¿Radiografías a pie de campo? México, pionero en una tecnología que genera dudas

Balón dividido en el medio del campo: dos jugadores tratan de pelear por él y chocan en el aire. Uno de ellos se levanta del suelo sin problemas, mientras ...

Balón dividido en el medio del campo: dos jugadores tratan de pelear por él y chocan en el aire. Uno de ellos se levanta del suelo sin problemas, mientras que el otro se retuerce de dolor sobre el césped, llevándose las manos al costado. El colegiado detiene el choque y entran las asistencias médicas, que empiezan a comprobar si el jugador sufre algún tipo de lesión ósea. Le levantan del césped y le llevan a la banda, donde le practican una radiografía al instante. ¿Ciencia ficción? Ni mucho menos: en México se ha puesto en marcha esta temporada esta revolucionaría tecnología a pie de campo.

Pachuca y América se enfrentaban en el Torneo Clausura de la liga mexicana, cuando Osvaldo Martínez -internacional paraguayo del conjunto visitante- sufrió un choque con un rival, tras el que se quedó dolorido. Después de ser atendido sobre el césped, los servicios médicos le acompañaron a la banda, donde un equipo de rayos X móvil le realizó una radiografía para comprobar el alcance de la lesión. A los pocos segundos, los galenos comprobaron que no sufría ningún problema, por lo que el mundialista volvió a reincorporarse al terreno de juego. Pero esta innovación genera dudas.

Este avance tecnológico no ha terminado de convencer en exceso. Bien es cierto que, en lo puramente práctico, se trata de una gran idea, pues sirve para descartar de manera instantánea cualquier tipo de lesión ósea: una torcedura, una contusión o cualquier tipo de rotura puede ser detectada rápidamente sin poner en peligro el estado físico del jugador al poder saber si está en condiciones para reincorporarse al campo. Sin embargo, la primera radiografía a pie de campo de la historia dejó muchas incógnitas, en especial por la falta de seguridad en lo que a la radiación se refiere.

Siempre que se realiza una radiografía, ésta desprende radiación, ante lo que es necesario proteger a todos los que intervienen para evitar problemas derivados de una dosis que podría haberse evitado. Sin embargo, tantos los expertos médicos, como el jugador y el público cercano no tuvieron ningún tipo de protección, lo que se convierte en un peligro. Sobre todo, en el caso de que en un futuro no muy lejano esta práctica se extienda en muchos otros estadios, lo que provocaría que tuviera que regularizarse para evitar una exposición a la radiación innnecesaria.

“Tanto los radiólogos como los pacientes siempre deben estar protegidos antes de realizar una radiografía. Hay que tener en cuenta que cada órgano del cuerpo tiene una sensibilidad distinta a la radiación, por lo que dependiendo de dónde se realice la prueba deberán cubrirse determinadas partes del cuerpo. Y no sólo del paciente, sino también de los expertos… por no decir que, por supuesto, no debe haber personas sin proteger cerca del aparato de rayos x”, confirman fuentes médicas a El Confidencial. Un peligro por la radiación a pesar de la celeridad del diagnóstico.

Ahora, Pachuca deberá llevar a cabo un cambio para evitar mayores peligros: si bien es cierto que la idea es buena, pues ayuda a determinar rápidamente qué tipo de lesión puede sufrir un jugador, el uso en público -sobre todo, tan cerca de la grada- y sin protección puede dar lugar a un problema cancerígeno a largo plazo. El último Torneo Clausura en México pasará a la historia como el primero en el que un jugador se realizó una radiografía a pie de campo: pero el uso de tan avanzada tecnología ha despertado serias dudas sobre la seguridad de los allí presentes.

Fuente: ElConfidencial – Deportes