Testimonios del terror: así es vivir bajo las bombas de barril en Siria

19.04.2016 – 11:30 H. – Actualizado: 3 H. Daraya, afueras de Damasco. Una ciudad asediada desde hace tres años por el régimen de Bashar al Asad y ...

19.04.201611:30 H. – Actualizado: 3 H.

Daraya, afueras de Damasco. Una ciudad asediada desde hace tres años por el régimen de Bashar al Asad y castigada por un incesante ataque con bombas de barril, un arma muy imprecisa pero mortífera. El terror que provocan en los civiles estas bombas -que se fabrican con barriles de petróleo o tanques de gasolina y se llenan de explosivos, combustible y metralla- ha sido recogido en un vídeo de Amnistía Internacional, en un intento por trasladar la magnitud del sufrimiento que soporta la población de Daraya y otras urbes asediadas de Siria, como Alepo.

Las imágenes de explosiones de bombas de barril lanzadas por las fuerzas gubernamentales sobre la ciudad se intercalan con las de civiles -incluidos niños y ancianos- que describen la profunda sensación de terror que genera vivir bajo este tipo de ataques implacables en una zona asediada. “Quieren matarme“, afirma una adolescente con gafas y pelo rizado cuando se le pregunta sobre las bombas. En otra desgarradora escena, un muchacho yace gimiendo junto al cadáver de su hermano, muerto en un ataque de bombas de barril, y le implora: “Hermano, no me dejes, por favor“. La mayoría de los habitantes originales de Daraya huyeron de la devastación hace años, y ahora solo quedan entre 4.000 y 8.000 personas, una fracción de la población original.

“Este vídeo transmite la absoluta sensación de terror de la población civil sitiada sometida al incesante embate de las bombas de barril del Gobierno sirio. Las imágenes muestran en primer plano, con impactante detalle, lo que han tenido que pasar los civiles de Daraya”, ha dicho Magdalena Mughrabi, directora adjunta del Programa Regional para Oriente Medio y el Norte de África de AI. Además de la destrucción a gran escala causada por las 6.800 bombas de barril lanzadas sobre Daraya entre enero de 2014 y la entrada en vigor del “cese de hostilidades” (26 de febrero de 2016), las fuerzas gubernamentales mantienen aislada la ciudad y no han permitido que llegue a ella ninguna ayuda humanitaria desde noviembre de 2012. Amnistía pretende que las espeluznantes imágenes empujen a la comunidad internacional a “redoblar sus exigencias al Gobierno sirio para que garantice de inmediato el vital acceso humanitario hacia todas las zonas que siguen asediadas”.

Y, mientras, conversaciones de paz

La publicación del vídeo coincide con la última ronda de las conversaciones de paz en Ginebra. Mientras Barack Obama y Vladimir Putin acordaron ayer “adoptar nuevas medidas” para reforzar el alto el fuego en Siria -donde los combates se han recrudecido en los últimos días, especialmente en torno a Alepo-, el jefe negociador del Gobierno sirio, Bashar Ja’afari, ha advertido que el futuro del presidente Asad no forma parte de las negociaciones, minando las ya desalentadoras expectiativas de retomar las conversaciones que lidera la ONU, y que la oposición ha pospuesto por las continuas violaciones del alto el fuego. 

Ja’afari únicamente reitera el mensaje que el régimen sirio lanzó el mes pasado antes de la última ronda de contactos, indicando que no hay ningún cambio de postura por parte del Gobierno, que sigue amparado por el firme apoyo militar de Irán y Rusia

La escalada de la violencia que se vivió ayer en Siria es grave pero localizada y no supone el fin del alto el fuego, según la evaluación de la ONU, que intenta mantener la frágil tregua y evitar con ello el colapso de las negociaciones de paz entre Gobierno y oposición en Ginebra. “Es inaceptable la continuación de las negociaciones. El régimen y sus aliados insisten en las violaciones contra los derechos del pueblo, infringen la legalidad internacional, imponen asedios, hambre, y bombardean a civiles“, reaccionó ayer el jefe de la delegación opositora, Riad Hiyab, a través de Twitter. Otros negociadores de la oposición comentaron a los periodistas, bajo la condición del anonimato, que su delegación había decidido suspender su participación en las negociaciones.

Fuente: ElConfidencial.com