Tu donación para los cristianos de Irak se la quedó un fundador de Blackwater

27.01.2016 – 05:00 H. Parte de los “miles de euros” donados por españoles, portugueses y latinoamericanos a los cristianos iraquíes, a través de una ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
1

27.01.201605:00 H.

Parte de los “miles de euros” donados por españoles, portugueses y latinoamericanos a los cristianos iraquíes, a través de una organización asirio-americana denominada American Mesopotamian Organization (AMO), se han quedado ‘atrapados’ en los bolsillos de uno de los cofundadores de Blackwater, Jamey Smith, actual responsable de una firma militar privada llamada Gray Solutions (Soluciones grises). En contra de lo que ha sostenido la prensa internacional, no existe ningún Ejército cristiano de miles de hombres combatiendo a Daesh. Lo que sí hay son ‘lobbies’ y partidos políticos que extienden esa falacia entre los medios para alentar las donaciones en Occidente. Hasta el día de hoy, AMO no ha aclarado la pregunta del millón: ¿dónde está el dinero de las donaciones y qué pinta un corrupto mercenario en esta historia?

Toda esta rocambolesca intriga arrancó en agosto de 2014, cuando cayó en poder de Daesh el último bastión de los cristianos iraquíes, los Llanos de Nínive. Dentro de este territorio, del tamaño de Las Palmas -su superficie frisa los 4.000 kilómetros cuadrados-, palpitaba el corazón de los asirios iraquíes: Karakosh, una próspera ciudad de 50.000 habitantes mayoritariamente habitada por cristianos y otras minorías no musulmanas, como yazidíes y chabaquíes. Tal y como sucede en otras partes de Irak, tanto árabes como kurdos se disputan su control, debido, esencialmente, a que es rica en petróleo.

Su capital -Karakosh- se halla a tan solo 50 kilómetros de Mosul y en las proximidades de las ruinas de Nínive, un lugar emblemático para el movimiento nacionalista asirio, ideológicamente construido sobre la idea de que ellos, los cristianos, son los verdaderos herederos de las civilizaciones asirio-caldo-babilonias del Creciente Fértil. Poco después de conquistar Mosul, el Estado Islámico se abalanzó sobre los Llanos de Nínive. Una semana antes de tomar Bajdida, el autoproclamado ‘Califato’ cortó el suministro de agua. Tan solo las fuerzas militares kurdas concentradas en torno a la ciudad podían evitar que los asirios corrieran la misma suerte que muchos de los cristianos de Mosul, obligados a partir sin sus bienes y arracimados finalmente en los campos de desplazados que se improvisaron en las ciudades kurdas.

Los soldados del líder del Partido Democrático del Kurdistán, Masud Barzani, a quienes Bagdad había encomendado la defensa, huyeron. Para entonces, muchos de los habitantes de Karakosh habían salido de espantada. Visto su desamparo, varios miles más que se resistían a escapar partieron hacia Erbil. Fue un ataque de pánico. Los peshmergas habían retrocedido hasta posiciones kurdas sin proteger siquiera la retirada asiria. Ni asirios ni yazidíes pudieron hacer algo por los suyos, dado que habían sido desarmados en los meses precedentes. La ciudad quedó completamente inerme y Daesh la tomó sin gastar cuatro balas. Algunos cayeron en las manos del ISIS. Lo que los kurdos aducen ahora es que carecían de las armas necesarias para hacer frente al Estado Islámico. Los asirios sospechan que dejar la puerta franca al ‘Califato’ era el mejor modo de eliminar el último de los obstáculos que se interpone en los deseos de Barzani de apropiarse de su tierra. Esto es, las poblaciones no musulmanas que la ocupan. Tanto asirios como yazidíes desconfían por sistema de los kurdos y sus líderes políticos.

