¿Texit? Los independentistas de Texas buscan inspiración al otro lado del Atlántico

27.06.2016 – 05:00 H. Se llama Daniel Miller y lucha por la independencia de Texas. Su organización, el Movimiento Nacionalista de Texas (TNM, por sus ...

27.06.201605:00 H.

Se llama Daniel Miller y lucha por la independencia de Texas. Su organización, el Movimiento Nacionalista de Texas (TNM, por sus siglas en inglés), dice tener más de un cuarto de millón de seguidores y miembros, y ahora mismo saborea un momento dulcísimo: la posibilidad de que el Reino Unido abandone la Unión Europea y se consolide como referente.

[Lea aquí: “Brexit, referéndum de independencia en Escocia y… ¿Cataluña?”]

“El motivo por el cual los argumentos del Brexit resuenan tanto en Texas es que hay muchos paralelismos”, declara Miller en conversación telefónica con El Confidencial. El líder del TNM enumera razones muy parecidas a las que se leen en las pancartas independentistas de todo el mundo. Que su cultura es diferente, que controlarían mejor sus fronteras y que su economía saldría disparada. “La mejor gente para gobernar Texas son los tejanos. Hay una desconexión masiva entre nosotros, entre la manera en que queremos vivir nuestra vida y gobernarnos, y la manera burocrática de gobernarnos que tiene Washington DC”.

Miller siente un gran desprecio por la burocracia federal. Dice que las leyes, reglas y reglamentos federales que afectan a los tejanos llenan 175.000 páginas: 21 metros de papeleo, explica, si las ponemos una encima de otra. 70 kilómetros se las alineamos en el suelo. “Texas se ha convertido en una potencia económica no por su relación con los otros estados de la unión federal, sino a pesar de ella. La independencia traería a Texas una prosperidad sin precedentes”.

El “estado de la estrella solitaria” es el segundo más grande y más rico de EEUU, después de California. Sería el decimosegundo país más rico del mundo; por población (26 millones de habitantes) y PIB (1,6 billones de dólares), algo parecido a Australia. Texas aporta un tercio de la producción petrolera del país y es donde más energía se consume por persona.

El argumento económico varía según la fuente. El TNM dice que Washington explota a Texas, porque le devuelve 83 centavos por cada dólar que le fiscaliza. Según Wallethub, los que más entregan proporcionalmente son Delaware, Connecticut y Nueva Jersey. Los más dependientes son Mississippi, Nuevo México y Alabama. Texas es de los estados más equilibrados.

Una instalación petrolífera en Freeport, Texas, el 9 de junio de 2016 (Reuters)Una instalación petrolífera en Freeport, Texas, el 9 de junio de 2016 (Reuters)

¿Cuántos tejanos quieren la independencia?

Las 260.000 firmas que reúne en su página web el TNM sólo representan un 1,85% de los votantes registrados en el estado, pero la causa independentista ha gozado, en ocasiones, de visibilidad nacional. El exgobernador de Texas Rick Perry dejó caer la idea en 2009, “si Washington continúa tocando las narices al pueblo americano”. Una encuesta de Research 2000 y Daily Kos, elaborada en 2009, dice que el 35% de los texanos quieren que su estado sea independiente. Entre los votantes republicanos, la proporción bordea el 50%. Un sondeo de las agencias Reuters e Ipsos elevó al 34% el deseo de secesión en los estados del Suroeste.

La Casa Blanca tuvo que sopesar una petición oficial de secesión en 2013, cuando los nacionalistas de Texas reunieron más de 125.000 firmas. “La democracia puede ser ruidosa y controvertida”, respondió el portavoz del Gobierno federal, Jon Carson. “Por mucho que valoremos un debate saludable, no podemos permitir que nos divida”.

La última vez que los independentistas ocuparon los focos fue durante la Convención Republicana de Texas, el pasado mayo. Los conservadores discutieron la planificación de un referéndum independentista. Votaron en contra, pero el hecho de que el debate tuviese lugar fue poco habitual.

El TNM, fundado hace una década, tiene raíces en el movimiento República de Texas, fundado en 1995 con esta idea: Texas, que fue independiente de 1836 a 1846, y que luego se rebeló contra la Unión en 1861, dando paso a la guerra civil, es un rehén de Washington. Un estado prisionero de guerra, cuyo estatus natural es la independencia. Varios líderes del grupo acabaron en prisión por amenazas y enfrentamientos con las autoridades.

Daniel Miller asegura que el TNM se mantiene fuera de la política nacional y de partidos. “Esta cuestión trasciende las líneas típicas; parte del apoyo que tenemos viene de gente que ha dado la espalda a los principales partidos”. Y reconoce que, aunque no participan, la polarización política evidenciada en la campaña presidencial les da un mayor margen de maniobra.

Un hombre con un sombrero de cowboy durante una convención de la Asociación Nacional del Rifle en Houston, en mayo de 2013 (Reuters)Un hombre con un sombrero de cowboy durante una convención de la Asociación Nacional del Rifle en Houston, en mayo de 2013 (Reuters)

“Hemos visitado Cataluña”

A la campaña no le falta su lado folclórico: “El paisaje musical [tejano] posee diferencias respecto a EEUU en casi cualquier género”, dice su web. “Cuando hablamos de comida, bueno, ponte las botas de comer jalapeños, ¡porque se va a poner picante!”. Las referencias a la independencia en Google llegan sembradas de cowboys montados a caballo, sombreros y raciones gigantes de barbacoa. Miller tiene lista una colección de citas de personas ilustres reconociendo el sabor único del estado. “John Steinbeck dijo que Texas es una nación en todo el sentido de la palabra”.

El objetivo del TNM es convocar un referéndum. “Los expertos y profesores de derecho constitucional, y otra gente de esa naturaleza, te dirán lo mismo: que el Tribunal Supremo declaró ilegal la secesión, pero la Constitución de EEUU no dice nada al respecto, lo que significa que este derecho se reserva a los estados. Tendremos que aprobar una ley, a través de la legislatura tejana, pidiendo un referéndum. Nuestro trabajo es aumentar la conciencia pública y seguir luchando para dar a la gente de Texas, quieran salir o quedarse, el derecho a que se escuche su voz”.

Miller dice que el TNM observa muy de cerca el Brexit o cualquier movimiento independentista en cualquier continente. “Seguimos muy de cerca el referéndum escocés y tuvimos amigos implicados en la campaña. Tenemos amigos en el debate del Brexit; hemos hablado con euroescépticos en Grecia que piden un referéndum; incluso visitamos a gente en Cataluña, pero allí hay mucha fragmentación en el movimiento. Lo hacemos para aprender unos de los otros”.

“Voten lo que voten los británicos, por lo menos han tenido un debate público y un voto. Obviamente si se vota ‘Leave’, nos beneficiaría, porque veríamos el proceso del Reino Unido saliendo de la Unión Europea y eso sería tremendamente instructivo para nosotros”, concluye.

Fuente: ElConfidencial.com