Si puedo ver el fútbol de pie en Alemania, ¿por qué no en España?

10.03.2017 – 05:00 H. Cada vez que el Borussia Dortmund juega en casa, más de 25.000 personas forman un muro amarillo en la Südtribüne, una de las gradas ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,40

10.03.201705:00 H.

Cada vez que el Borussia Dortmund juega en casa, más de 25.000 personas forman un muro amarillo en la Südtribüne, una de las gradas más famosas del fútbol mundial. Casi tan elogiado como el juego del equipo ‘borusser’, el ambiente en el Westfalenstadion es la envidia de muchos equipos. Una de las razones que lo explican es esa interminable grada en uno de los fondos, que además tiene una particularidad: no tiene asientos. Los aficionados que animan desde allí a su equipo lo hacen de pie, igual que otros muchos en la liga alemana. Esas gradas están generalizadas en la Bundesliga, que las considera una de las principales razones del alabado ambiente de sus estadios.

Alemania no es el único país en el que hay gradas de pie en los estadios, aunque sí donde están más implantadas. En Europa, la UEFA las prohíbe en las competiciones que organiza (por eso los equipos las modifican para jugar en Champions o Europa League), pero hay otros ejemplos más modestos en Francia, Holanda, Suecia o Escocia, donde el Celtic inauguró esta temporada una grada de pie con capacidad para más de 2.500 espectadores en una de las esquinas de su estadio. También fuera En Estados Unidos, el Orlando City acaba de estrenar su nuevo campo, que cuenta con una grada de pie para 4.000 personas que ocupa totalmente uno de sus fondos.

Imagen de la Südtribüne del Westfalenstadion de Dortmund vacía por sanción durante un partido (Thilo Schmuelgen/Reuters)Imagen de la Südtribüne del Westfalenstadion de Dortmund vacía por sanción durante un partido (Thilo Schmuelgen/Reuters)

En España, cualquier intento por hacer algo parecido se encontraría con un obstáculo legal. Tanto la Ley del Deporte, de 1990, como el Real Decreto 203/2010, que desarrolla la Ley contra la violencia, el racismo, la xenofobia y la intolerancia en el deporte 2007, establecen que todas las localidades deben estar numeradas y tengan asiento, al menos en categoría profesional. El reglamento de LaLiga especifica también obliga a ello.

Varios aficionados y accionistas de la Real Sociedad, agrupados en la asociación ‘Realsocialismo!’, quieren abrir un debate en el fútbol español. Para ello enviaron una propuesta al Consejo Superior de Deportes (CSD) y a LaLiga. “Estamos solicitando la desambigüación de la reglamentación en vigor para que se permita a los clubes de fútbol que así lo decidan, o a los titulares de los estadios donde se juegan partidos del máximo nivel, poder estudiar la posibilidad de incorporar una zona o varias de gradas de pie seguras”, explica a El Confidencial su presidente Oier Marigil. El CSD respondió diciendo que su aportación “será objeto de reflexión en una futura revisión de esta normativa”.

“Acabar con la violencia es condición ‘sine qua non’ para abordar otros temas como permitir localidades de pie”, dice el jefe de seguridad de LaLiga

Gradas de animación, zonas de pie ‘de facto’

Alfredo Lorenzo, jefe de seguridad e integridad de LaLiga, opina que este asunto ahora mismo “no es una prioridad”, pero no descarta que se pueda plantear en un futuro. “No es una urgencia o algo que sea necesario abordar ya”, comenta. Lorenzo afirma que antes de estudiar la reintroducción de ese tipo de gradas se debe acabar con la violencia. “Si los comparamos con los del 87 y el 97, los estadios son mucho más seguros. El nivel de incidentes dentro ha bajado muchísimo, pero aun así seguimos teniendo no solo en el estadio, sino en el entorno del fútbol, incidentes violentos. Y esa sí que es condición ‘sine qua non’ para abordar otros temas, como puede ser por ejemplo permitir localidades de pie”, explica.

