Rumanía, el pozo del que nacieron Silva y la España campeona de todo

27.03.2016 – 05:00 H. Hacía solo cinco meses desde que Zidane había echado a la selección del Mundial de Alemania. Aquella caída dolió, como todas las que ...

27.03.201605:00 H.

Hacía solo cinco meses desde que Zidane había echado a la selección del Mundial de Alemania. Aquella caída dolió, como todas las que se producen antes de tiempo (habría que analizar detenidamente qué era caer antes de tiempo en aquellos años oscuros, porque los cuartos siempre eran el límite máximo, pero eso lo dejamos para otro día), pero aún había cierta confianza en Luis Aragonés.

El tiempo fue pasando y conforme avanzaba, iba aumentando la animadversión de la afición y de la prensa hacia el seleccionador. Empatar en Islandia no agradó a nadie, pero fue infinitamente más abrasadora la derrota en Belfast. Aragonés ya tiene su Chipre, decían. Ahí tomó una decisión: se acabó la era Raúl. Fue impopular, pero historia le dio la razón, si bien tuvieron que transcurrir varios meses hasta observar empíricamente los resultados. De hecho, en Cádiz, contra Rumanía, Aragonés estaba en el cadalso.

[Lea aquí: Aduriz por Costa, suplentes y fijos en baja forma: 10 rarezas de la lista de Del Bosque]

Para aquellas fechas de encuentros internacionales de noviembre, Aragonés no tenía en absoluto clara la evolución táctica y deportiva que tenía que tomar España para clasificarse para la Eurocopa de Suiza y Austria, lo cual se complicó sobremanera tras las derrotas ante Irlanda del Norte y Suecia. Convocó a cuatro caras nuevas que nunca habían debutado, a saber, Ángel López, Javi Navarro, Albert Lopo y David Silva. El deportivista se quedó sin jugar, pero los otros tres fueron titulares. La imagen de España fue paupérrima ante un combinado rumano muy lejos de las selecciones que teóricamente deberían estar a la altura de la selección. Sólo Silva se salvó, destacaban los titulares de hace una década.

Silva, el día de su debut ante Rumanía (REUTERS/Marcelo del Pozo).Silva, el día de su debut ante Rumanía (REUTERS/Marcelo del Pozo).

Ese fue el primero de los 95 partidos que ha disputado Silva con la camiseta de España. De esos 95, sólo ha salido derrotada en once. Contando ese de Rumanía, España había perdido cuatro de siete, para que se hagan una idea de la dimensión que adquirió la selección después de que Aragonés decidiese esos cambios drásticos y determinantes.

La presión popular después de esa racha negativa de resultados era enorme. El nombre de Raúl aparecía por doquier, pero nunca volvería a vestirse el 7 que sería para Villa durante los siguientes ocho años. Silva se asentó, fue titular indiscutible desde entonces e indispensable primero en confirmar la clasificación para la Euro y después, en levantar la copa en Viena.

Siempre en la lista, no siempre en el once

Todos estos años, Silva ha seguido siendo básico para Vicente del Bosque, pero con matices. Mientras su rendimiento en el Valencia y en el Manchester City siempre fue bastante regular, manteniendo un nivel medio-alto constante, en la selección, Del Bosque no lo consideraba imprescindible como titular. En la Confederaciones del año siguiente no fue titular en ninguno de los cuatro partidos, solamente inició el choque por el tercer puesto. Fue a Silva al que sacrificó después de perder contra Suiza en Sudáfrica y sólo volvió a jugar cuatro minutos de las semifinales ante Alemania en todo el Mundial.

[Lea aquí: Piqué no le falla a la selección y Del Bosque desactiva el ruido ante las suspicacias]

Silva será suplente en Cluj (REUTERS / Tony O'Brien)Silva será suplente en Cluj (REUTERS / Tony O’Brien)

Siguiendo con torneos grandes, la falta de un 9 de referencia hizo a Del Bosque apostar por jugar con seis centrocampistas, entre ellos Silva, en la Eurocopa de 2012, con el fantástico resultado del título. Silva, de hecho, abrió el marcador ante Italia en Kiev. En la Confederaciones de Brasil, Silva se quedó fuera en la final y sólo fue titular en las semifinales contra Italia, pero fue sustituido poco después del descanso. En la última Copa del Mundo, sí fue titular en los dos partidos importantes, pero ya sabemos cómo fue aquel desastre.

Poco a poco, con ritmo lento, Del Bosque va introduciendo cambios en la selección. Han aparecido jugadores como Koke, Thiago, Isco, Nolito e incluso Morata que van a ir teniendo progresivamente más protagonismo en las alineaciones del técnico. Para que entren ellos, alguien tiene que salir, y habitualmente, si Del Bosque sacrifica a alguien, ese suele ser Silva.

Creador de 52 goles para España

Sin embargo, el rendimiento del jugador tanto con su equipo como con la selección indica lo contrario. En esta temporada, con el City acumula cuatro goles y once asistencias, unos números más que aceptables, mientras que en los 95 partidos con España, Silva ha generado 52 goles a través de 25 goles y 27 asistencias. Para ponerlos en perspectiva, Cesc Fàbregas, otro jugador de su generación, ha creado 14 goles y 34 asistencias, es decir, 48 goles, en 108 partidos.

Esta vez, Silva tampoco será titular en ninguno de los dos partidos amistosos previos a la Eurocopa. Jugó 20 minutos en Udine y tendrá que entrar en la segunda parte en su reencuentro casi diez años después con la selección de Rumanía. Nadie cree que no vaya a estar en Francia, pero sí genera dudas el papel que va a desempeñar en el equipo.

Alineaciones probables:

Rumanía: Tatarusanu; Filip, Grigori, Chiriches, Sapunaru; Hoban, Pintilii, Stancu, Torje; Stanciu, Andone.

España: Casillas; Mario Gaspar, Piqué, Bartra, Jordi Alba; Sergi Roberto, Koke, Isco; Nolito, Silva y Alcácer.

Estadio: Cluj Arena (30.000 espectadores de capacidad).

Hora: 20.45, Cuatro.

Fuente: ElConfidencial – Deportes