Terremoto en Nepal: el rescate del joven que sobrevivió 80 horas bajo los escombros

No tenía comida ni agua pero Rishi Khanal logró sobrevivir. Este joven nepalí fue rescatado ayer tras permanecer 82 horas atrapado bajo los escombros de un ...

No tenía comida ni agua pero Rishi Khanal logró sobrevivir. Este joven nepalí fue rescatado ayer tras permanecer 82 horas atrapado bajo los escombros de un edificio en Katmandú derrumbado por el terremoto de 7,8 grados que golpeó Nepal el pasado el sábado. Khanal, de 28 años, fue socorrido por un equipo francés y la Policía nepalí, que trabajaron durante cinco horas para liberar al joven, quien no podía salir de entre los restos de la edificación porque una viga le mantenía atrapada una pierna, según informó hoy el diario local Nepali Times.

“Comenzamos a excavar un agujero a través del hormigón siguiendo las instrucciones del equipo francés y después cortamos la viga que mantenía atrapada su pierna”, explicó al diario el agente de Policía Narayan Thapa. Otra persona se encontraba viva entre los restos del mismo edificio, pero cuando los equipos de rescate llegaron hasta ella ya había fallecido, de acuerdo con Nepali Times.

Rishi se encontraba en un edificio de siete plantas cuando se produjo el seísmo, el peor que sufre el país en ocho décadas y que, hasta el momento, ha dejado más de 5.000 muertos y 11.000 heridos. El joven permaneció durante todo ese tiempo bajo los escombros junto a tres cadáveres y, según publica el diario The Guardian, se vio obligado a beber su propia horina para sobrevivir.

En otro rescate ocurrido el lunes, una mujer parapléjica de 32 años pudo ser socorrida con vida y en estado estable tras unas 50 horas atrapada entre los escombros de su vivienda en Katmandú.

Mientras, las labores de rescate continúan dificultadas por el mal tiempo y por las carencias del país asiático para responder a un desastre de tal magnitud, mientras se agota el tiempo para encontrar supervivientes entre los escombros. Las zonas más remotas afectadas por el terremoto padecen la mayor crisis humana tras la catástrofe, debido a las dificultades de los servicios de rescate para acceder a esas áreas.

Bimal Shrestha, que procede de un pueblo situado en el distrito de Sindhupalchwok, afirmó hoy a la agencia Efe en Katmandú que el seísmo y las réplicas posteriores derrumbaron unas 800 casas en la localidad, donde murieron al menos un centenar de personas. “He estado visitando a diferentes autoridades del Gobierno, pero ningún equipo de rescate ha sido movilizadopara ir al poblado, explicó Shrestha, que incluso intentó alquilar un helicóptero privado para trasladar artículos de primera necesidad a su gente.

“Conseguí alquilar un helicóptero y cargarlo con alimentos, pero el piloto dio marcha atrás porque el Gobierno quiere que todos los helicópteros vuelen bajo órdenes gubernamentales”, relató el nepalí.

La falta de acceso a las áreas más remotas de los equipos de rescate rebaja con el paso de las horas la posibilidad de hallar personas con vida entre los escombros o que los heridos más graves puedan recibir tratamiento en centros hospitalarios de Katmandú. El portavoz del Ministerio del Interior nepalí, Laxmi Prasad Dhakal, señaló hoy que no son “capaces de valorar la situación” general de la catástrofe, “ya que pueblos enteros de zonas remotas han resultado dañados”. “No sabemos cuánta gente había en los pueblos cuando se produjo el seísmo”, puntualizó el portavoz, que avisó de que aunque por ahora “la cifra de muertos es de más de 5.000, podrían ser miles más”.

Fuente: ElConfidencial.com