Se busca al soldado caboverdiano que mató a dos españoles y otras nueve personas

publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

El soldado caboverdiano al que se había dado por desaparecido y que estaba considerado como el principal sospechoso de la muerte de once personas, entre ellas dos españoles, en un destacamento militar en Monte Txota, ha confesado los crímenes a su familia pero continúa en paradero desconocido.  Según informa la agencia local Ocean Press, el sospechoso ha sido identificado como Manuel António Silva Ribeiro, más conocido como ‘Antany Silva’. Al parecer, sus propios familiares han acudido a la Policía Nacional para informar de que éste visitó el domicilio familiar tras los asesinatos y confesó que había matado a once personas, aunque no reveló los motivos.

El soldado Antany SilvaEl soldado Antany Silva

Los familiares han relatado a la Policía que Silva acudió a la vivienda de sus padres en Palmarejo, un barrio de la capital, y les contó que había matado una a una a once personas. Según la agencia, en la vivienda familiar la Policía ha encontrado uno de los fusiles AKM desaparecidos junto con tres cargadores. Las autoridades de Cabo Verde han desplegado un fuerte operativo de búsqueda en Palmarejo para tratar de localizar al sospechoso, que habría cometido los hechos 24 horas antes del hallazgo de los cuerpos este martes.

Según informa Ocean Press, el coche que habían alquilado los dos españoles y con el que Silva habría huido del lugar de los hechos fue visto a primera hora de la mañana del lunes en el centro de Santo Domingo en dirección a Praia, donde fue localizado este martes abandonado junto con ocho fusiles AKM y munición. Según testigos, el vehículo colisionó con otro coche frente a una sucursal bancaria que estaba estacionado, sin detenerse. Los investigadores están revisando las imágenes de las cámaras de seguridad para confirmar que Silva iba al volante. Así pues, si se confirma este dato los asesinatos se habrían producido 24 horas antes de lo que se pensaba.

La dirección del hotel en el que estaban hospedados los dos españoles, que trabajaban en el mantenimiento de antenas instaladas en Monte Txote, había alertado este martes a las autoridades después de que ambos no hubieran regresado por la noche, lo que provocó su búsqueda y el hallazgo de los cadáveres. Tras la confusión inicial en torno a los sucesos, que llevó a que se hablara de un posible golpe de Estado o de un acto de venganza del narcotráfico, el Gobierno caboverdiano atribuyó los hechos a un acto por “motivos personales“, si bien dichos motivos siguen sin estar claros.

Fuente: ElConfidencial.com