Solo el Liverpool evita el monopolio español en Europa: tres finalistas… y sin el Barça

06.05.2016 – 05:00 H. El pleno podía haber sido histórico, pero precisamente un club histórico como el Liverpool lo evitó. Los dos finalistas de la ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

06.05.201605:00 H.

El pleno podía haber sido histórico, pero precisamente un club histórico como el Liverpool lo evitó. Los dos finalistas de la Champions y los dos de la Liga Europa de un mismo país: España. Real Madrid y Atlético se verán en la del 28 de mayo en Milán, pero Sevilla y Villarreal no podrán hacerlo en la del 18 en Basilea. Mientras los andaluces eliminaron al Shakhtar, al que ganaron con autoridad (3-1) en el Pizjuán tras el 2-2 de la ida, los castellonenses no pudieron hacer bueno el 1-0 de El Madrigal y cayeron derrotados en el mítico Alfield (3-0). El equipo que dirige el alemán Jurgen Klopp será el rival del Sevilla. 

Aunque lo viene siendo en los últimos años, la hegemonía del fútbol español en Europa es aplastante, y eso que entre los tres finalistas no se encuentra el FC Barcelona, el vigente campeón continental, que precisamente cayó ante el Atleti en cuartos. De hecho, los otros dos equipos españoles que han participado esta temporada en competiciones europeas, Valencia y Athletic, también se eliminaron entre ellos, en el caso de los valencianos por los propios bilbaínos y en el de estos por el Sevilla en una frenética tanda de penaltis. Es decir, que, salvo en la fase de grupos de la Champions, ningún club extranjero había podido con uno de la Liga en eliminatorias, hasta que el Liverpool lo hizo con el Villarreal, víctimas quizá del respeto escénico que impone Anfield.  

[Primero fue Lisboa, ahora es Milán: Madrid vuelve a ganar a toda Europa]

“Fuimos inteligentes porque supimos mantener las grandes diferencias entre los grandes clubes y el resto, lo cual nos permite mantener el gran talento mundial”, aseguró el presidente de la Liga de Fútbol Profesional (LFP), Javier Tebas, en una sorprendente confesión, pues con esta afirmación reconoció que ha devaluado la Liga. Es verdad que lo dijo más en términos económicos que deportivos, aunque lo uno lleva a lo otro. “Si está hablando de que la Premier es la más potente porque es la que más factura, tiene razón, eso es un número matemático”, respondió Tebas a Manul Pellegrini, quien en su doble enfrentamientro contra el Real Madrid se ha cubierto de gloria, no solo con el juego ramplón de su multimillonario City, sino también con sus declaraciones. “Hay que hacer un equilibrio entre los resultados económicos y los deportivos y si hacemos esa ponderación, la Liga española es la mejor del mundo”, añadió el presidente de la LFP.

Lo curioso es que el representante inglés en las finales europeas, el mencionado Liverpool, es el octavo clasificado de la Premier, un campeonato ganado con dos jornadas de antelación por el sorprendente Leicester, con el Tottenham de momento subcampeón, con Arsenal, Manchester City, Manchester United e incluso West Ham luchando por entrar en los puestos que dan acceso a la Champions, competición en la que no repetirá un asiduo como el Chelsea, noveno. ¿Acaso al señor Tebas le preocupan más la Liga de Campeones y la Liga Europa que su propia Liga?  

“Fuimos inteligentes porque supimos mantener las grandes diferencias entre los grandes clubes y el resto”, apunta Tebas, aunque así devalúa su Liga

La de Milán será la sexta final de la Champions entre dos equipos de un mismo país, la tercera entre dos españoles y la segunda entre dos de una misma ciudad: Madrid. A saber: Real Madrid-Valencia (2000), Milan-Juventus (2003), Manchester United-Chelsea (2008), Bayern-Borussia Dortmund (2013) y Real Madrid-Atlético (2014 y 2016). Los blancos se han metido en su 14ª final como quien no quiere la cosa, después de una temporada en la que pintaban bastos y con un cambio de entrenador incluido, Zidane por un proyecto que nació muerto: Rafa Benítez. Curiosamente, el club que preside Florentino Pérez es el primero que llega tres veces a la final de la Copa de Europa tras cambiar de entrenador a mitad de temporada. Lo hizo en 1960, en 2000 y en 2016. En las dos primeras fue campeón, veremos si se repite la historia.

Los jugadores del Real Madrid celebran la victoria ante el Manchester City. (EFE) Los jugadores del Real Madrid celebran la victoria ante el Manchester City. (EFE)

El Sevilla hace suya la Europa League

“Hemos eliminado a dos de los tres mejores equipos del mundo”, dijo Simeone tras el partido del Allianz Arena, en referencia al Barça y al Bayern, sus rivales en cuartos y semifinales. Aunque no lo nombró, el tercer mejor equipo del mundo es el rival con el que se encontrará en la final, el Real Madrid, con el que los atléticos tienen una deuda pendiente tras la cruel derrota de Lisboa. A diferencia de los blancos, el Atleti ha tenido una Champions más complicada en cuanto a rivales se refiere, aunque uno de los en teoría más asequibles como el PSV Eindhoven a punto estuvo de eliminarle en octavos. Tras dos 0-0, la lotería de los penaltis también estuvo del lado de los rojiblancos.   

Mientras el Sevilla se ha convertido en un clásico en las finales de la Europa League, la de Basilea es la quinta a la que llega, ha ganado cuatro y esta sería la tercera consecutiva, el Villarreal volvió a quedarse a las puertas de una final después de haber estado a un paso de jugar incluso la de Champions. No por ser la segunda competición continental, la Liga Europa es más sencilla que la Liga de Campeones, sobre todo en las rondas finales. Hace cuatro años, Atlético de Madrid y Athletic de Bilbao ya disputaron una final española, con clara victoria para los madrileños, que dos años antes ya habían levantado este trofeo, en aquella ocasión ante el Fulham. 

Los jugadores del Atlético celebran el gol de Griezmann, con Neuer en primer plano. (Reuters)Los jugadores del Atlético celebran el gol de Griezmann, con Neuer en primer plano. (Reuters)

Guardiola, la gran víctima del fútbol español

El fútbol español tiene motivos para estar orgulloso, aunque no estaría de más que se revisaran algunas reacciones, por muy desde la pasión o el forofismo que estén echas. Por ejemplo, resulta curioso ver cómo la animadversión hacia Guardiola delata a quienes presumieron de ver jugar a la Selección y ahora se apuntan al cholismo, salvo en el caso de los colchoneros, por ser el Atleti el último verdugo de Pep. La animadversión personal hacia el próximo técnico del City es respetable, pues a unos les caerá mejor y otros directamente no le tragarán. Suele pasar que quienes más intentan guardar las apariencias pecan de una falsa modestia que les acaba pasando factura. 

[Valdano: “Hay que querer muy poco a Guardiola para decir que ha fracasado”]

Sin embargo, la animadversión futbolística a Guardiola no tiene ningún sentido. Primero, porque puestos a ganar, Pep ha ganado más y en menos tiempo que nadie. Y, segundo, porque el fútbol que predica y al que nunca renuncia es precisamente el que llevó a España a ganarlo todo. El hecho de que con el Bayern no haya sido capaz de jugar ni siquiera la final de la Champions y, es más, que en los tres años que lo ha intentado haya caído ante equipos españoles (Barcelona, Real Madrid y Atlético), sirve de carnaza a sus más acérrimos detractores. Sí, se habla de fracaso, una palabra que en el fútbol es especialmente relativa, salvo que solo se mire el marcador. Entonces no hay discusión.  

Fuente: ElConfidencial – Deportes