Peshmergas kurdos toman posiciones cerca de su base en Gwar, Irak, en septiembre de 2014. (Reuters)Peshmergas kurdos toman posiciones cerca de su base en Gwar, Irak, en septiembre de 2014. (Reuters)

Un zelote ‘ultrahumanitario’ de EEUU

Poco después de la toma de los Llanos de Nínive, llegó a Erbil uno de los principales protagonistas de esta historia, Matthew Van Dyke. ¿Quién era ese norteamericano con un trastorno obsesivo-compulsivo y empeñado en salvar a los orientales de sí mismos? Hay quien lo ha comparado con una suerte de zelote ‘ultrahumanitario’. Lo cierto es que no pasa de los 36 años y acredita ya una imponente biografía. Van Dyke combatió del lado de las fuerzas rebeldes libias y, en el transcurso de esa lucha, fue encarcelado por Gadafi durante casi seis meses. El minuto de gloria que obtuvo a cambio se alargó hasta la hora cuando se unió a los rebeldes sirios que pelean contra Damasco. Sus enemigos de AMO dicen que en realidad combatió en las filas del Frente Al Nusra (Al Qaeda), lo cual es necesariamente incierto, dado que su Gobierno no ha actuado contra él. Nadie que se haya opuesto a AMO hasta la fecha se ha librado de sus incriminaciones. El último periodista que lo hizo -el reportero de AFP Johathan Krohn- fue acusado de estar a sueldo de Teherán.

Comenzó a extenderse la idea de una cruzada para alentar las donaciones, en colaboración con la American Mesopotamian Organization, a quien se encomendó la captación de fondos entre los cristianos de la diáspora y los occidentalesEl Van Dyke que conocíamos por la prensa -licenciado en Ciencias Políticas ‘cum laude’, idealista y a menudo comparado con los brigadistas españoles- aterrizó en Mesopotamia a petición del principal partido asirio iraquí -Movimiento Democrático Asirio, ADM o Zowaa- tras la ocupación de Karakosh. Ya no había para entonces una gran cabecera norteamericana que no hubiera glosado su figura quijotesca. Pese a su extravagancia, nadie parecía inmune al romanticismo de sus pulsiones liberadoras. La Fox cubrió su llegada a Irak desde Erbil y él mismo se apresuró a anunciar vía Facebook que había creado una empresa, Sons of the Liberty International (Hijos de la Libertad Internacional), “para proporcionar entrenamiento y asesoramiento gratuito a fuerzas locales que luchan contra los regímenes opresores y los terroristas”.

El momento era propicio para las reacciones viscerales porque el dolor de los cristianos y yazidíes conmovió a buena parte de Occidente. En semejantes circunstancias, el grueso de la humanidad cerró filas en torno a la idea de que era preciso aniquilar a Daesh y a cuanto representa. Y todo ello, entre ecos de violaciones, decapitaciones, esclavitud sexual y brutalidades sabiamente utilizadas por los yihadistas meta-anfetamínicos para extender el miedo entre los infieles.

Por lo demás, Van Dyke no vino por iniciativa propia. Lo llamaron los líderes del Movimiento Democrático Asirio (ADM) para que entrenara a los primeros hombres de una fuerza exclusivamente asiria denominada Unidades de Protección de los Llanos de Nínive (NPU). Según declara a El Confidencial un consejero del NPU y miembro destacado de ADM, Yakub Giwargis Yako, nadie cuestionaba en su partido que necesitaban dotarse de una fuerza militar no controlada por los kurdos con vistas al Irak de la posguerra. “Antes de la irrupción del ISIS, el Gobierno de Bagdad proyectaba una nueva ley que sancionaba la creación de tres nuevas provincias, y una de ellas era Nínive. Impulsar ese proyecto es una de nuestras prioridades, y para hacerlo precisamos de esa guardia”, asegura.

