Tsipras se mantiene firme ante la UE: “No acataremos medidas que no son razonables”

Alexis Tsipras dice no a la Troika. Asegura que no cederá a “propuestas poco razonables“. El primer ministro griego, que hace dos días se ...

Alexis Tsipras dice no a la Troika. Asegura que no cederá a “propuestas poco razonables“. El primer ministro griego, que hace dos días se reunió con el presidente de la Comisión Europea, Jean-Claude Juncker, ha explicado hoy ante el Parlamento las razones por las que todavía no ha llegado a un acuerdo.

“La propuesta de acuerdo que me presentó ayer la Comisión ha supuesto una sorpresa desagradable para mi“, ha asegurado Tsipras. “El Gobierno griego no puede bajo ninguna circunstancia aceptar propuestas poco razonables“, ha afirmado.

Tsipras se refiere a dos de sus tradicionales líneas rojas: la subida del IVA y la reforma del sistema de pensiones. Dos medidas que afectarían a la población más desfavorecida, ya que ataca directamente a los pensionistas con rentas más bajas y supone la subida de 10 puntos porcentuales sobre la factura de la luz. Por eso, aunque es cierto que el acuerdo presentado por Juncker cedía en aspectos básicos como el superávit fiscal primario el Gobierno griego ha decidido mantenerse firme.

Sin embargo, el primer ministro griego asegura estar “más cerca que nunca de lograr un acuerdo” e insiste en encontrar “una solución integral para Grecia”. Algo difícil teniendo en cuenta que a su juicio la única “buena solución”  es la griega. 

Un acuerdo necesario

El acuerdo es condición necesaria para desbloquear 7,200 millones de euros que quedan pendientes del segundo rescate además de otros 10.900 millones vinculados a la recapitalización de la banca griega.

Al reunir esa cantidad, Atenas podría pagar al FMI los 1.600 millones de euros que le adeuda después de haber retrasado y concentrado los pagos de junio para final de mes. Si no hay acuerdo, la puerta estaría más abierta que nunca para el “Grexit” y el consecuente y fatal corralito. Haga lo que haga, Grecia tiene las manos atadas.

Fuente: ElConfidencial.com