Qatar no coge ni el teléfono al Barça, que tendrá que indemnizar a Nike

22.01.2016 – 05:00 H. El FC Barcelona tiene un problema, y gordo, con el patrocinio de la camiseta. Las negociaciones con Qatar están estancadas. Tanto, ...

22.01.201605:00 H.

El FC Barcelona tiene un problema, y gordo, con el patrocinio de la camiseta. Las negociaciones con Qatar están estancadas. Tanto, que nadie se atreve a decir que están rotas porque oficialmente no lo están, pero no hay ningún avance y es prácticamente imposible que se llegue a un acuerdo en las condiciones actuales. Mientras, el Barça ha filtrado que baraja otras ofertas, pero la cifra de más de 60 millones que pretendían de Qatar se complica, y encima Nike, que lleva un mes con la producción parada de las nuevas equipaciones a la espera del patrocinador, sigue esperando, y la entidad catalana deberá pagarles una indemnización.

“No les cogen ni el teléfono”, fue la frase que desveló el diario ‘As’. La pronunció un alto ejecutivo azulgrana y es demoledora. Como ya informó El Confidencial, de la última reunión en octubre en Doha, donde viajaron el presidente, Josep María Bartomeu, y el vicepresidente, Manel Arroyo, volvieron con un palmo de narices e incluso el último día estuvieron literalmente tirados en el hotel esperando una llamada por parte de los dirigentes cataríes hasta que un representante de segunda fila les dijo que podían regresar a Barcelona, que ya les avisarían. Desde entonces, y a pesar de que desde el Barça confiaban en poder reconducir la situación, no ha sido así. La distancia ha seguido siendo la misma y desde el Emirato no han dado un solo paso para llegar a un acuerdo. 

El exvicepresidente económico Javier Faus había llegado a un compromiso con Qatar, que Josep María Bartomeu presentó como trofeo el día que anunció su dimisión y la del resto de la junta directiva para volver a presentarse a las elecciones. No estaba firmado, era un acuerdo verbal por algo más de 60 millones de euros. Con Faus fuera ya de la junta y cuando Bartomeu ganó en las urnas, se iniciaron los contactos, dándolo por hecho. Se publicitaron incluso las bondades del Emirato, pero el nuevo presidente y Manel Arroyo quisieron modificar algunos puntos esenciales y conseguir más dinero, lo que fue interpretado como una traición, una falta de honor, por los cataríes, que decidieron de manera unilateral no volver a sentarse a hablar. 

Protesta contra el patrocinio de Qatar Airways antes de la Asamblea del FC Barcelona. (EFE)Protesta contra el patrocinio de Qatar Airways antes de la Asamblea del FC Barcelona. (EFE)

El Barcelona vendió entonces de puertas afuera una imagen de tranquilidad, “nada está roto”, dijeron, mientras pidieron tiempo a Nike, que debía empezar la producción de camisetas. El plan era negociar con más calma con Qatar, firmar en enero y presentar el acuerdo en la asamblea de compromisarios a finales de este mes o principios de febrero para que lo ratificaran. Nada de eso ha sucedido. Según avanzó la emisora Rac1, la entidad catalana maneja ahora tres ofertas para el patrocinio, una europea, otra americana y una última asiática. El problema es que ya van a negociar a la baja, porque todo el mundo sabe cuáles eran las cifras que ofrecía Qatar Airways, y que al Barça le urge. La crisis económica global, con la caída en las bolsas y la bajada en picado del precio del petróleo, tampoco ayuda al club azulgrana. Es decir, que el escenario más probable es que Bartomeu presente un patrocinador por menos dinero del que ya tenía acordado Faus el día que dimitió, así que resulta evidente a quién habría que apuntar con el dedo.

Con Nike, mientras, siguen las negociaciones para prorrogar el actual contrato que expira en 2018 y, aquí sí marchan por buen camino, lo que no quita que el Barcelona tendrá que pagar una indemnización a la firma por el retraso en la producción de las nuevas equipaciones. Nike podría incluso empezar sin saber cuál es el patrocinador, es decir, con la camiseta limpia y luego incorporarlo, pero los incovenientes son evidentes y la multa está en una de las cláusulas del actual contrato; hace ya un mes que deberían haber empezado. 

Bartomeu y Arroyo se han encargado directamente de las negociaciones con Qatar, lo que ha molestado a muchos integrantes de la junta, que han sido informados con cuentagotas de las negociaciones y que, como las cosas se tuerzan, no dudarán en mostrar su malestar y apuntar de quién es el fracaso. En resumen, un patrocinador con el que parecía estar todo hablado y a falta de firma se les está escapando, en la junta están de morros, lograr una cifra que se acerque a los 60 millones va a ser difícil y a Nike habrá que indemnizarle. Se mire por donde se mire, en el club tienen un problema.

Fuente: ElConfidencial – Deportes