¿Qué está pasando en el Barcelona con Iniesta?

16.03.2017 – 11:09 H. – Actualizado: 11 H. Al FC Barcelona le quedan 11 partidos para concluir el campeonato de Liga, la final de Copa de Rey ante el ...

16.03.201711:09 H. – Actualizado: 11 H.

Al FC Barcelona le quedan 11 partidos para concluir el campeonato de Liga, la final de Copa de Rey ante el Alavés y, como mínimo, los dos de cuartos de final en la Champions. Para este último tramo de la campaña el conjunto azulgrana necesitará tener a sus jugadores clave en perfecto estado de revista. Y, sin duda, uno de ellos es Andrés Iniesta, cuyo estado físico sigue siendo un misterio sin que nadie ofrezca una explicación al respecto casi dos meses después de que se lesionara en Anoeta. Entonces, el Barça aseguró que tenía una “pequeña lesión en el sóleo de su pierna izquierda” después de que se retirara al descanso del encuentro. No parecía nada grave y, sin embargo, desde entonces no ha completado ni un solo partido y sólo ha sido titular en tres de nueve. Los números cantan: que no está bien es una evidencia. Para colmo está el tema de su renovación, en pausa: “Lo que está claro es que no estaré en el Barça por estar“, señaló sobre el asunto este jueves.

El manchego se perdió cinco choques tras sentir molestias en el sóleo en San Sebastián, ante el Eibar, el Betis y el Athletic de Bilbao en Liga, la vuelta de Copa frente a la Real Sociedad y el de ida de semifinales en el Vicente Calderón. Reapareció el 7 de febrero sustituyendo a Rakitic en la segunda mitad ante el Atlético cuando su equipo estaba con el agua al cuello y los de Simeone parecían tener contra las cuerdas al Barça. Parecía que todo marchaba según lo previsto cuando al siguiente partido, Alavés 0 Barça 6, disputó la última media hora y así estaba listo para ser titular en París en Champions. Ese es el plan que sigue siempre Luis Enrique cuando un jugador se lesiona. Incluso Leo Messi fue suplente después de su lesión en el Clásico de la pasada temporada en el Santiago Bernabéu. A Iniesta ante el PSG se le notó que no estaba en las mejores condiciones, estuvo desbordado y terminó siendo sustituido en el 72’, que ha sido lo máximo que ha estado sobre un terreno de juego tras reaparecer. Tras el trauma general, cuatro días después en el Camp Nou ante la visita del Leganés, el 0-1 del marcador y el cabreo de la grada con Andre Gómes, salió en el minuto 80’ por el portugués.

Iniesta, Suárez y Neymar en el partido del PSG. (Reuters)Iniesta, Suárez y Neymar en el partido del PSG. (Reuters)

En el Calderón en Liga fue titular de nuevo, y otra vez Luis Enrique le cambió en el 71’. El siguiente frente al Sporting lo vivió entero desde el banquillo y con el Celta fue suplente y jugó media hora. Después del encuentro, justo antes de recibir al PSG, al técnico se le preguntó por Iniesta y no escondió que la situación era delicada: “A Iniesta hay que cuidarle cada vez más, pero llega en las mejores condiciones para el PSG. He hablado con él y era mejor dosificarlo. 25 minutos eran suficientes para tenerle a punto”. El entrenador azulgrana despejaba así la duda sobre si era una decisión técnica: no, no lo era y estaba cuidándole por pura precaución para la Champions, por muy imposible que pareciera por entonces la empresa. Iniesta fue titular, y sin firmar ni mucho menos su mejor partido, fue una de las claves para la remontada con su taconazo que terminó con el 2-0 antes del descanso a favor del Barça. Pero ni siquiera ese partido lo jugó entero y en el 64’ fue sustituido por Turan. El último encuentro en Riazor, el pasado domingo, con el marcador otra vez en contra y con el turco deambulando por el campo, Luis Enrique recurrió de nuevo a él y entró en el 57’, dando un poco de control al juego, aunque no fue suficiente y el Barça perdió su tercer partido en Liga de la temporada.

A sus 32 años, el de Fuentealbilla está viviendo una campaña complicada por culpa de las lesiones. Ya empezó mal, estando casi tres semanas de baja a principios de temporada por una distensión de la cápsula posterior de la rodilla derecha que se produjo en el primer choque oficial contra el Sevilla en la Supercopa. El 22 de octubre, y tras una dura entrada de Enzo Pérez en Mestalla, sufrió una lesión parcial del ligamento lateral externo de su rodilla derecha y estuvo seis semanas alejado de los terrenos de juego. El tercer contratiempo no parecía gran cosa, así lo afirmaron desde el club, pero dos meses después continua sin completar un partido. En lo que va de Liga, sólo ha sido titular en siete de las 27 jornadas.

Iniesta y el dilema de la renovación

Debido a la mala suerte de las lesiones y al temor a una recaída el papel de Iniesta hasta ahora está siendo secundario, algo difícil de asimilar para un futbolista como él, una estrella, uno de los capitanes, uno de los guardianes de las esencias futbolísticas sin el que no podría explicarse la época dorada ya no solamente del Barça, sino también de la selección española. Además, según ha podido saber El Confidencial, existe cierto disgusto por parte del jugador con el club por culpa de su renovación. “Mi idea es poder retirarme aquí pero si rindo. No estaré en el Barça por estar“, señaló este jueves en un acto.

Andrés Iniesta, pensativo en el banquillo. (EFE)Andrés Iniesta, pensativo en el banquillo. (EFE)

Iniesta tiene contrato hasta junio del 2018 y, sin ir más lejos, ha visto cómo hace una semana Ivan Rakitic ampliaba el suyo hasta el 2021, cuando terminaba en el 2019. Lo mismo sucedió con Luis Suárez. Y con Busquets, que apalabró su renovación en mayo antes de irse a la Eurocopa. Él ha estado esperando y, según informó este miércoles ‘La Vanguardia’, el jugador ya tiene una oferta por parte de la entidad azulgrana para renovar por dos años más; es decir hasta el 2020, y es ahora desde los despachos donde están esperando la decisión del jugador. Que no se haya producido ninguna noticia al respecto a estas alturas, siendo Iniesta quien es, un mito para la entidad, es un síntoma de que algo no funciona bien, que existe una duda.

[Lea más noticias de fútbol]

Iniesta termina su actual contrato con 34 años y lleva desde que tenía 12 en el FC Barcelona. La decisión es nada menos que la de firmar el último contrato de su carrera con su club de toda la vida, pero él no es de los que se conforman con un papel secundario y precisamente por eso ha llegado hasta donde está, así que en la entidad azulgrana saben que deben ir con el máximo cuidado porque un mito como es él debe ser tratado con el máximo respeto.

Los dos próximos meses son cruciales y en su decisión seguro que pesará también quién ocupará el banquillo azulgrana tras el anuncio de Luis Enrique de que se marchará en junio. La solución al dilema no tardará demasiado, pero que Iniesta se lo esté pensando ya es una señal de alarma.

Fuente: ElConfidencial – Deportes