Riesgo de bancarrota, basuras y mafia: desafíos para la nueva alcaldesa de Roma

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

“Quien prometa arreglar todos los baches de Roma, arrasará en las elecciones”, decía la gente hace algunos años, cuando aún no existía el Movimiento Cinco Estrellas (M5S, por sus siglas en italiano), la formación fundada por el cómico Beppe Grillo en 2009 que, de querer compararse con España, vendría a ser un equivalente de Podemos más de derecha y más populista. Al final, año tras año, Roma ha continuado plagada por sus monstruosos baches, hasta que finalmente los romanos han optado por castigar al gubernamental Partido Democrático de Italia (PD) en las elecciones locales del domingo. Lo han hecho dándole su voto a Virginia Raggi, la candidata de M5S, quien se ha convertido en la primera alcaldesa mujer de la capital italiana.Además, el M5S también tuvo una histórica (y simbólica) victoria en la alcaldía de Turín, en el norte del país. Sin embargo, ahora toca gobernar, algo que no se anuncia nada fácil. 

Con la poca experiencia de gobierno que tienen los M5S -nunca antes han estado al frente de grandes ciudades, solo de pequeñas alcaldías-, la tarea de administrar la capital de Italia se anuncia, sin lugar a dudas, titánica. Empezando por las enormes deudas de la alcaldía: de acuerdo con el último informe de Silvia Scozzese, la comisaria por la gestión de la deuda romana, Roma -2,8 millones de habitantes esparcidos en 1.287 kilómetros cuadrados- suma en la actualidad una deuda extraordinaria que asciende a unos 12.000 millones de euros, una acumulación de impagos que se remonta incluso al año 1960, cuando, por los Juegos Olímpicos de Roma, se expropiaron terrenos cuyos propietarios aún deben ser indemnizados. Esto se añade a unas deudas ordinarias que ascienden a unos 1.200 millones de euros, en un panorama que perfila un riesgo de bancarrota para los próximos años, según admitió la propia Scozzese en su reciente relación presentada ante el Parlamento italiano.Y más teniendo en cuenta, continuó la comisaria, que todas estas cifras en realidad son parciales, pues es solo desde 2008 que las finanzas romanas se encuentran la bajo lupa de comisiones creadas ad hoc para ello. 

La deuda de Roma se remonta a los Juegos Olímpicos de 1960, cuando se expropiaron terrenos cuyos propietarios aún deben ser indemnizadosCon esta herencia como punto de partida, Raggi tendrá que cumplir con lo que ahora los romanos esperan ansiosos de ella, que va más allá de reparar los odiados bache. Incluye todos los demás problemas que cualquier persona que haya pisado Roma conoce: su descontrolado tránsito, su maltrecha y flemática burocracia, el mal funcionamiento del transporte público y el eterno problema de la mala recolección de las basuras. Quebraderos de cabeza que implican resolver los enredos en los que han vivido dos empresas públicas claves en Roma, Atac (transportes) y Ama (basuras), compañías que han estado al centro del megaescándalo de corrupción denominado “Mafia Capitale”, que el año pasado destapó una red criminal de políticos y empresarios -hubo decenas de arrestos- que desde hace décadas lucraban con contratas públicas y cuya telaraña creció bajo la gestión de dos alcaldes, del centroizquierdista Walter Veltroni (desde 1993 a 2008) y, con mayor intensidad, del pos-fascista Gianni Alemanno (2008-2013).

Huesos duros de roer si se recuerda que, en la semana previa a la primera vuelta de elecciones municipales italianas, primero los empleados de Ama -el lunes 30 de mayo- y luego los del metro y de autobús -el martes 31 y el miércoles 1 de julio- convocaron a sendas huelgas, dejando a la ciudad paralizada por el tráfico y sumergida en el terrible hedor, amplificado por el calor veraniego, provocado por los residuos no recolectados. Todo, ante la impotencia de los políticos romanos. Un contexto que, como recientemente indicaba un estudio llevado a cabo por la Universidad Politécnico de Torino, se suma a la contaminación que sigue generando el vertedero de Malagrotta que, con sus 240.000 hectáreas de superficie, está considerado el más grande de Europa.

