Trump: “Necesitamos fronteras sólidas, miren el lío terrible que hay en Europa”

29.01.2017 – 16:45 H. Apenas pasaban las 8 de la mañana en Washington cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, entró en la red social Twitter ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
16

29.01.201716:45 H.

Apenas pasaban las 8 de la mañana en Washington cuando el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, entró en la red social Twitter desde su cuenta personal para escribir: “Nuestro país necesita fronteras sólidas y una investigación extrema, AHORA. Miren lo que está pasando en toda Europa y, de hecho, en todo el mundo -¡un auténtico lío!”. El mandatario se había despertado con la paralización judicial de su veto a la entrada de ciudadanos de siete países a Estados Unidos.

La cuenta oficial del presidente de Estados Unidos (@POTUS) , que apenas ha contado con actividad desde que Trump tomó el testigo de Barack Obama el pasado 20 de enero, retwitteó el mensaje del magnate. Más de 31.000 tweets y dos horas después sin declaraciones públicas por su parte, Trump volvió a utilizar su cuenta personal para recordar a los cristianos asesinados “en grandes cantidades” en Oriente Medio. “No podemos permitir que este horror continúe”, concluyó.

La jueza del Tribunal del Distrito Federal de Brooklyn (Nueva York), Ann M. Donnelly, paralizó hasta el 21 de febrero las deportaciones de refugiados y migrantes que lleguen a Estados Unidos con un visado en regla. Donnelly atendió así la demanda interpuesta por la Unión para las Libertades Civiles en América (ACLU), una de las organizaciones defensoras de los derechos civiles más importantes del país. Según la ACLU en torno a 200 personas fueran detenidas este sábado a su llegada a aeropuertos de EEUU.


Á. Martínez

Reves judicial para Trump. Una jueza federal paraliza temporalmente las deportaciones en aplicación del veto de entrada en EEUU a ciudadanos de siete países musulmanes

La orden firmada por Donald Trump el pasado viernes, a pocos minutos de las 17.00 horas, suspendía la entrada de cualquier refugiado a Estados Unidos durante 120 días. Los procedentes de Siria estarían vetados de forma indefinida, mientras que los ciudadanos procedentes de Irán, Irak, Libia, Somalia, Sudán, Siria y Yemen tendrían la entrada bloqueada en los noventa días siguientes.

La prohibición de entrada al país rubricada por el republicano, sin embargo, sí permitía la llegada a suelo americano de personas con permisos de residencia, conocidos popularmente como ‘Green cards’ (tarjetas verdes), según informó este domingo el jefe de Gabiente de la Casa Blanca, Reince Priebus. En declaraciones al programa ‘Meet the Press’ de la cadena NBC, recogidas por el New York Times, Priebus defendió la medida del Gobierno tras haberse tomado de forma “delicada” y con el objetivo de “proteger a los americanos de cualquier amenaza terrorista”.

El jefe de Gabiente de la Casa Blanca confirmó hoy que la prohibición no afectará los ciudadanos de esos países con permisos de residencia

El propio periódico, que junto al Washington Post es objetivo de las críticas a la prensa de Donald Trump desde su cuenta de Twitter, realiza un análisis en el que resta utilidad a la orden ejecutiva firmada por el presidente este viernes. El sociólogo de la Universidad de Carolina del Norte, Charles Kurzman, apunta que solo el 23% de los musulmanes nacidos en Estados Unidos con actitudes extremistas tienen familia en cualquiera de los países vetados. El diario recuerda que los incidentes relacionados con el yihadismo suponen un porcentaje mínimo en los actos violentos ocurridos en el país desde 2001.

El Departamento de Seguridad Nacional de Estados Unidos mantiene, a través de un informe publicado esta mañana, que el veto se mantendrá. “Los viajes prohibidos se mantendrán prohibidos. El Gobierno de Estados Unidos conserva su derecho de retirar visados cada vez que sea necesario para la seguirdad nacional”, señala el texto. El Departamento ha indicado que 375 pasajeros se han visto afectados por la orden ejecutiva, 109 de ellos se encuentran en tránsito a Estados Unidos y se les denegó la entrada en el país, mientras que a otras 173 personas se les fue denegado el embarque en sus vuelos a Estados Unidos en aeropuertos de origen.