En el fondo, ese ha sido el problema desde el principio. Necesitaban esa guardia nacional, pero carecían de los fondos para armarla y adiestrarla mientras no llegaba la ayuda de Bagdad o Norteamérica. Por eso, según los adversarios políticos del ADM, comenzó a inventarse un gran ejército cristiano y a extender sutilmente la idea de una cruzada para alentar las donaciones, en colaboración con la ya citada American Mesopotamian Organization, a quien se encomendó la captación de fondos entre los cristianos orientales de la diáspora y los occidentales. Especialmente en Estados Unidos, dadas las inclinaciones belicistas de los evangelistas y los ‘neocons’. Eso explica, entre otras cosas, las razones por las que se intoxicó de forma sistemática a la prensa mundial.

Cristianos iraquíes que se han unido a la milicia Hashid Shaabi descansan en un campo de entrenamiento en Bagdad. (Reuters)Cristianos iraquíes que se han unido a la milicia Hashid Shaabi descansan en un campo de entrenamiento en Bagdad. (Reuters)

El cofundador de Blackwater entra en escena

Van Dyke se trajo a Irak a varios ‘exmarines’ -algunos conocidos por su participación en la película ‘Restrepo’- y empezó a entrenar a cientos de hombres de la fuerza asiria de las NPU. Ni él cobró a los asirios por sus servicios ni pagó tampoco a los veteranos que se trajo de EEUU para realizar ese trabajo. “Ya he puesto 12.000 dólares de mi bolsillo y estoy a punto de arruinarme, así que necesitamos apoyo de la gente para ayudar a estos cristianos a luchar contra ISIS”, dijo Van Dyke en la Fox. Sus problemas comenzaron, precisamente, cuando empezó a pedir dinero para su misión militar-humanitaria en los medios norteamericanos a través de la web de su empresa, Hijos de la Libertad Internacional.

Desde diciembre de ese mismo año a mayo de 2015, Van Dyke tuvo un papel protagonista en la gestación de esta fuerza, en el diseño de las insignias y los uniformes y en la puesta en marcha de tres programas de entrenamiento de los primeros reclutas. Los veteranos que se trajo desde EEUU adiestraron a esos hombres entre diciembre de 2014 y mayo de 2015, tal y como pudieron acreditar varias conocidas cabeceras del planeta. Nunca cobró por los servicios e incluso realizó algunas donaciones. Las fotos del supuesto ejército cristiano que se muestran en buena parte de los diarios del planeta fueron tomadas esos días.

El problema es que Van Dyke no era el único interesado en recabar dinero para crear una milicia. La American Mesopotamian Organization (AMO) ya lo estaba haciendo, también con la aquiescencia del Movimiento Democrático Asirio. AMO nunca informó a los donantes de que se había suscrito un contrato con Jamey Smith, responsable de Gray Solutions, y cofundador de Blackwater, para que este entrenara a las primeras unidades de esa deseada guardia nacional asiria. Tampoco se habló del dinero recaudado ni del porcentaje de los fondos recolectados, que han ido ya a parar a los bolsillos del mercenario a cambio de nada. Porque, por disparatado que resulte, así ha sucedido.

Una parte no especificada pero significativa de las donaciones realizadas por cristianos de Estados Unidos, España, Portugal, Sudamérica y el resto del mundo se han destinado a pagar los gastos de gestión de AMO y al soldado de fortuna Jamey Smith. En una conversación por Skype, el presidente de AMO, David Lazar, asegura desde EEUU que informaron siempre a los donantes de que pretendían crear una milicia y que firmaron el contrato con Smith con el beneplácito del Movimiento Democrático Asirio.

Tu donación para los cristianos de Irak se la quedó un fundador de Blackwater

 

¿Por qué autorizó el ADM negociar ese contrato con la firma militar Gray Solutions si el idealista Van Dyke lo hacía gratis? Una de las contradictorias respuestas oficiales que ha emitido ese partido sugiere que no deseaban vincularse a un personaje de reputación dudosa. A decir verdad, su reputación era intachable, más allá de sus excentricidades, hasta que David Lazar envió a uno de sus empleados -Jeff Gardner- a reventar la operación de entrenamiento que Van Dyke había organizado. El propio Jamey Smith viajó tres veces hasta Irak para evaluar las necesidades y ayudar a eliminar a sus competidores.

