Todo a la Champions para evitar una guerra civil entre el vestuario y Florentino Pérez

23.02.2016 – 05:00 H. Llevaba varias semanas afrontando los partidos con una presión máxima. El Barcelona no fallaba -sigue igual- y el Real Madrid se veía ...

23.02.201605:00 H.

Llevaba varias semanas afrontando los partidos con una presión máxima. El Barcelona no fallaba -sigue igual- y el Real Madrid se veía obligado a sumar de tres en tres para seguir vivo en la Liga. En el Santiago Bernabéu ha cumplido, pero ante el Betis sufrió un patinazo y el segundo, frente al Málaga, ya apunta a casi definitivo. Ganar el torneo de la regularidad se presenta como una empresa casi imposible de conseguir. En el interior de la institución blanca ya se asume la cruda realidad y ahora todo se fía a la Champions League. Fracasar también en Europa puede tener efectos devastadores para el club y en especial para la tensa relación entre Florentino Pérez y el vestuario. Puede pasar de todo si el 28 de mayo, en Milán, Sergio Ramos no levanta el trofeo de campeón. De todo y poco bueno…

Los vínculos entre los futbolistas y Florentino Pérez no son demasiado estrechos desde hace mucho tiempo. No se fían los moradores del vestuario de su presidente, sabedores que desde el palco no salen demasiadas loas hacia ellos. El empate de La Rosaleda ha supuesto otro golpe para el mandatario. Éste empieza a tener claro que el club corre el riesgo de fracasar un año más, mientras en la Ciudad Condal todo es felicidad. Si se confirman los peores presagios y el equipo no gana nada, se puede dar por hecho que en verano la revolución será importante. Sólo queda por saber los protagonistas de la misma, pero se puede garantizar que el choque entre el vestuario y Florentino Pérez será de grandes dimensiones.

Más de un jugador tiene claro que corre el serio peligro de seguir los pasos de Iker Casillas, que pasó de héroe del madridismo a ser vapuleado por una parte de la masa social. El máximo mandatario blanco tuvo mucho que ver en dicho episodio, deslizando una y mil veces comentarios nada elogiosos hacia el guardameta, que se vio obligado a salir a la carrera -y de mala manera- de su propia casa para ser feliz en otra parte. Esas críticas privadas siguen vigentes, con otros futbolistas como objetivos. Los afectados lo saben de sobra, y por algo no confían en Florentino Pérez. Alguno ha tenido los arrestos necesarios para decírselo a la cara, harto de ser machacado por el presidente cuando éste se maneja en su círculo privado.

Zinedine Zidane tiene claro que ganar la Liga es complicado, aunque no arroja la toalla (EFE)Zinedine Zidane tiene claro que ganar la Liga es complicado, aunque no arroja la toalla (EFE)

El ‘caso Cristiano’

En plena pretemporada instó a Rafa Benítez a ‘meter caña’ a los jugadores desde el primer momento. El Barcelona acababa de hacer historia ganando el triplete y el mandatario no estaba dispuesto a que la historia se repitiera en el presente ejercicio. Pero, tal y como desveló El Confidencial,  en cuanto recibió en pretemporada una llamada de queja por parte de algún jugador -en representación del grupo-, cambió su discurso e instó al técnico a que aflojara. Zidane le pidió que le dejara trabajar tranquilo, sin intromisiones de ningún tipo, cuando se hizo cargo del equipo, pero el tropiezo de Málaga ha encendido al jerarca. Una Liga de ocho, ése será su pobre y escuálido bagaje si se cumple el guión previsto a día de hoy. Los jugadores saben que habrá jaleo si no hay gloria.

Varios futbolistas saben que si el Real Madrid se vuelve a quedar en blanco, el presidente volverá a tirar de chequera para edificar el enésimo proyecto. Y de tijera para recortar aquí y allá. Un caso será especialmente espinoso cuando llegue el momento. “Me quedan un par de años aquí y el futuro ya se verá. Es el contrato que tengo firmado”, dijo Cristiano Ronaldo en la gala de los ‘Premios Marca de Fútbol’. Pero la realidad es otra. Sin títulos, el destino del portugués apuntará a otra parte, porque formará parte del ‘plan renove’ que se avecina. Y no conviene olvidar que las relaciones del portugués y Florentino Pérez nunca fueron fluidas y de plena confianza. Otros compañeros también tienen asumido que también chocarán con su jefe.

Florentino Pérez y Cristina Cifuentes, en la recepción de la Comunidad de Madrid al equipo de baloncesto (EFE)Florentino Pérez y Cristina Cifuentes, en la recepción de la Comunidad de Madrid al equipo de baloncesto (EFE)

Mensaje de tres puntos

La sección de baloncesto está tapando en los últimos tiempos las miserias que acumula la de fútbol. Una sección de altura que en el verano de 2014 estuvo a un paso de saltar por los aires porque así lo quiso Florentino Pérez. Se le metió en la cabeza fulminar a Pablo Laso e hizo todo lo posible para conseguirlo. Liquidó a varios de sus ayudantes, empujando al laureado técnico a una dimisión que nunca se produjo. El presidente tenía entre ceja y ceja contratar otro entrenador para un equipo que venía de fracasar en el ejercicio anterior. Pero al final la dirección del equipo no cambió de manos y desde entonces los trofeos han ido entrando sin parar en las vitrinas de la sección.

Este lunes, el rostro de Florentino Pérez era más relajado, sacando pecho con un equipo de baloncesto que recibía el reconocimiento del Ayuntamiento y la Comunidad de Madrid. El presidente del Real Madrid no perdió la ocasión de alabar la espectacular trayectoria de la escuadra de Pablo Laso, al mismo tiempo que aprovechó, al tener un micrófono delante, para lanzar un mensaje con carga de profundidad. “Estos geniales jugadores han demostrado con hecho que los títulos se ganan desde la humildad y el compañerismo”. Una frase que retrata a la perfección a un colectivo campeón, esperando el dirigente que sus colegas de la sección de fútbol sigan el ejemplo…

Fuente: ElConfidencial – Deportes