“Si la UE sigue cerrando sus ojos, será juzgada como cuando ignoró genocidios”

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, ha denunciado que su país e Italia están solos para responder a la crisis de la inmigración y que los gestos de ...

El primer ministro de Malta, Joseph Muscat, ha denunciado que su país e Italia están solos para responder a la crisis de la inmigración y que los gestos de comprensión de la Unión Europea no son más que cháchara política, según ha hecho saber en una comparecencia de prensa a raíz del trágico naufragio registrado esta pasada noche y que podría arrojar un número récord de fallecidos. 

“Malta no debería eludir sus responsabilidades por el mero hecho de que los inmigrantes no tuvieran este país como destino”, ha lamentado Muscat durante la rueda de prensa recogida por el diario Times of Malta. “En el Mediterráneo se está desarrollando una tragedia, y si la Unión Europea y el mundo sigue cerrando sus ojos, serán juzgados en los términos más duros posibles, como cuando fueron juzgados en el pasado cuando ignoraron genocidios“, lamentó, antes de pedir un minuto de silencio por las víctimas.

A pesar de que hasta el momento han sido rescatadas 28 personas, se da casi por seguro que el número total de fallecidos se moverá entre los centenares, en lo que el Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), ha calificado una de las mayores tragedias de la historia de la inmigración en el Mediterráneo.

‘La respuesta debe venir de Europa. Ya no valen las palabras. Hay que actuar. Los europeos nos jugamos nuestro crédito’, ha dicho Rajoy

En un acto de precampaña, Mariano Rajoy se ha referido a ella: “Es un drama cotidiano. Hace tres días eran 400 personas. Nosotros hemos sufrido tragedias similares. Y sabemos que no hay ningún país del mundo que pueda por sí solo hacer frente a estos acontecimientos. España ha estado siempre y seguirá estando en Europa, para dar respuesta a este drama. Es una respuesta que debe venir de Europa. Ya no valen las palabras. Hay que actuar. Los europeos nos jugamos nuestro crédito”.

Fuente: ElConfidencial.com