Un Balón de Oro más que previsible con Guardiola haciendo 'un Mourinho'

01.12.2015 – 05:00 H. Desde que el Balón de Oro y el FIFA World Player se unificaron, no ha habido muchos cambios en la evolución de los premiados. Cuatro ...

01.12.201505:00 H.

Desde que el Balón de Oro y el FIFA World Player se unificaron, no ha habido muchos cambios en la evolución de los premiados. Cuatro veces Messi, dos Cristiano, y chimpún. Argentino y portugués han dominado el fútbol individual durante más de un lustro y lo han hecho con pleno merecimiento. Alguna vez se ha podido discutir que se otorgue el premio a uno de ellos, pero el aumento de sus capacidades para hacer goles y liderar a sus equipos hacia títulos importantes impide que dudemos de ubicarlos siempre en el podio de los tres mejores del mundo. Por tanto, lo único que quedaba por conocer era quién sería el ‘otro’, duda que era realmente pequeña, porque Neymar tenía todas las papeletas. 

La única alternativa que podía alterar el orden establecido era la posible inclusión de Luis Suárez y repetir así otro triplete azulgrana como en 2010, cuando lo ganó Messi y todo el mundo pensaba que lo iba a ganar Iniesta. Habría sido una alegría completa para el Fútbol Club Barcelona y ciertamente merecida por los cuatro títulos de este año. Suárez entró con fuerza en el Barça pese a que se perdió los dos primeros meses de la competición por su sanción. Debutó en el Bernabéu y de ahí para arriba. Su adaptación al juego culé ha sido inmediata y progresa cada día. Cada gol es un abrazo entre los tres delanteros sudamericanos del Barça. “Si no marcan los tres, la fiesta no es completa”, dijo Luis Enrique. La intromisión de Cristiano, sin embargo, agua esa fiesta bañada en oro.

Messi y Neymar debían estar en el podio (EFE).Messi y Neymar debían estar en el podio (EFE).

Pero no hay que olvidar que Cristiano Ronaldo ha hecho méritos más que suficientes para estar ahí. El fútbol es un deporte de equipo y dar premios individuales puede que sea un error, pero si hablamos de un jugador que haya sobresalido en materia realizadora este año es Cristiano. Está en un momento de forma realmente flojo, pero su Bota de Oro fue indiscutible, no hay nadie que tenga más que él. Y por qué no decirlo, vende mucho más juntar a Messi y Cristiano que no hacerlo.

Esta gala será la culminación de la derrota del Real Madrid. Por estas fechas hace justo un año estábamos sorprendidos por la racha imparable de victorias que sumaba el Madrid de Ancelotti, que parecía destinado a marcar una época. Ahora, doce meses después, se encuentra inmerso en una crisis perenne, todavía dolorido por lo sucedido en el último Clásico y algo alejado de la lucha por la Liga. Y con lo que le gustan estos galardones a Florentino Pérez, seguro que le habría encantado que en vez de Neymar estuviese ahí Gareth Bale. Qué caprichoso es el mercado futbolístico. A Florentino le adelantó Rosell por la derecha por Neymar, el presidente blanco renunció a su fichaje y se ahorró juicios y demás follones, pero ahora ve cómo su alternativa, Bale, se queda en Madrid y ni siquiera se acerca al podio, mientras su primera opción, Neymar, lucha por ser el mejor del mundo.

Allegri se queda sin nominación

Hemos visto que Cristiano es, de alguna manera, el que se ha ‘colado’ en la fiesta del Fútbol Club Barcelona pero que lo ha hecho porque se lo ha ganado individualmente sobre el campo. Claro que el Balón de Oro no es el único trofeo que se entregará el 11 de enero en Zúrich. El otro que más expectación levanta siempre es el de entrenador, que este año no está exento de polémica. ¿Por qué está Pep Guardiola nominado a mejor técnico de 2015? ¿Por algo más que su nombre? El Bayern revalidó por tercer año consecutivo la Bundesliga, pero se estrelló en la Copa y en la Champions. Y sin embargo, ahí está Pep.

Allegri llevó a la Juventus a la final de la Champions League (EFE).Allegri llevó a la Juventus a la final de la Champions League (EFE).

Resulta extraño que no esté incluido en el trío el entrenador que llevó a la Juventus a rozar el primer Triplete de su historia, a ganar un doblete después de 20 años. Es evidente que tiene que estar Luis Enrique por motivos obvios y Jorge Sampaoli también lo merece por hacer campeón de América a Chile por primera vez. Pero no es comprensible que falte Massimiliano Allegri. En realidad, hasta José Mourinho está por delante de Guardiola en méritos conseguidos este 2015. No olvidemos que el Chelsea logró un doblete de Copa de la Liga y Premier League. O Laurent Blanc, que en Francia lo ganó todo con el Paris Saint-Germain.

A pesar de todo ello, allí estará ‘el Pep’, haciendo ‘un Mourinho’, precisamente. ¿Recuerdan la que se armó cuando Mourinho fue nominado en 2011 después de haber ganado únicamente la Copa del Rey con el Real Madrid? Claro que en aquella edición ganó Guardiola, porque venía de ganar Liga y Champions, pero ahí estuvo Mou, sin habérselo ganado. Eso sí, cuando no acudió fue al año siguiente, tras la Liga de los 100 puntos, porque sabía que no podría competir con Vicente del Bosque.

Fuente: ElConfidencial – Deportes