El enviado oficial de AMO, Gardner, se entrevistó con los veteranos de Van Dyke que entrenaban al NPU y les metió el miedo en el cuerpo. “Ese tipo carece de permisos. Podríais ser juzgados ahora mismo por actos terroristas si no volvéis a América”, les dijo Gardner. Y los veteranos, asustados, regresaron. Gardner también colaboró en la producción del material audiovisual que se utilizaría en la captación de fondos. Parte de ese dinero ha ido destinado a apoyar a las familias de una de las milicias cristianas de Siria que apoyan abiertamente al régimen de Bashar al Asad (Assyrian Gozarto Protection Forces).

Y el dinero se evaporó

Para que no tuvieran dudas de que estaban haciendo lo correcto, y siguiendo los consejos del antaño colaborador de la CIA Jamey Smith, Gardner les pagó 2.000 dólares a cada uno de los veteranos y los envió de vuelta a casa con un billete de avión, también abonado con dinero procedente de las donaciones. Al más puro estilo americano, acababa de sacarse de encima al idealista que pretendía entrenar por nada al NPU. Eso sí, hasta hace apenas 15 días, Van Dyke seguía recaudando dinero en el nombre de una guardia, la mentada NPU, de la que había sido apartado hacía más de medio año.

En realidad, han contribuido asirios de Europa y Estados Unidos, y también muchos norteamericanos y europeos de países como España y PortugalEl mes próximo, Matthew Van Dyke regresa a Irak para adiestrar a otra milicia asiria (NPF) dependiente de los kurdos; claro que eso no va a cambiar nada. No va a cambiar, por ejemplo, el hecho disparatado de que el mercenario Jamey Smith haya recibido parte del dinero sin proporcionar a cambio ninguno de los servicios comprometidos en el contrato. El dinero se ha evaporado y las NPU siguen sin recibir el adiestramiento que precisan. El propio responsable militar de esta guardia asiria en gestación, el general Behnan, dice que se va a ocupar personalmente de ello, visto el disparatado rumbo que ha tomado esta historia.

“AMO y Lazar han usado el NPU para conseguir apoyo y recaudar dinero para cubrir sus actividades. Nosotros no sabíamos qué estaban haciendo por detrás. Ni siquiera nos dijeron cuánto dinero consiguieron en el nombre del NPU”, contesta el líder de ADM, Gevara Zia, cuando le preguntamos si AMO ha estado recolectando dinero entre cristianos de todo el mundo fuera del control de su partido y en representación de sí mismo. Es decir, el dinero destinado a ayudar a los cristianos orientales se proyectaba dedicarlo a pagar a la firma militar privada de un conocido mercenario varias veces sancionado por los Estados Unidos. “Mi partido, ADM, le pidió a AMO que revocara ese contrato y que presionara a Jamey Smith para que devolviera el dinero que ya se le había pagado”, replica Gevara Zia. 

Su respuesta significa que Smith ya había recibido dinero. Claro está, a cambio de nada. “Ciertamente, David Lazar no consiguió recaudar la cantidad de dinero que se precisa para cubrir el contrato con Smith, pero le adelantó algo para cubrir ciertos gastos. Cuando Lazar le pidió que devolviera ese dinero, Smith le mandó la lista de gastos que habían generado sus tres viajes a Irak. ADM no va a tratar nunca más con firmas militares norteamericanas no oficiales. AMO nunca nos ayudó a gestar las NPU, así que Lazar no tiene ningún derecho a erigirse en nuestro portavoz”, señala Gevara Zia. 

