Simeone se hartó del 'buenismo' del Atlético

09.02.2017 – 05:00 H. No se le recuerda un ataque tan frontal y directo contra el estamento arbitral. Estalló el Cholo Simeone en el interior del Camp Nou ...

09.02.201705:00 H.

No se le recuerda un ataque tan frontal y directo contra el estamento arbitral. Estalló el Cholo Simeone en el interior del Camp Nou acabado el partido. En algún momento, en el pasado, deslizó alguna frase. En junio de 2015 dijo en una entrevista publicada en el diario ‘AS’ que veía “la Liga peligrosamente preparada para el Real Madrid”. Erró en el diagnóstico, porque el trofeo acabó en las vitrinas del Camp Nou en mayo de 2016. Este pasado martes dijo ‘basta’. El entrenador argentino, también todos los integrantes de su cuerpo técnico, entienden que el club tiene muy poco peso institucional. Ahora y antes. Y considera el técnico sudamericano que ha llegado el momento de dar un paso al frente, estimando que los ejecutivos de su club no lo hacen. “Felicito al Barcelona por manejarlo todo muy bien”. La frase lo dice todo. Espera que su club aprenda, por fin, a ‘manejar’ situaciones de la misma manera.

Alonso Castilla

Desde que se fue Diego Costa, Simeone viene reclamando el fichaje de un goleador de primer nivel mundial. Ese que echó en falta en el Camp Nou. También un arbitraje diferente

El Atlético de Madrid está muy bien posicionado en la Real Federación Española de Fútbol y LaLiga. Enrique Cerezo es directivo de la RFEF y Clemente Villaverde vicepresidente del organismo que lidera Javier Tebas. Siempre ha sido intención de la institución rojiblanca mantener cordiales lazos con todos. Pero Simeone y su guardia pretoriana nunca entendieron que con tan buenas conexiones el equipo sea seriamente perjudicado —según el técnico— en un momento u otro. Alguno muy importante, decisivo, como pasó este pasado martes en el Camp Nou. Más de una vez han chocado los que dirigen y los que entrenan a cuenta de este asunto. Más de una tensa escena se ha vivido entre las dos partes en el pasado.

Desde hace muchos años ese sentimiento está extendido en el colectivo de futbolistas. No se trata de atacar de manera frontal a los árbitros un día sí y otro también, pero sí que los mandos alcen la voz en determinados momentos. En muchas oportunidades, durante las últimas temporadas, han tenido que ser los futbolistas los que envíen alguna señal cuando han estado delante de un micrófono. “Prefiero no hablar de los árbitros, que luego te sancionan”, dijo Koke en el Camp Nou ante el micrófono de la ‘Cadena Cope’, sabedor de que ahora cualquier manifestación puede ser castigada. Prefieren que sean otros los que se encarguen de esos detalles, pero pasa el tiempo y la situación sigue siendo la misma. Y el Cholo siente que nada cambia, que no se respeta a su equipo de la misma manera que a sus grandes y poderosos rivales.

El Cholo Simeone junto a Enrique Cerezo (EFE)El Cholo Simeone junto a Enrique Cerezo (EFE)

Lo que vendrá

“Sabemos cómo va esto, ya vimos lo que sucedió en Bernabéu en el Real Madrid-Sevilla”. Esta frase soltó Gerard Piqué tras la derrota copera sufrida por el Barcelona en San Mamés. Esta declaración, como otras, suelen agitar el ambiente. Igual que cuando un club anuncia que presentará una queja formal ante el Comité Nacional de Árbitros al sentirse perjudicado. Simeone no quiere que se quemen sus jugadores, sí la institución. Que en algún momento un mensaje lanzado a tiempo remueva el entorno. Quiere, como sucede cuando uno de los dos grandes es perjudicado por un colegiado, que el debate mediático y social suba de temperatura si es el Atlético de Madrid la víctima.

Olvidado, o en vías de ello, lo sucedido en la Copa, siente Simeone que “algo bueno va a venir” en lo que resta de la actual temporada. En una temporada salpicada de altibajos y un buen número de lesiones, alejado el Atlético de Madrid del escenario que esperaba ocupar en estos momentos, la eliminatoria ha levantado el ánimo de la tropa. Le toca ahora al entrenador rojiblanco manejar con habilidad ese renacimiento del equipo rojiblanco, darle continuidad para que sus futbolistas vuelvan a creer firmemente que hazañas del pasado reciente pueden ser repetidas en estos meses decisivos que se avecinan. Alejado de la lucha por la Liga, alcanzar como mínimo el tercer puesto que ahora ocupa el Sevilla es de capital importancia; más, pelear la Champions League con determinación. Cree el Cholo que algo se ha agitado, para bien, en las tripas del vestuario.

Para que ahora el equipo vuelva con fuerza a la senda deseada le tocará a Simeone tener tino con sus decisiones, con la gestión del grupo. Recuperar, para empezar, a jugadores que fueron fundamentales en el pasado y que ahora ya no lucen tanto, algo que en la zona ejecutiva genera una honda preocupación que ya se le trasladó directamente al técnico. Algunos asuntos, nombres propios, deben ser abordados con arrojo por parte del líder del grupo. Empezando por Yannick Carrasco, cuyo rendimiento/comportamiento es muy discutido. El pasado sábado tuvo un fuerte encontronazo en el vestuario con Koke —diferentes imágenes de televisión también lo reflejaron en el mismo césped— al entender el mediocampista español que su compañero no remaba con la misma intensidad a la hora de defender, de arrimar el hombro, durante el encuentro que el Atlético de Madrid disputó con el Leganés.

Fuente: ElConfidencial – Deportes