Virginia Raggi llega a su primera rueda de prensa tras ser elegida, el 20 de junio de 2016 (Reuters)Virginia Raggi llega a su primera rueda de prensa tras ser elegida, el 20 de junio de 2016 (Reuters)

Inexperiencia e inconcreción

Problemas, todos estos, de los cuales Raggi parece consciente, según figura en su programa electoral, en el cual, sin embargo, no aparecen con claridad cuáles son los planes concretos del M5S para arreglar Roma. Una ciudad que no sólo es la capital de Italia, sino que también recibe miles de turistas al día y que ahora, como el resto de Europa, tiene que hacer frente a la ola migratoria que afecta al Viejo Continente. No ayudará, por supuesto, la latente inexperiencia de la nueva alcaldesa, como quedó evidenciado la semana pasada cuando, en un debate previo a las elecciones, el presentador le mostró un mapa con algunas comunas de Roma —la ciudad está dividida en 15 entidades administrativas— y Raggi no supo reconocer de cuáles se trataba

Y más aún. Hay otras dos cuestiones que serán prioridad para la flamante alcaldesa de 38 años: la construcción del nuevo estadio de fútbol del equipo Roma -cuya construcción ya ha sido aprobada-, y decidir si la ciudad se postula o no para ser sede de los Juegos Olímpicos en 2024, algo sobre la que la flamante alcaldesa ha dado respuestas contradictorias. “Haremos un referéndum, para que los romanos decidan”, ha sido su última respuesta. 

Raggi debe decidir sobre la construcción de un nuevo estadio de fútbol y, sobre todo, si Roma se postula como sede para los Juegos Olímpicos de 2024Tal vez por todo ello, irónicamente, a pesar de su voto favorable al M5S, los romanos no se sienten particularmente optimistas. “No sé si lo lograrán. ¿Tú qué opinas?”, fue la respuesta de Francesco Ragni, el propietario de una tienda de productos fotográficos en el centro de Roma y quien resumía el escepticismo que reina en la capital romana ante el resultado electoral. “Yo los voté [al M5S], pero no porque me gusten, sino porque son 20 años que los otros administran una ciudad que es un asco”, contaba Mehdi, un intérprete argelino naturalizado italiano, quien evocaba el famoso voto de protesta. 

Sea como fuere, el cambio de la dirección del viento en Italia lo refleja también que el candidato del PD, Piero Fassino, haya perdido las eleccionesa la alcaldía de Turín ante Chiara Appendino, también candidata del M5S. Allí, de hecho, las cosas no iban tan mal últimamente. Tanto que bajo la gestión de Fassino las arcas de la ciudad fueron saneadas, y en la actualidad se encuentran en un mejor estado que en anteriores años. Esta circunstancia ha sido interpretada como que el voto a favor de Appendino, en realidad, ha sido un voto de castigo contra todo el PD y su líder y Primer Ministro italiano, Matteo Renzi. 

“Nadie puede negar que [Fassino] es una persona honesta, que es un profesional, que ha hecho mucho por la ciudad (…). ¿Por qué entonces se puso en duda otorgarle el mandato para gobernar otros 5 años?”, se preguntaba el diario La Stampa, cuya sede nacional es en esa ciudad, días antes de los comicios. La respuesta, de acuerdo con varios observadores, está en la crisis económica y en las profundas cicatrices que ha dejado en el tejido económico italiano, cuyo motor es precisamente el norte del país. De ahí que el desafío sea, en realidad, bastante más menudo. Pues, al parecer, lo que se acabó en toda Italia es la ‘dolce vita’.

Fuente: ElConfidencial.com