¿Sin Ramos ni Pepe? El Real Madrid resolvió ese problema histórico hace tiempo

06.01.2017 – 18:36 H. Quedan ya en el pasado aquellos tiempos en el que el Real Madrid buscaba todos los veranos un central y siempre fallaba en su ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

06.01.201718:36 H.

Quedan ya en el pasado aquellos tiempos en el que el Real Madrid buscaba todos los veranos un central y siempre fallaba en su intento. Durante años pareció un mal endémico, los blancos fichaban a jugadores teóricamente contrastados, como Cannavaro o Walter Samuel, y terminaban siendo una verbena en el corazón de la defensa. Ese problema, que ahora parece traspasado al Barcelona, es parte del pasado. Hoy el club de Chamartín tiene defensas para presumir. De titulares y suplentes.

En la racha ganadora de 38 partidos Zidane se ha encontrado siempre con agujeros en la plantilla. La última muestra es lo que sucede este fin de semana, cuando reciben al Granada sin Ramos, Pepe, Bale, Kovacic y Lucas Vázquez. Destaca en la lista la ausencia de dos jugadores que, en tiempo reciente, han sido los centrales titulares del equipo casi sin discusión. Pero la ausencia de dos defensas clave ya no activa las alarmas en el club.

David Ruiz

El aragonés (1997) está justificando en el Eintracht por qué el Real Madrid se aprestó a echarle el guante cuando intuyó en el central internacional sub 21 al Ramos del mañana

Pero ya no pasa, Nacho y Varane entrarán en el once y la confianza en ellos es completa, está ganada con la experiencia, porque en los últimos meses tanto Pepe como Ramos han tenido problemas físicos suficientes para darse la circunstancia de que ambos hayan jugado minutos de prestigio. Es más, Varane parece incluso haberse saltado la jerarquía supuesta hasta el puesto de segundo central del equipo. Nacho no llega a tanto, es el cuarto de la lista, pero en los momentos en los que ha tenido oportunidades ha cumplido sobradamente.

La fe de Zidane en Varane

En el caso del francés, siempre se supo que su futuro iba a estar en la titularidad. Casi desde que fue fichado, por consejo de Zidane, que hoy es su entrenador. Era un niño de 18 que llegaba con poco fútbol a sus espaldas. Más una incógnita que otra cosa. La percepción sobre él fue cambiando desde el instante en el que entró en el aeropuerto de Barajas. Aunque solo fuese por el corpachón que gasta, muy alto y fuerte. Siendo aún poco más que un niño ya impresionaba.

En el césped pronto empezó a reclamar su espacio. Había, aún hoy hay, algo de especial en él, que abarca mucho campo y tiene una técnica magnífica en las tareas defensivas. Sacando el balón no es malo tampoco, porque además entiende bien el fútbol y sabe que un jugador de su demarcación tiene que evitar generar problemas. Bastante tiene con preocuparse de los rivales.

Tardó en encontrar su sitio, también porque jugar en el Real Madrid obliga a una madurez que no tiene alguien que no llega a veinteañero. En su segunda temporada de blanco, y después de alguna lesión, se destapó con una eliminatoria de Copa sensacional contra el Barcelona. No solo contuvo a los delanteros azulgranas, lo cual no es sencillo, sino que además se dio el lujo de marcar tanto en la ida como en la vuelta. Para disipar alguna duda, si es que alguien la tenía.

Con el tiempo ha ido tomando más fuerza, aunque su carrera tampoco ha sido un ascenso lineal a los cielos. Hay un problema que, en buena lógica, preocupa al aficionado madridista cuando se habla de Varane: su físico. El francés ha tenido diversos problemas que le han mantenido mucho tiempo en el dique seco, con problemas recurrentes en una de las zonas más sensibles para un jugador de fútbol, las rodillas. El año pasado, además, mostró un rendimiento por debajo de lo que se espera de él. Torpe, fuera de forma y con menor precisión de la que requiere su tarea. Tras un inicio de temporada algo dubitativo, ahora parece haber vuelto a su mejor versión, esa que apunta que en unos años estará entre los mejores del mundo en su posición.

El Madrid, además, ha tenido que darle cariño para que se sintiese realmente importante. En tiempos se ha visto como un segundón, un jugador con minutos en la temporada pero no en los partidos importantes, un dolor para alguien que tiene ambición. Por eso el pasado verano se empezaron a escuchar rumores en los alrededores del Bernabéu que hablaban de una petición de salida por parte del defensa. El Manchester United, con Mourinho que bien le conoce, se planteó la operación. Pero antes de hacer nada Varane habló con Zidane, que siempre fue su valedor y ahora también es su entrenador. Su compatriota le dejó tranquilo, expulsó los pájaros de su cabeza y le dijo lo que él quería oír, que no que no solo representa el futuro, eso se da por descontado, sino también el presente.

La consistencia del canterano

El caso de Nacho es un poco más complicado. Le falta altura para quedarse con la posición y ya no es tan joven como parece. El canterano siempre ha cumplido cuando ha jugado, que es con más frecuencia de lo que se podría pensar en alguien que no deja de ser el último en una rotación. Ha ido creciendo poco a poco en el equipo. Donde antes se le veía como un simple relleno de plantilla -especialmente importante con la normativa que exige un número mínimo de jugadores formados en el club- ahora se sabe que es un jugador fiable. Es muy sobrio y siempre está concentrado al máximo.

También este verano se planteó marcharse. Los cantos de sirena decían que en otros lugares jugaría más, tuvo una llamada de la Roma, pero él privilegió la opción de quedarse en el club de su vida antes que marcharse a otros lugares donde la competencia es menor que en el Real Madrid. También tuvo algo que ver la percepción que tiene la plantilla blanca de Zidane, que con mucha calma va dando oportunidades a todos los jugadores.

Gonzalo Cabeza

Varane explica su continuidad en el Madrid diciendo que conoce su rol en el equipo. 18 madridistas jugaron más de 1.000 minutos en Liga por solo 13 del Barcelona, que reparte poco los minutos

Hace unas semanas se supo que Pepe está planteando marcharse del club cuando termine su contrato. Tiene ya 33 y la opción de un último gran contrato, quizá en China. En el Madrid lo saben, pero no parece preocupar. El portugués es parte de la historia del club, es su décima temporada de blanco y, con altos y bajos, se ha convertido en un baluarte para el equipo blanco. El tiempo, en todo caso, no perdona, ya no es un niño y su tiempo puede estar a punto de concluir. Además, en cartera está Jesús Vallejo, que con 18 años ya parece preparado para el siguiente reto: que los centrales del Real Madrid no vuelvan a ser un quebradero de cabeza.

Alineaciones probables

Real Madrid: Keylor Navas; Danilo, Varane, Nacho, Marcelo; Casemiro o Kroos, Modric, Isco; James, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Granada: Ochoa; Vezo, Lombán, Gastón Silva, Gabriel Silva; Sergio Samper, Uche, Andreas Pereira; Boga, Tabanou y Kravets. 

Árbitro: Vicandi Garrido (colegio vasco).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 13.00.

Fuente: ElConfidencial – Deportes