Durante los últimos años han proliferado en el fútbol español, promovidas y reguladas por LaLiga, las gradas de animación, espacios delimitados en los estadios para fomentar la animación al equipo de casa. En los campos de primera división es habitual ver a grupos de aficionados, diferentes a las peñas ultras que aún siguen sin ser desalojadas, que no paran de animar durante los 90 minutos con cánticos y banderas. Y lo hacen sin sentarse en su asiento. Las gradas de animación son gradas de pie ‘de facto’. “Están de pie”, reconoce Lorenzo. “Quizá tendría una incidencia en caso de movimiento de la gente. Pero en principio, si estás quieto, en tu espacio, estar en una zona que tenga asientos o en una que no los tenga no creo que tenga un impacto directo en tu seguridad”.

Otro ejemplo de grada de pie en la Bundesliga: el estadio del Wolfsburgo (Foto: Jon Darch/FSF)Otro ejemplo de grada de pie en la Bundesliga: el estadio del Wolfsburgo (Foto: Jon Darch/FSF)

La Bundesliga, el paraíso de las gradas de pie

Ahora mismo hay tres sistemas de gradas de pie seguras, “aunque la más popular es la fija abatible con bloqueo“, señala Oier Marigil, que incide en lo de ‘seguras’. No se trata de quitar los asientos y dejar el hormigón al descubierto. “Es sustituir los asientos con respaldo que conocemos por una serie de barandillas que dan la posibilidad de abatir un asiento para sentarse y seguir el partido (se puede ver en la foto que encabeza este artículo)”. Es un sistema conocido como ‘rail seat’. El segundo es ‘fold away seats’ y consiste en una estructura de asientos agrupados (de tres en tres, por ejemplo) que se abate y queda oculta bajo una plataforma metálica. El tercero, que consiste en vaciar la grada por completo y colocar solo unas barreras de seguridad, es el más básico, pero también el que más trabajo da, pues obliga a cargar con los asientos para engancharlos o desengancharlos a las gradas. Este último el que utiliza el Dortmund en la parte baja de la Südtribüne (en la alta utiliza el sistema ‘rail seat’). “Son sistemas mixtos que permiten que los organizadores, en cada caso, decidan abatir ese asiento para que las localidades sean sentados o recogerlos para que se pueda seguir de pie el espectáculo”, añade Marigil.

La capacidad de las gradas de pie de los estadios de la Bundesliga (Fuente: Making a stand: The case for new terracing/KPMG)La capacidad de las gradas de pie de los estadios de la Bundesliga (Fuente: Making a stand: The case for new terracing/KPMG)

Companeer, una empresa alemana que instaló las gradas de pie en uno de los fondos del Allianz Arena, explica en su web, poniendo como ejemplo el caso del estadio muniqués, las ventajas que tienen las gradas de pie, entre ellas una mayor capacidad, aunque Oier apunta que no tiene que ser necesariamente así. “Dependen de lo que se decida a nivel normativo”, apunta. “La norma puede seguir obligando a que cada asistente tenga un asiento nominativo aunque no esté obligado a utilizarlo sentado”. La modificación de las gradas también tiene que tener en cuenta otros aspectos, como los accesos o las vías de evacuación, que también tienen que adaptarse.

Los tres sistemas conviven en Alemania, el país que más ha desarrollado las gradas de pie seguras desde que la federación decidiera en 1993 no imponer que todas las localidades de los estadios tuvieran asiento. Eso ha provocado, con el paso de los años, que las zonas con gradas de pie sean la norma. “En la temporada 2016-17, 10 de los 18 estadios de la primera división alemana tienen áreas capaces de acoger a más de 10.000 espectadores de pie”, dice un informe de la consultora KPMG publicado en febrero.

