¿Quién está detrás de los atentados de Tailandia?

12.08.2016 – 05:00 H. El 12 de agosto es una de esas fechas casi intocables en el calendario tailandés. Como las celebraciones budistas y el Año Nuevo ...

12.08.201605:00 H.

El 12 de agosto es una de esas fechas casi intocables en el calendario tailandés. Como las celebraciones budistas y el Año Nuevo siamés que se festeja en abril. Porque este viernes se honra a la Reina de Tailandia en el día de su cumpleaños, y todo lo que engloba a la monarquía se coge con pinzas y se respeta. Por deseo o por obligación, ya que un comentario negativo sobre la familia Real puede llevar a cualquiera a la cárcel. Y sin embargo, este año el aniversario de la compañera de Bhumibol Aduljadej ha quedado en un segundo plano. Nadie esperaba que en semejantes fechas explotasen ocho bombas que matasen a cuatro personas e hiriesen a decenas.

Unos atentados que ponen en evidencia el control de la Junta militar que rige el país desde hace más de dos años, justo después de la mayor de sus victorias. El pasado domingo, el primer ministro y general del ejército, Prayuth Chan-ocha, logró ganar holgadamente un referéndum que le permite poner en marcha una Constitución que corta los derechos democráticos del pueblo y fortalece los hilos de los militares para el futuro. Incluso desacreditó a las embajadas de Estados Unidos y otros países por haber dicho a sus ciudadanos que vigilasen ante una posible escalada de la violencia debido al referéndum. Prayuth sacó pecho hace unos días y se vanaglorió de la falta de conflictos y víctimas. Hoy igual no piensa lo mismo.

¿Cuál fue el as en la manga de los militares para lograr el apoyo de sus gentes? La estabilidad del país y la falta de conflictos, tan habituales en la última década. Ahora mismo, esa estabilidad y esa paz están en entredicho. Los ataques de la noche de ayer y de la mañana de hoy siembran la incertidumbre de nuevo en Tailandia y preocupan a muchos. Tailandeses y extranjeros. Una de las bombas, por ejemplo, explotó en una zona muy turística de Phuket y hoy lucía desértica. Y la pregunta del millón es clara: ¿Quién está detrás de los atentados?

¿Insurgencia o ideologías?

Los atentados han sucedido al sur de la capital. La ciudad más castigada ha sido el destino vacacional de Hua Hin, con un atentado el jueves y otro este viernes, a unas tres horas de Bangkok hacia el sur. Y siendo más sureñas el resto de provincias afectadas, hay muchas voces que señalan a la insurgencia que opera en lo que fue en el pasado el sultanato de Pattanee, en la frontera con Malasia. Allí, este tipo de explosiones y atentados son comunes desde hace más de 15 años debido a un conflicto que arrastra más de medio siglo y que muchos catalogan de guerra civil encubierta. Allí se mezclan problemas nacionales, identitarios y religiosos; esas regiones son de mayoría musulmana.

Si bien la colocación de las bombas y el modus operandi son los habituales de los rebeldes, siempre han reivindicado ceñirse a la zona del antiguo sultanatoHasta ahora, los distintos gobiernos han sido incapaces de eliminar el conflicto en el sur, pero sí lograron limitarlo a las provincias limítrofes con Malasia. Para algunos no es descabellado que el siguiente paso para los insurgentes sea ampliar su radio de acción, aunque no hay ninguna confirmación de que los ataques de este viernes tengan algo que ver con ello. Si bien la colocación de las bombas y el modus operandi son los habituales de los rebeldes, siempre han reivindicado ceñirse a la zona del antiguo sultanato.

Quienes piensan que puede haber implicación por parte de los insurgentes recuerdan que en el referéndum del pasado domingo fueron dichas provincias las que menor apoyo mostraron a Prayuth. El no ganó rotundamente en la zona y dejaron claro que no les gusta el control militar.

Las autoridades, en cambio, miran hacia otro lado y reivindican que no hay problemas religiosos en Tailandia. Afirman que no se pueden calificar como atentados terroristas los ataques de este jueves y viernes, ya que en Tailandia, dicen, no hay conflictos de credo. Menos aún de nación o identidad.

Agentes investigan el lugar de una explosión en Patong, en la isla de Phuket (Reuters)Agentes investigan el lugar de una explosión en Patong, en la isla de Phuket (Reuters)

Por su lado, Prayuth ha pedido a los medios y a sus gentes que no elucubren y que se ciñan a los hechos. Y justo después él mismo ha incumplido su petición y ha dicho que quizás los atentados tengan que ver con el “sí” que él logró en el referéndum el pasado domingo. No sería extraño que el primer ministro acabase por culpar a Thaksin Shinawatra, ex primer ministro exiliado y líder de los camisas rojas, quienes suelen ganar las elecciones cuando se va a las urnas. El némesis político del general y a quien atribuye la inestabilidad en el país.

Y mientras, todo esto ocurre en pleno aniversario de la Reina, con el miedo a la inevitable sucesión monárquica que demasiados opinan que se producirá pronto. Algo que asusta incluso a los militares, quienes temen que cause inestabilidad en el país ante la menor popularidad del príncipe Vajiralongkorn en comparación con su padre.

La policía, por su parte, dice tener localizados a algunos sospechosos y esperan detenerlos pronto. Desestiman la posibilidad de terrorismo y hablan de sabotaje. Lo que pocos dudan es que esto es un cambio en las reglas de juego y que la explosión de bombas en lugares tan concurridos e incluso turísticos hará mucho daño al país. Este mismo viernes, los negocios de Phuket, Hua Hin y numerosos destinos alrededor del país ya ven cómo son habituales las cancelaciones. Y eso que estamos de puente festivo.

Fuente: ElConfidencial.com