¿Qué se esconde tras la foto del niño superviviente de Alepo?

19.08.2016 – 16:22 H. Omran Daqneesh es el nuevo icono del horror en Alepo. La imagen de un niño de cinco años, cubierto de sangre y polvo en el interior ...

19.08.201616:22 H.

Omran Daqneesh es el nuevo icono del horror en Alepo. La imagen de un niño de cinco años, cubierto de sangre y polvo en el interior de una ambulancia, ha vuelvo a sacudir la conciencia del mundo. La secuencia muestra al pequeño, que acaba de ser rescatado de un bombardeo en el norte de Alepo, con la mirada perdida y en estado de shock. En pocas horas el vídeo se hace viral, los medios de todo el mundo la emiten y la audiencia se lamenta.

La estremecedora imagen, como ocurrió con la fotografía del pequeño Aylan en las costas de Bodrum, ha recuperado el debate sobre los iconos de guerra. El impacto de una fotografía que devuelve el tema a la actualidad, pero que es una escena cotidiana en el día a día de Siria. La hambruna de la población en Madaya fue otro de los ejemplos del poder de las redes sociales. Sin los impactantes retratos de los niños o adultos famélicos, que se difundieron en la prensa internacional, probablemente el pueblo no habría recibido ayuda humanitaria.

Pero, ¿quién es el autor de la fotografía de Omran Daqneesh? “Cuando me desperté y vi que el mundo entero usaba mi foto, pensé y deseé que todas las imágenes de todos los niños y ataques en Siria se volvieran virales. Y así el mundo sabría cómo es en realidad la vida aquí”. Son las palabras del fotógrafo Mahmoud Raslan, de Alepo, el autor de esta imagen que también pasará a la historia. En la noche del miércoles el fotoreportero cubría para AFP las labores de rescate en el norte de Alepo. Tras el éxito de la secuencia, las primeras felicitaciones han cubierto su muro de la red social. Pero los insultos y las críticas no han tardado en llegar. “Maldita rata terrorista, no habrá lugar en el mundo donde te puedas esconder”; “Espero que tomes muchas fotos cuando el ejército sirio te capture, bastardo”.

Siria: la guerra mediática

La polémica ha sido lanzado por varios usuarios de las redes sociales, que han publicado unas fotografías en las que Mahmoud Raslan posa con los milicianos rebeldes que degollaron a un niño sirio-palestino el pasado 19 de julio. Es una instantánea que el propio Raslan colgó hace varias semanas en su perfil de Facebook. Según los delatores, el reportero gráfico mantiene vínculos personales con los miembros de la brigada Nur al Din al Zinki. Precisamente con quienes ejecutaron, sobre un vehículo pick-up, al adolescente.

“Mahmoud Raslan, que tomó la foto viral del niño sirio Omran, visto de colegueo con los corta-cabezas de Al Zinki”, publica un usuario bajo las dos imágenes comparativas. “Así que cuando no está salvando niños, sale con aquellos que los decapitan. ¡Denle a este tipo un Premio Nobel!”, comenta Lina Arabi, una usuaria de twitter, que se define como “siria no rebelde”. “Afectado fotógrafo de guerra durante la noche, colega de asesinos por el día”, puede leerse en otro tuit.

La ejecución del Abdullah Tayseer, que tenía entre 12 y 14 años, generó revuelo mediático. Incluso el Departamento de Estado norteamericano sugirió que suspendería el apoyo logístico ofrecido esta formación, que ha recibido misiles TOW (misil antitanque guiado) en el pasado. En su defensa, la milicia Nur al Din al Zinki afirmó que la víctima era en realidad un combatiente de una facción palestina favorable al régimen de Bashar al Assad.

Osama Taljo, uno de los miembros del Consejo de Alepo, comentó a El Confidencial que los culpables serían juzgados, aunque insistió en la mayoría de edad de la víctima, y adjuntó una captura del carné de identidad como prueba. Sin embargo, los expertos en el conflicto, como Ehsani en el blog The Syria Comment, sugirió que la documentación era falsa. “Desafortunadamente, esta es una práctica muy común en la guerra, en la que los niños jóvenes tienen que mentir para ir a luchar”.

Acusaciones a periodistas de la oposición

Los verdugos de Abdullah Tayseer, como muestran las imágenes con Raslan, están combatiendo en la ofensiva de Alepo. No es extraño, puesto que casi todas las facciones rebeldes se han unido este hito bélico, desde la batalla por Idlib no se veía una coordinación opositora que avanzara con tanto éxito. Nur al Din al Zinki está al mando de “Operaciones Militares Fatah Haleb”, una coalición ligadas al Ejército Libre de Siria, y que se lucha junto a “Jaish al Fatah”, una coalición salafista (que integra, entre otras, a la antigua Jabhat al Nusra), “Jabhat Ansar al Din” y “Las Fuerzas de Expedición Revolucionarias del Frente Sur”.

Sin embargo, en estos últimos cinco años de guerra, las acusaciones hacia activistas o periodistas que trabajan en el territorio de la oposición son cada vez más frecuentes. Es el caso de Hadi Abdallah, un reportero sirio que cubre Alepo o Idlib y que ha sido fotografiado con miembros de Ahrar al Sham (salafistas de Jaish al Fatah). También a los Cascos Blancos (The White Helmets), las brigadas civiles de rescate que han salvado a miles de personas de debajo de los escombros, se les culpa de mantener comunicación con Jabhat al Nusra (ahora Jaish Fatah al Sham y antigua filial de Al Qaeda en Siria).

Fuente: ElConfidencial.com