Sergio Ramos dejará de ser un experimento y Pepe, si está bien, sentará a Varane

No se descarta que el experimento de poner a Sergio Ramos en el mediocentro vuelva a repetirse en algún otro partido, aunque sería otra excepción puntual. ...

No se descarta que el experimento de poner a Sergio Ramos en el mediocentro vuelva a repetirse en algún otro partido, aunque sería otra excepción puntual. Este domingo, en el difícil compromiso de Balaídos ante el Celta de Vigo, el Real Madrid de Carlo Ancelotti alineará a Ramos en la defensa, acompañado de Pepe o Varane, a quien mejor vea el italiano de aquí hasta el partido… aunque siempre que Pepe esté al 100%, será el portugués la pareja de baile del internacional español. En la parte delantera, se espera a Benzemá, pero no a Gareth Bale.

Desde hace más de un mes, Ancelotti cuenta con el Varane más rápido que había visto. Lejos de las discretas actuaciones ligueras en el Calderón, Córdoba o Almería, sus últimas presencias en la zaga han convencido en el club y, de paso, han evitado que el aficionado se acordara de la pareja de ‘teóricos’ titulares.

Pese a su buen hacer, el francés que este sábado cumple 22 años, se ha topado en su camino con dos de los centrales más cotizados del fútbol. Actualmente, la pareja de centrales campeona de Europa y del Mundo, a nivel de clubes. Y si Ramos y Pepe no dan signos de flaqueza, Ancelotti continuará apostando ellos. Porque, al margen del talento con la pelota, los dos son pesos pesados dentro del vestuario, además de capitanes, y su presencia se traduce en una veteranía -orden y mando- de la que Varane aún no hace gala. Cuestión de tiempo.

No descarta repetir el experimento en otra ‘final’

En la previa del reciente partido frente al Atlético de Madrid, Ancelotti declaró que colocaría en el once a los mejores, y por ello alineó a sus tres centrales, están en un exquisito estado de forma. Algo que no se descarta vuelva a repetirlo en otro de esos partidos en los que imperiosamente considere que debe alinear a los mejores. La ‘bendita’ duda que se le plantea de aquí al final de temporada –tocan madera para desterrar más lesiones- se traslada también a los despachos: ¿qué hará la secretaría técnica del Real Madrid sabiendo que cuenta con tres de los centrales más en forma del momento?

Al igual que sobre el césped, actualmente, las decisiones en cuanto a renovaciones y/o permanencia en el club pivotan en torno a Sergio Ramos (juega el de Camas y uno más). El sevillano finaliza contrato en junio de 2017 y, como suele ser habitual en Chamartín en los casos donde existe un interés sobresaliente, su caso se abordará dos años antes de que se cumpla el mismo. Así que en junio, según vaya su negociación, el Real Madrid sabrá mejor cómo actuar con Pepe –cuyo compromiso finaliza en junio de 2016- y qué le prometen a Varane (atado hasta 2020).

Sin Sergio Ramos renovado, y sabiendo que éste no descarta un salto al extranjero, el equipo merengue no venderá a Pepe, ni le dejará escapar. A día de hoy, la intención es que permanezca más tiempo dentro del club. A los argumentos que expone cada vez que salta al campo se le une el anteriormente mencionado peso dentro del club. Se identifica mucho con el Madrid y no se trata de un jugador más de paso.

Además, a favor de la continuidad de Pepe, está el hecho de que Varane dejó a algún directivo inquieto por la rotura de menisco de la rodilla derecha que sufrió en mayo de 2013 y que le continuaban dando problemas un año después, cuando Ancelotti señaló que Varane no podría jugar más de un partido a la semana. El hielo tras un encuentro era algo obligatorio para el francés. Ahora, esas sombras se han disipado aunque nadie pone la mano en el fuego porque esa rodilla no vuelva a dar problemas.

Fuente: ElConfidencial – Deportes