La Bundesliga considera que son una parte fundamental para mejorar el ambiente en los partidos, además hacen más accesible el fútbol: entre las grandes ligas europeos, la alemana tiene las entradas más baratas. “Son estas áreas las que crean y forman un atmósfera especial que es la envidia de federaciones, clubes y aficionados de otros países“, decía un documento de la federación alemana de diciembre de 2012. Esa opinión contrasta con la de Alfredo Lorenzo, que no cree que estar sentado o de pie determine la animación. “Creo que se puede animar igual estando en una localidad de pie que en una sentado”, dice.

“El recuerdo de Hillsborough es muy poderoso”

Si hay un país en el que el debate está vivo, ese es el Reino Unido. La organización ‘The Football Supporters’ Federation’ (FSF), que también lucha por bajar el precio de las entradas, entre otros objetivos, lidera las reivindicaciones con una campaña que desmiente algunos de los mitos de las gradas de pie. El problema es que sus demandas chocan con un enorme muro: la tragedia de Hillsbourough. “Tenemos tendencia a olvidar la historia. Creo que sería un paso en la dirección errónea”, declaró ‘BBC Sport’ Sue Roberts, secretaria del Grupo de Apoyo de Hillsborough, después de que los clubes de la Premier League acordaran estudiar el asunto.

“Tenemos tendencia a olvidar la historia. Sería un paso en la dirección errónea”, dice un familiar de una víctima de Hillsborough

Sea cual sea su decisión, no tienen la última palabra. Como en España, las gradas de pie están prohibidas por ley en Reino Unido desde 1994, al menos en Inglaterra y Gales. Las recomendaciones del Informe Taylor, que investigó lo sucedido en Hillsborough, provocaron una importante modificación en la medidas de seguridad y en los estadios, de donde desaparecieron las gradas de pie (en las dos primeras divisiones). Para su vuelta sería necesaria la modificación legislativa, algo a lo que de momento se opone el Gobierno británico. “Hay que encontrar un cuidado equilibrio entre asegurar la seguridad de todos los espectadores, permitiendo que disfruten cuanto sea posible viendo su deporte, y mantener la atmósfera familiar que se ha desarrollado en el fútbol desde que se introdujo la obligación de que todas las localidades tengan asiento”, aseguró el Ejecutivo en el documento ‘Sporting Future: A New Strategy for an Active Nation’, publicado en diciembre de 2015 (pág. 41).

El Gobierno sí se mostró abierto a reevaluar su posición tras comprobar qué pasaba en Escocia, donde no se aplica la prohibición, y conocer las conclusiones de la nueva investigación judicial sobre la tragedia de Hillsborough, conocidas en abril de 2016. A diferencia del primer veredicto, que determinó que la muerte de los 96 aficionados había sido accidental, el segundo estableció que fue consecuencia de un homicidio imprudente de la policía. El jurado también estableció que había deficiencias en el estadio (falta de tornos, barreras que no cumplían con la normativa), pero no que las gradas de pie fueran un factor determinante.

“El recuerdo del desastre de Hillsborough todavía es muy poderoso”, afirma David Conn, periodista de ‘The Guardian’ que ha estudiado a fondo lo que sucedió el 15 de abril de 1989 en Sheffield. En su opinión, el Informe Taylor estaba más centrado en la lucha contra el ‘hooliganismo’ que en la mejora de la seguridad en sí misma. “Los asientos son vistos como una medida contra el ‘hooliganismo’ porque están asignados y permiten identificar más fácilmente a aquellos cuyo comportamiento no sea correcto”, dice.

Los familiares de las víctimas de Hillsborough consideran que la mejora en la seguridad de los estadios británicos es uno de los legados del desastre, explica Conn, que cree que desde 1989 no ha estado tan cerca la vuelta de las gradas de pie al fútbol inglés. “Los Gobiernos nunca han visto ninguna ventaja en cambiar la ley que prohíbe las gradas de pie. Pero los clubes observan que sus aficionados quieren estar de pie, y la seguridad de esas gradas se está probando, como en el caso del Celtic, así que la posibilidad su reintroducción es algo más previsible“.

Fuente: ElConfidencial – Deportes