Sólo Leo Messi aceleró de verdad antes de la gran batalla de Cornellà

10.01.2016 – 05:00 H. Apretó con contundencia durante el tramo inicial del partido, lo liquidó Messi con dos tempraneros zarpazos y se acabó. Más tarde ...

10.01.201605:00 H.

Apretó con contundencia durante el tramo inicial del partido, lo liquidó Messi con dos tempraneros zarpazos y se acabó. Más tarde certificó un ‘hat trick’ más en su carrera. El Barcelona apretó el pedal del acelerador lo justo porque el Granada fue un rival inmejorable para tomarse un respiro en una Liga tan competida. Un día más el insaciable Leo fue el que más estimulado se mostró para firmar como si nada un ‘triple’. El lunes, salvo sorpresa mayúscula, recogerá su quinto Balón de Oro. El equipo de Luis Enrique hizo lo justo y necesario para solventar el compromiso porque sabe que el próximo miércoles se encontrará en un escenario muy diferente. Le espera una batalla en toda regla en la casa de un vecino encendido y que a buen seguro hará pagar cara al Barça la clasificación para los cuartos de final de la Copa del Rey. Aunque de un lado y otro se trata de echar agua al fuego, el partido se presenta más que caliente.

Para entender lo caldeado que está el ambiente en la Ciudad Condal, basta con recordar que Javi Márquez, jugador del Granada, fue silbado cuando ingresó en el terreno de juego del Camp Nou por su pasado espanyolista. El panorama ha tomado un cariz tan preocupante que los gestos se han sumado uno detrás de otro. Constantin Galca, entrenador del Espanyol, manifestó abiertamente este sábado que está dispuesto a tener “un encuentro” cara a cara con Luis Enrique para suavizar la situación. “Lo que sucede en el campo se tiene que quedar ahí; es solo un deporte, no hay que entrar en otras cosas”, subrayó el entrenador rumano. Luis Enrique recogió el guante y tirando de deportividad afirmó que “ya lo hice con Sergio. Estoy totalmente abierto. Conozco a Galca personalmente, es un entrenador al que admiro y no tengo ningún problema en hacerme una foto”. Mientras, Josep María Bartomeu, presidente del Barcelona, ya ha anunciado que estará en el palco para transmitir normalidad, sabiendo que de no asistir la atmósfera se podría cargar un poco más.

Aunque el 4-1 parece casi definitivo, el Espanyol hará todo lo posible para mantener viva la llama de la esperanza hasta el final. Para empezar, bajando el precio de las entradas para que el estadio se llene. Los no socios tendrán que pagar entre 90 y 210 euros, pero los socios pueden llegar a tener un 70 por ciento de descuento. Así es el caso en las zonas de gol o córner, cuyos precios son de 30 y 25 euros. En las zonas de lateral y tribuna, las más demandadas, rondan entre los 35 y los 50 euros. El Espanyol informó en su página web que el club ‘pone en marcha una promoción muy especial para sus socios. Con la intención de que nuestros jugadores reciban apoyo en todo momento por parte de sus seguidores, el club hace un descuento del 70% para todos sus abonados en la compra de entradas adicionales’. Y añade que ‘todos los socios podrán entrar con su carnet de abonado de esta temporada pero, además, aquellos que lo deseen podrán comprar hasta dos entradas con esta promoción’.

La afición de Espanyol tiene marcado a Gerard Piqué (EFE)La afición de Espanyol tiene marcado a Gerard Piqué (EFE)

Piqué en el centro de la diana

El tremendo y lamentable espectáculo que se vivió en el Camp Nou el pasado miércoles no ha sido olvidado por unos y otros. Las relaciones institucionales han quedado muy tocadas, al tiempo que los jugadores de Barcelona y Espanyol firmaban en muchos casos unos episodios muy poco modélicos. Más bien todo lo contrario. Aunque levantar un 4-1 se presenta como empresa muy complicada de alcanzar, el club perico, al menos, pretende hacer sudar a la escuadra azulgrana generando un ambiente caliente donde los haya. Y, de paso, mandar un mensaje a Piqué, que afirmó en respuesta a la campaña lanzada por el Espanyol -‘Maravillosa minoría’- que “dicen que ellos son eso, así que espero que al menos llenen el campo, no como el otro día en partido de Liga”. Esta vez seguro que hay menos asientos vacíos…

Gerard Piqué está en el centro de la diana a ojos de la afición del Espanyol y todo hace pensar que el próximo miércoles (21:00 horas) no estará en el once inicial del Barcelona. Sus manifestaciones y un tuit en el que recordaba los insultos que dedicó una parte de la afición blanquiazul a su familia le han convertido en un elemento cuya presencia en el terreno de juego puede calentar todavía más un ambiente ya cargado de por sí. Ante el Granada no pasó inadvertido un detalle, como fue ver a Marc Bartra fuera de la convocatoria definitiva, lo que hace pensar que ocupará el puesto de Gerard en el partido de Copa del Rey. Mascherano también vio el Barcelona-Granada desde la grada, lo que invita a pensar que sí jugará ante el Espanyol. En partidos de estas características, la personalidad del futbolista argentino suele jugar un papel fundamental.

El Espanyol ya marcó al defensa central del Barcelona. Prácticamente le ha declarado persona ‘non grata’, a la vista de las declaraciones que realizó el vicepresidente del Espanyol, Rafael Entrena, quien afirmó que “lleva tiempo instaurado en la provocación casi permanente, dentro y fuera del campo, y parece que se siente muy cómodo”. “Ha superado muchas líneas rojas desde hace tiempo y no perderé ni un minuto en comentar su última ocurrencia”, subrayó, añadiendo que “me parece una auténtica barbaridad decir que venció la calidad por encima del juego sucio”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes