Sergio Ramos revuelve el gallinero a Benítez y más de uno ya piensa en volar

No se muerde la lengua casi nunca y cuando tiene algo en la cabeza que le da más vueltas de lo habitual, dispara directamente. El último episodio sucedió ...

No se muerde la lengua casi nunca y cuando tiene algo en la cabeza que le da más vueltas de lo habitual, dispara directamente. El último episodio sucedió en la Ciudad del Fútbol de Las Rozas. Cuando llegó, se fue directo a la zona donde aguardaba la prensa y lanzó el dardo. Sergio Ramos envolvió bien el ‘regalo’ dirigido a Rafa Benítez, que unas horas antes habló del fallo del central en el derbi. Pero al fin y al cabo sonó a mensaje a su técnico. “Sabe que lo hizo mal, el Atlético penaliza mucho el error ajeno”, dijo el entrenador del Real Madrid en ‘El Larguero’ de la ‘SER’, y un día después el defensa respondía: “Igual que se habla de mi error, también de los cambios…”. Recado a la línea de flotación del técnico, diana de las críticas del madridismo. El problema es que en el interior del vestuario el ambiente está caliente desde hace mucho tiempo, con el entrenador en el centro del foco.

Sólo se llevaban unas semanas de pretemporada y desde el interior del vestuario surgieron las primeras voces críticas hacia Rafa Benítez. Voces silenciosas y alejadas de los micrófonos mediáticos, pero quejas al fin y al cabo. Un buen número de jugadores no puso buena cara cuando comenzaron a conocer a su entrenador, sus métodos de trabajo y su personalidad. Más de uno y de dos ya deslizan en la intimidad del vestuario que con el panorama actual -y el futuro que prevén- no les quedará más remedio que seguir con sus respectivas carreras en otra parte.

‘Radio Marca’ desvelaba que el entrenador del Real Madrid telefoneó a Sergio Ramos cuando se dio cuenta de que su desencuentro con el capitán podía ser más grave de lo que pensaba. No es un asunto menor teniendo en cuenta el ambiente que se respira en el vestuario blanco, con futbolistas nada cómodos y pensando, cuando sólo estamos en octubre, en volar cuando acabe la actual temporada. No ven claro el panorama con Benítez y el capítulo de Sergio Ramos no ha hecho más que confirmar que sólo los resultados y el buen juego mantendrán al grupo bajo control.

En la imagen, Rafa Benítez dando instrucciones durante un partido (EFE)En la imagen, Rafa Benítez dando instrucciones durante un partido (EFE)

El ‘caso Cristiano’

El caso de Cristiano Ronaldo es de lo más comentado entre los jugadores desde el primer momento. La conexión entre el entrenador y el futbolista portugués no es nada buena, algo que en el vestuario se aprecia a diario. El portugués, encima, no ha comenzado la temporada imponiendo su ley con goles como siempre ha sido habitual. Sus propios compañeros intuyen, como comentan en privado, que en cualquier momento de la temporada puede estallar por los aires la relación entre Rafa Benítez y el atacante, que no está cómodo con el técnico madrileño. Y ya se sabe quién manda porque es el que da de comer al Real Madrid desde hace años…

“No me temblaría el pulso si tengo que sentar a Cristiano Ronaldo”, dijo Rafa Benítez en ‘El partido de las 12’ de la ‘COPE’, frase a la que nadie da credibilidad en el vestuario del Real Madrid. Sobre todo porque aprecian el poco ‘feeling’ que hay entre el entrenador y el futbolista. Las lesiones de varios jugadores importantes -James, Bale, Danilo y James- ha provocado que por el momento la clase media tenga protagonismo en estas primeras semanas de temporada. Pero los que la integran esperan a ver cómo gestiona el reparto de minutos cuando la enfermería del equipo se quede vacía. 

El vestuario aguarda acontecimientos, esperando las decisiones de su entrenador y la gestión que hace del grupo. Que el acoplamiento no ha sido el esperado es más que obvio, por lo que comentan en privado los jugadores y también en público, pues antes que Ramos ya lo hizo un más que mosqueado Benzema. No conviene olvidar que Benítez no suele acabar demasiado bien con los jugadores que ha entrenado a lo largo de su carrera deportiva. Steven Gerrard, que ensalzó en su libro autobiográfico el gran nivel de Rafa como entrenador, también dejó frases reveladoras. “No me gusta como persona; puedo llamar por teléfono a cualquiera de mis entrenadores, menos a él…”, dijo el icono del Liverpool. En el vestuario blanco comienzan a germinar sentimientos parecidos…

Fuente: ElConfidencial – Deportes