Brett, un occidental que se ha unido a la supuesta milicia asiria Dwekh Nawsha, posa en Dohuk, al norte de Irak. (Reuters)Brett, un occidental que se ha unido a la supuesta milicia asiria Dwekh Nawsha, posa en Dohuk, al norte de Irak. (Reuters)

Miles de dólares de casi 100 donantes españoles

Nadie ha aclarado hasta la fecha cuánto dinero se recaudó y cuánto ha ido a parar -o proyectaban pagar- a Gray Solutions. Y ello por no hablar de la absoluta falta de transparencia de AMO en la recaudación y gestión de las donaciones recolectadas en todo el mundo, o del cruce de acusaciones entre Kanna y su antaño colega David Lazar (exmilitante de Zowaa). El único que puede responder es el propio presidente de esa organización. Contactamos con él en California. David Lazar es asirio-americano, nacido en Bagdad y crecido en Kuwait y Beirut. Tiene 56 años y lleva desde los 21 en EEUU.

“Parte del dinero de los donantes ha ido a parar a un mercenario a cambio de unos servicios que no se prestarán nunca”, le comentamos.

El entrenamiento se hará en un futuro cercano“, responde Lazar.

“Insisto en que no es eso lo que dice ADM”.

“No sé con quién ha hablado usted. Van Dyke es responsable de la mayoría de los rumores. Repito que se va a proporcionar cierto adiestramiento militar especializado”, replica.

¿Y cuánto dinero partió de España? “Unos pocos miles de dólares procedentes de algo menos de 100 donantes”“Supongo que los donantes tienen derecho a saber cuánto dinero se ha recaudado y a qué va a destinarse. En realidad, incluso Zowaa dice ignorarlo, pese a que pedían ayuda en nombre del NPU”.

Menos de medio millón y más de 200.000. Eso es lo más concreto que puedo ser. Somos una organización sin ánimo de lucro, pero no estamos exentos del pago de impuestos. Por lo tanto, no estamos obligados a hacer pública nuestra información financiera. ADM sabe exactamente cuánto dinero hemos recaudado y cómo se ha gastado”, asegura.

“Imagino que buena parte de él habrá venido de Estados Unidos…”.

“En realidad, han contribuido asirios de Europa y Estados Unidos, y también muchos norteamericanos y europeos de países como España y Portugal. También llegó dinero de Sudamérica, China y Oriente Medio”, afirma.

“¿Y cuánto dinero partió de España?”.

“Unos pocos miles de dólares procedentes de algo menos de 100 donantes”, dice.

Por si el tema no era lo suficientemente enrevesado, el líder de Zowaa, Yonnadam Kanna, asegura que irán a los tribunales “si continúan estafando a la gente”. En su opinión, quien de verdad desee ayudar a los cristianos debería hacerlo a través de alguna ONG reconocida, como Cáritas o la Sociedad de Ayuda Asiria. Bien es verdad que Kanna conocía la historia desde el principio, dado que fue él quien recurrió tanto a Van Dyke como a AMO para sacar adelante financiera y técnicamente su proyecto de milicia.

Inevitablemente, algunos se preguntan por qué los actores de esta grotesca historia se tomaron tantas molestias en inventarse una milicia todavía en gestación. ¿Por qué exageraron el número de efectivos o por qué mintieron al mundo entero sobre su lucha contra Daesh si lo que estaba en juego era apenas unos cientos de miles de dólares? Maqdasy no tiene dudas de que ADM “necesita mantener viva esa ficción” para aspirar a los fondos cuantiosos que han comprometido los norteamericanos para ayudar a sus aliados a combatir al Estado Islámico.

Por otro lado, tanto AMO como Restaure Niniveh Now (una sociedad subsidiaria e instrumental dependiente de AMO) han dicho abiertamente que pretendían colaborar “en la reconstrucción” de las zonas ocupadas por Daesh cuando los yihadistas sean expulsados. Los suculentos contratos que se adjudicarán si Nínive se convierte en provincia tras la derrota de ISIS pondrán sobre la mesa muchos millones de dólares más. No faltarán empresas deseosas de extender su influencia para llevarse el gato al agua.

Fuente: ElConfidencial.com