Qatar y el Barça acercan posiciones a la espera de un gesto de reconciliación

08.02.2016 – 05:00 H. El FC Barcelona y el emir de Qatar, Tamim ben Hamad al Thani, han dado muchas vueltas para volver al mismo sitio. Pese a los tiras y ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
4

08.02.201605:00 H.

El FC Barcelona y el emir de Qatar, Tamim ben Hamad al Thani, han dado muchas vueltas para volver al mismo sitio. Pese a los tiras y aflojas y a las escenificaciones blaugranas, el acuerdo con el emirato se encuentra más cerca que lejos, según fuentes cercanas a las negociaciones. En Qatar, solo están pendientes de un gesto que permita salvar las formas a sus protagonistas.

Este gesto podría ser concretar un fecha para el partido amistoso del FC Barcelona en Qatar pactado en el anterior contrato y que no se ha celebrado. Este detalle de buena voluntad es lo que permitiría al orgulloso emir, quien considera que se ha traicionado su confianza, volver a poner sobre la mesa la misma oferta que el FC Barcelona rechazó: 60 millones al año hasta 2020, incluyendo fachada del estadio pero no las camisetas de entreno. La pretensión del presidente blaugrana, Josep Maria Bartomeu, de conseguir 65 millones anuales y liberar la fachada quedará como una anécdota, excepto porque la masa social del Barça crucificará a la junta.

Por eso, el Barça está escenificando distancia. Así, el vicepresidente Manel Arroyo ha viajado a Estados Unidos después de haber estado en Qatar la pasada semana. La excusa: ir a la Superbowl a buscar patrocinadores norteamericanos. Pero expertos del sector del patrocinio deportivo apuntan que el tirón de la Liga española en Estados Unidos es muy limitado, un 10% del que tiene la Premier en audiencia televisiva, por ejemplo. Y que el Barça está muy lejos de ser el Manchester United.

Por mucho que se simule, la mejor oferta sobre la mesa sigue siendo la de Qatar. De modo que el viaje a Estados Unidos es más un gesto cara a la asamblea de compromisarios del Barça que una alternativa real: se trata solo de decir a los socios culés: “Hicimos todo lo que pudimos, pero…”.

El Barça está atrapado por la impopularidad de Qatar entre los socios blaugranas y la ausencia de ofertas que puedan igualar la planteada por el emirato

Además, en el emirato hasta hace muy poco había habido división sobre si firmar o no con el club blaugrana. Por un lado, el emir se siente ofendido por la exigencia de la directiva de Josep Maria Bartomeu de 65 millones, en lugar de los 60 pactados antes de las elecciones. Por otra parte, Qatar Airways ha hecho un informe favorable a renovar el patrocinio por el excelente rendimiento obtenido. Este informe de la línea aérea ha sido determinante en el acercamiento que está a punto de concretarse.

Dualidad de intereses

Para colmo, la entidad que firma el contrato no es la aerolínea sino Qatar Sports Investments, cuya principal inversión es el Paris St. Germain. En Qatar Sports no dudan de que el patrocinio sea una buena inversión, tal y como defiende Qatar Airways. Pero a medio plazo sería mucho mejor que el Barça no contase con una inyección de fondos tan clara, y sería más fácil convertir al club parisino en el nuevo líder del fútbol europeo. En la actualidad, el Paris St. Germain ya se ha colocado como el tercer club de Europa por ingresos, tras el Barcelona y el Real Madrid, según explica el medio especializado ‘Palco 23’.

Y para subir la apuesta, Qatar ha sacado pecho delante del Barça esta misma semana, cuando el aeropuerto de Doha ha firmado un acuerdo con el Bayern de Munich por 15 millones. Con esta alternativa, el emir abre sus opciones de patrocinio en la Champions y el Barça se ve obligado a aceptar lo mismo que consideraba inaceptable hace tres meses.

Nike, damnificado

Estas idas y venidas en la negociación tienen un damnificado: Nike, que todavía no puede fabricar los cerca de 1,1 millones de camisetas de la nueva equipación. Fuentes cercanas al emirato han señalado que la decisión de renovar con el Barça está ahora en manos del emir. Que es una decisión política. Y que mientras tanto, Nike va aplicando penalizaciones por cada mes que pasa.

Se calcula que, desde diciembre, el retraso le ha supuesto al FC Barcelona medio millón al mes, según fuentes cercanas al club catalán. El 31 de marzo, cuando Nike optará por fabricar las camisetas sin patrocinador, esta crisis le habrá costado al Barça dos millones de euros. Nike ha declinado hacer declaraciones al respecto. Sin embargo, se espera que antes de esa fecha se anuncie que Qatar renueva con el FC Barcelona.

Lo abonado a Nike representará un coste barato. Pagar una agencia internacional para conseguir un sustituto de Qatar supondría una comisión millonaria. Y sería imposible obtener los 60 millones que ponen los cataríes. Así que, para el Barça, todos los caminos llevan a Doha.

Fuente: ElConfidencial – Deportes