Simeone da jaque a los Torres nada más comenzar la cuesta de enero

24.01.2016 – 05:00 H. El Atlético vive uno de los momentos más dulces de la temporada. En lo alto de la tabla, el conjunto rojiblanco continúa sacando ...

24.01.201605:00 H.

El Atlético vive uno de los momentos más dulces de la temporada. En lo alto de la tabla, el conjunto rojiblanco continúa sacando provecho a sus cualidades: una sólida defensa, cimentada bajo el cerrojo que ha echado Jan Oblak a su meta, que se complementa con el brillante estado de forma de Antoine Griezmann, que solapa las carencias de cara a gol de sus delanteros. Pero dos problemas empiezan a barruntarse en el horizonte, ambos de apellido Torres.

No, no hablamos de Juanfran, precisamente uno de los jugadores más destacados en el esquema del Atlético desde la llegada de Simeone al banquillo y sí de otros dos hombres que lo tenían todo para convertirse en ídolos de la afición, pero que no han terminado de subirse al carro del Cholo. Ambos canteranos, se les presupone nivel suficiente como para ser titulares en el Atlético pero que, a la hora de la verdad, no cuentan con el favor de su entrenador.

Y este problema llega, precisamente, en uno de los momentos más delicados para el Atlético. No tanto por el estado de forma del equipo, sino por lo que está por venir: empezando con el Sevilla, las próximas semanas van serán duras. En seis jornadas, deberá medirse también al Barcelona, Villarreal y Real Madrid. Casi nada si, además, tenemos en cuenta que debe visitar el Camp Nou y el Bernabéu… y sigue con vida en Copa y Champions.

Tanto Fernando Torres como Óliver se han convertido en dos ‘patatas calientes’ en el Atlético. Simeone no tiene ninguna confianza en ambos jugadores y lo demuestra con el paso de los partidos: no sólo han perdido la vitola de titulares, sino que incluso son habitual carne de banquillo e, incluso en el caso del centrocampista, uno de los habituales descartes en los últimos partidos. Tanto es así que no sería de extrañar su salida en este mercado de invierno.

Óliver se podría ir este mes de enero

Óliver estaba llamado a ser uno de los futuros mediocentros del Atlético. Su visión de juego, clase y desparpajo muy pronto lo convirtieron en una de las joyas de la cantera rojiblanca. Las expectativas eras muy altas, sobre todo después de su cesión al Oporto, donde se convirtió en uno de los mejores jugadores del conjunto luso, pero a su regreso al Calderón no ha convencido a Simeone, que apuesta por un perfil de jugador más posicional y más físico.

Hombres como Saúl, Ferreira Carrasco o incluso Correa le han ganado la partida por su trabajo desde la primera línea de ataque. Por enésima vez en la temporada, Óliver se ha quedado fuera de la convocatoria ante el Sevilla. Tan complicada es su situación, que todo apunta a que antes de que acabe el mes de enero podría cambiar de aires. Y es que al joven talento rojiblanco no le faltan ofertas para cambiar de camiseta de manera inmediata.

Aunque, sin duda, el más complicado es el caso de Fernando Torres. Ídolo de masas desde que debutara con el primer equipo con 16 años, volvía en el pasado mercado de invierno después de un par de años a muy bajo nivel. La ilusión llegaba al Calderón de la mano de una leyenda del club, que regresaba para alegría de la afición. Pero nada más lejos de la realidad: tras un año, su participación ha sido residual. Sólo ha marcado 8 goles en 50 partidos.

Pero el problema real ya lo tiene encima el Atlético. Con la sanción de FIFA -y salvo que se aplique la cautelar-, el equipo rojiblanco sabe que no puede dar altas el próximo verano… cuando acaba el contrato de cesión de Torres. Ni club ni Simeone han dado un paso al frente, esperando como si de una partida de ajedrez se tratara a ver quién hace el primer movimiento antes de que acabe enero. Cualquier paso en falso les dejaría expuestos ante la afición.

Un contrato que debería cerrarse de manera inminente

¿Se imaginan a Simeone o a los dirigentes rojiblancos anunciando públicamente que no van a ampliar su vinculación con Torres, eterno ídolo rojiblanco? De una manera u otra, ambos quedarían señalados por una afición que, aunque reconoce que el delantero no está en su mejor forma, no entiende que se tenga mal trato con un hombre de la casa y ‘colchonero’ de corazón. Y, entre tanto, el jugador navega en un vacío que debe resolverse (o no) antes del fin de enero.

La situación con el ‘nueve’ es la siguiente: cedido hasta final de temporada por el AC Milan, la posibilidad de que el Atlético no reciba la cautelar por parte de FIFA le obliga a resolver el ‘caso Torres‘ en este mercado de invierno, último en el que puede dar altas antes de que se inicie la sanción. O, lo que es lo mismo, si los rojiblancos no hacen un nuevo contrato a Torres antes del 31 de enero, será jugador libre el próximo verano. El lío está a la vista.

Sumido el Atlético en su particular cuesta de enero, antes de enfrenarse al Sevilla, tiene dos problemas a resolver: el jaque que ha dado Simeone tanto a Óliver como a Fernando Torres los deja como dos elementos que nadan en aguas turbulentas en un remanso de paz como el que vive un equipo que vuelve a pelear por la Liga. Llega una prueba de fuego para el Atlético, aunque la verdadera ‘patata caliente’ está en los despachos del Calderón.

Fuente: ElConfidencial – Deportes