, conocido ya como ‘Nexit’. Tras el referéndum en Reino Unido, Wilders anunció que si ganaba haría una consulta similar en el país y apostaría por la introducción de referéndums vinculantes. “El jueves 23 de junio de 2016 pasará a la historia como el ‘Independence Day’. La elite eurófila ha sido vencida. El Reino Unido señala a Europa el camino del futuro y hacia la liberación. Es hora de un nuevo comienzo, en el que nos apoyemos sobre nuestra propia fuerza y soberanía. También en Holanda”, escribió en su perfil de Twitter.

En el plano económico, Wilders propone volver a la edad de jubilación de 65 años en lugar de los 67 y frenar los gastos en ayuda al desarrollo, energía eólica, arte e innovación. El político holandés quiere aumentar los gastos destinados a la policía, las fuerzas armadas y para residencias para ancianos, de acuerdo con su plan, que sale neutral en términos presupuestarios al equilibrarse los recortes y los gastos. También pide “no financiar más al mundo y a las personas que no queremos aquí” y bajar los impuestos de la renta, circulación y los alquileres.

Musulmanes en la mezquita de Mevlana en Rotterdam, Holanda. (Efe)Musulmanes en la mezquita de Mevlana en Rotterdam, Holanda. (Efe)

Si gana será excluido y no gobernará

El Parlamento holandés está compuesto de 150 asientos y según los sondeos ningún partido va a lograr la mayoría, por lo que los acuerdos y las coaliciones serán inevitables. El objetivo es conseguir 76 escaños, algo muy complicado si se tiene en cuenta que hasta 14 partidos pueden tener representación y casi todos han anunciado que no darán su apoyo a Geert Wilders, entre ellos el partido liberal y de centroderecha del actual primer ministro holandés Mark Rutte, que según los sondeos lograría la segunda posición con el 16% de los votos. “Cero por ciento, Geert. Cero por cierto”, advirtió el pasado 12 de febrero sobre la posibilidad de formar Gobierno juntos.

Si finalmente eso ocurre, es decir, si Weert gana pero finalmente no gobierna, sería la tercera vez que sucede desde la Segunda Guerra Mundial ya que ocurrió en dos ocasiones en los años 70, en 1971 y en 1977.

¿Y entonces, quién liderará Holanda?

Todo parece indicar que la única opción posible no es otra que una coalición formada por al menos cinco partidos. Y Mark Rutte puede liderarla si logra el apoyo de sus actuales socios de Gobierno -los socialdemócratas del Partido del Trabajo-, los democristianos de centrodrecha del CDA y los Demócratas 66 -de centro izquierda-. Sin embargo, juntos no alcanzarían los 76 asientos necesarios, por lo que Izquierda Verde podría ser decisivo aunque su líder, Jesse Klaver, ha sido uno de los más críticos con las políticas de Rutte en estos cuatro años.

Fuente: ElConfidencial.com