Á. Martínez

Protestas en Nueva York y en otros puntos de EEUU por el veto temporal a la entrada de ciudadanos de países de mayoría musulmana en medio de un ronda diplomática de Trump

“Ningún nacional extranjero en suelo extranjero, sin vínculo con Estados Unidos, tiene derecho sin restricciones para demandar la entrada en Estados Unidos o demandar prestaciones por inmigración en Estados Unidos”, concluye la nota emitida por el Departamento.

Según recoge la agencia EFE, el presidente pidió al exalcalde de Nueva York, Rudolph Giuliani, asesoría para hacer legal la prohibición a la entrada de musulmanes. “Cuando lo anunció por primera vez dijo ‘veto a musulmanes’. Me llamó y me dijo ‘crea una comisión y muéstrame la forma de hacerlo legalmente“, aseguró Giuliani en declaraciones al canal Fox News.

Indignación internacional

La canciller alemana Angela Merkel utilizó al portavoz de su Gobierno, Steffen Seibert, para criticar la medida del presidente Trump. “Está convencida de que la guerra decidida contra el terrorismo no justifica que se coloque bajo sospecha generalizada a personas en función de una determinada procedencia o religión”, indicó Seibert. El presidente francés, François Hollande, también afeó la decisión del presidente estadounidense este sábado, demandando que Europa debe “responder”.

En conversación telefónica con el dirigente estadounidense, el socialista subrayó que la defensa de la democracia implica el respeto de los principios en los que se sustenta, “en particular la acogida de los refugiados”. También el primer ministro belga, Charles Michel, aclaró este domingo que pedirá explicaciones a Trump, al estar en desacuerdo con el veto a la entrada en el país de ciudadanos de varios países de mayoría musulmana.

Pero es en el Reino Unido donde mayores consecuencias está teniendo la orden ejecutiva firmada por Trump. El Gobierno británico, a través del ministro de Exteriores, Boris Johnson, ha calificado el veto de “divisorio” y “equivocado”. La primera ministra, Theresa May, ha ordenado al exalcalde londinense y al ministro de Interior, Amber Rudd, respectivamente, que hablen por teléfono con sus colegas de EE.UU. para evaluar el impacto de las medidas en refugiados e inmigrantes y en los británicos con doble nacionalidad de los países afectados.

El alcalde de Londres, Sadiq Khan, el primer musulmán en llegar a la alcaldía de esta capital, tilda de “vergonzosa” y “cruel” la prohibición de entrada a ciudadanos de estos siete países. El laborista considera que la decisión perjudica “los valores de libertad y tolerancia sobre los que EE.UU. ha sido construido”. El líder de su partido, Jeremy Corbyn, dijo hoy que la visita de Trump al Reino Unido debería ser cancelada hasta que se levante la nueva medida estadounidense contra los musulmanes.

De hecho, el portal de peticiones del Parlamento del Reino Unido, cuenta con una recogida de firmas para que se vete la entrada de Donald Trump al país. La iniciativa cuenta ya con cerca de medio millón de apoyos, por lo que será debatida en el Parlamento, para lo que son necesarias solo 100.000. En unas declaraciones a la cadena ITV, Corbyn señaló que no está de acuerdo con que se reciba al presidente de Estados Unidos mientras se producen “estos horribles ataques contra los musulmanes”.

Uno de los últimos países europeos en sumarse a condenar la firma del presidente Trump ha sido Austria. El ministro de Exteriores de Austria, Sebastian Kurz, ha señalado que “el justificado compromiso contra el terrorismo y el islamismo no puede conducir a que se ponga bajo una sospecha generalizada a toda una comunidad religiosa y a Estados enteros”.

Fuente: ElConfidencial.com