“Si camina como un terrorista…”

Además de Rusia, también Irán podría estar preparándose para intensificar su participación en la guerra de Siria. Según informa Reuters, cientos de ...

Además de Rusia, también Irán podría estar preparándose para intensificar su participación en la guerra de Siria. Según informa Reuters, cientos de combatientes iraníes han llegado a Siria en los últimos diez días con armas, y se preparan para lanzar una gran ofensiva terrestre. La agencia cita a dos fuentes de los servicios de seguridad libaneses, que indican que las tropas iraníes podrían recibir apoyo de Hizbulá y de milicianos chiíes iraquíes.

“Los bombardeos aéreos [rusos] serán acompañados, dentro de poco, por avances terrestres del ejército sirio y sus aliados”, dice una de las fuentes, que cree que “es posible que las futuras operaciones terrestres se concentren en las áreas rurales de Idlib y Hama”. “La vanguardia de las tropas terrestres iraníes ha empezado a llegar a Siria, soldados y oficiales específicamente para participar en esta batalla. No son asesores, hablamos de cientos de soldados con equipamiento y armamento. A estos les seguirán pronto otros”, afirma.

De confirmarse, supondría un paso más hacia la internacionalización del conflicto, en el que, además de Rusia e Irán, ya participan de forma directa o indirecta Turquía, Arabia Saudí, Catar, EE.UU., Francia y el Reino Unido, y combatientes de decenas de países en ambos bandos. Según ha afirmado esta mañana el Ministerio de Defensa de Rusia, la aviación rusa ha realizado 18 misiones de bombardeo contra posiciones del Estado Islámico durante la última jornada, entre ellos un campo de entrenamiento y un centro de mando, en las áreas de Idlib, Alepo y Raqqa. El Observatorio Sirio de Derechos Humanos confirmó ayer que 12 militantes del ISIS, entre ellos un iraquí y un tunecino, han muerto en bombardeos aéreos en Raqqa, la capital yihadista en Siria, aunque no han podido determinar si han sido orquestados por Rusia o por la coalición que lidera EE.UU.

Rusia trata de atajar así las críticas sobre la primera fase de la campaña aérea rusa, cuyo objetivo no fue el ISIS, sino otros grupos insurgentes sirios opuestos al régimen den la Bashar Al Assad. Es el caso de Liwa Suqur Al Jabal, una de las milicias entrenada por la CIA en Catar y Arabia Saudí, y cuyo líder, Hassan Haj Ali, afirmó ayer que su cuartel general fue atacado con una veintena de misiles rusos en la provincia de Idlib. Lo mismo han denunciado otras facciones rebeldes en lugares como Hama o Homs, donde el Estado Islámico apenas tiene presencia.

Columnas de humo se elevan durante enfrentamientos entre tropas del régimen y rebeldes del Ejército del Islam, en Qalamoun, en la frontera con Líbano (Reuters).Columnas de humo se elevan durante enfrentamientos entre tropas del régimen y rebeldes del Ejército del Islam, en Qalamoun, en la frontera con Líbano (Reuters).

“Luchamos contra el terrorismo”

A pesar de ello, Rusia defiende su actuación. “El objetivo de nuestra operación, en respuesta a la petición del presidente Assad y sobre la base de una decisión adoptada por el Parlamento ruso, es el terrorismo, y no apoyamos a nadie contra su propio pueblo. Luchamos contra el terrorismo”, aseguró ayer el Ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov, quien al ser interrogado sobre qué considera Rusia terrorismo, respondió: “Si parece un terrorista, actua como un terrorista, camina como un terrorista, lucha como un terrorista, es un terrorista, ¿no?”.

El día anterior, el mismo Lavrov había criticado la insistencia occidental en sacar a Assad del poder, y puso los derrocamientos de Saddam Hussein y Muammar Al Gadafi como ejemplo de pasadas acciones similares con resultados nefastos. “¿Es Irak un lugar mejor, un lugar más seguro? ¿Es Libia un lugar mejor? Ahora estamos demonizando a Assad”, comentó. “Sí, debe haber un cambio político en Siria, pero el ISIS está creando un califato. Es muy peligroso. Quieren construir un califato desde Portugal hasta Pakistán, llevándose todo lo que hay en medio”, indicó. “No podemos condicionar la lucha contra el ISIS al cambio del sistema político en Siria”, añadió.

La preocupación estadounidense por la implicación rusa en el conflicto no parece ser compartida por muchos de sus supuestos aliados, como el primer ministro iraquí, Haidar Al Abadi. Al ser preguntado sobre la posibilidad de que Rusia expanda su campaña de bombardeos aéreos a Irak, Abadi respondió: “Si recibimos dicha oferta, la consideraremos. De hecho, yo le daría la bienvenida”.

Exactamente lo contrario que los miembros del Frente Al Nusra, la rama siria de Al Qaeda, que han denunciado la participación rusa en los combates. El clérigo saudí Abdullah Al Muhaysini, militante de Al Nusra, aseguró ayer que Siria será “otro Afganistán” para los rusos, y que el país se convertirá en “una tumba para los invasores”. “Pueblo ruso, ¿habéis olvidado el atolladero afgano? ¿Queréis entrar en un nuevo cenagal? El pueblo del Levante se levantará contra vosotros”, declaró en un video.

Además, militantes vinculados con este grupo podrían haber empezado ya a enfrentarse a los soldados rusos. El Batallón Tawhid Wal Yihad, una milicia compuesta principalmente por combatientes uzbecos, afirmó haber atacado con cohetes la base aérea de Hamim, en la provincia de Latakia, y haber causado “importantes bajas” a las tropas del régimen y a “los infieles rusos”. El grupo juró lealtad a Al Nusra el pasado martes, proclamando la necesidad de unidad frente a “la alianza ruso-americano-safaví [el término despectivo que los yihadistas usan para referirse a los iraníes] contra los musulmanes”.

Fuente: ElConfidencial.com