Rusia asegura que sus ataques han causado “deserciones masivas en el Estado Islámico”

16.10.2015 – 12:58 H. – Actualizado: 1 H. Cuando Damasco inicia la ofensiva sobre Alepo con ayuda de Irán y Hezbolá, Rusia hace balance de los ...

16.10.201512:58 H. – Actualizado: 1 H.

Cuando Damasco inicia la ofensiva sobre Alepo con ayuda de Irán y Hezbolá, Rusia hace balance de los resultados de su intervención en Siria. Moscú asegura que ha destruido 450 objetivos del Estado Islámico y ha llevado a cabo casi 700 misiones de combate desde el inicio de su intervención militar en Siria, informó este viernes el portavoz militar ruso. El general Andrei Kartapolov señaló también que “la deserción” entre los militantes de este grupo terrorista “es generalizada” y que “la mayoría de estas formaciones armadas están desmoralizadas”. “Hay un creciente descontento entre los comandantes de campo y hay evidencias de desobediencia. La deserción se está haciendo generalizada”, dijo el portavoz.

Según Kartapolov, unos 100 extremistas cruzan la frontera sirio-turca cada día, abandonando las zonas de combate por las rutas de los refugiados. Desde el comienzo de la operación de Moscú el 30 de septiembre, los aviones rusos realizaron 669 vuelos, 115 de ellos nocturnos, informó la misma fuente en la conferencia de prensa dirigida a periodistas y agregados de Defensa extranjeros. En el curso de la operación quedó destruida “la infraestructura de los yihadistas” del ISIS en las provincias de Idlib, Alepo, Homs y el norte de Latakia, señaló.

Kartapálov, subjefe del Estado Mayor ruso, también aseguró que en Siria no hay rastro de la oposición moderada de la que tanto habla Occidente. “En Occidente hablan de oposición moderada, pero nosotros por ahora en Siria no la hemos visto”, afirmó. También estimó en unos 50.000 el número de efectivos del Estado Islámico y destacó que cuentan entre su armamento con baterías antiaéreas, aunque los aviones rusos aún no han podido confirmar su uso por parte de los yihadistas.

Caza turcos derriban un ‘drone’ no identificado

El Ejército turco ha informado de que ha derribado hoy una aeronave, cuya identidad no se ha determinado, que penetró en el espacio aéreo de Turquía procedente de Siria, pese a haber recibido tres advertencias. Rusia, que cuenta con una base permanente de mantenimiento naval en el puerto de Tartus y otra aérea provisional cerca de Latakia, inició una campaña de ataques aéreos sobre posiciones de los rebeldes al régimen de Bachar al Asad el pasado 30 de septiembre.

“Hoy, un vehículo aéreo de nacionalidad desconocida fue detectado dentro de nuestro espacio aéreo en la frontera con Siria y cuando siguió moviéndose pese a haber sido advertido tres veces, nuestros aviones en una misión de patrulla le dispararon y lo derribaron conforme a las nombras de enfrentamiento”, ha explicado en su comunicado.

Por su parte, un alto cargo gubernamental ha señalado a la agencia ‘Reuters’ que el aparato derribado es un ‘drone’, pero no está claro de qué país era. De acuerdo con la cadena de televisión NTV, el derribo se ha producido en torno a unos 3 kilómetros de la frontera siria, dentro de territorio turco.

Un combatiente rebelde dispara contra fuerzas de Asad en el frente de Alepo (Reuters).Un combatiente rebelde dispara contra fuerzas de Asad en el frente de Alepo (Reuters).

Ofensiva sobre Alepo con Irán y Hezbolá

Mientras, el Ejército sirio ha lanzado este viernes un asalto sobre el sur de Alepo con apoyo de combatientes del partido-milicia libanés Hezbolá y de Irán, en el inicio de la esperada ofensiva sobre esta ciudad del norte de Siria, según ha informado una fuente militar citada por ‘Reuters’. “Esta es la batalla prometida”, ha precisado la fuente, añadiendo que el grueso de las tropas terrestres está compuesto por soldados sirios, que han estado apoyados por los bombardeos de la aviación rusa. “El grueso es el Ejército sirio”, ha subrayado. Las fuerzas gubernamentales han aprovechado los bombardeos aéreos rusos para iniciar ofensivas contra las fuerzas insurgentes en Hama, Homs y al este de Damasco. Por ahora, las ofensivas se están centrando más en el oeste, mientras que el este del país sigue en manos de Estado Islámico.

Alepo, un centro comercial e industrial cerca de la frontera con Turquía, era la mayor ciudad de Siria antes de la guerra. El control de la ciudad, donde todavía viven unos dos millones de persoans, está repartido entre el Gobierno y los rebeldes.

Según la fuente militar, esta es la primera vez que combatientes iraníes han participado a tal escala en el conflicto sirio, aunque sus cifras son modestas en comparación con las del Ejército sirio. Según ha dicho, ya se han hecho algunos avances sobre el terreno. Hezbolá, que ha apoyado a Al Assad en varias batallas durante la guerra civil, ha dicho que el Ejército está realizando una “vasta operación militar” con apoyo de aviones de combate rusos y sirios, sin mencionar a sus propios combatientes en su breve comunicado. Dos responsables regionales habían señalado a Reuters esta semana que Irán había enviado a miles de efectivos a Siria para reforzar una ofensiva en marcha en la provincia de Hama y con vistas al asalto sobre Alepo. Irán ha dicho que ha enviado armas y asesores militares para apoyar a Al Asad, pero ha negado el envío de tropas. No obstante, fuentes de Inteligencia consultadas por El Confidencial aseguran que Teherán ha enviado a unos 7.000 efectivos para combatir en la ofenisva sobre Alepo.

En la última semana, medios iraníes han informado de la muerte en Siria de tres oficiales de la Guardia Revolucionaria iraní. Hossein Hamedani, un subcomandante de este órgano, murió cerca de Alepo y los otros dos oficiales han muerto combatiendo a Estado Islámico en Siria, según la agencia Tasnim. También han muerto en Siria dos altos cargos de Hezbolá en la la última semana, según una fuente de seguridad libanesa.

Fuente: ElConfidencial.com