Un simple constipado en el Barça podría ser todo un problemón para Luis Enrique

Desde ya y hasta el mes de enero, un simple constipado en el FC Barcelona podría ser todo un problemón. Ayer se confirmaron los peores augurios y Rafinha ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

Desde ya y hasta el mes de enero, un simple constipado en el FC Barcelona podría ser todo un problemón. Ayer se confirmaron los peores augurios y Rafinha tendrá que pasar por el quirófano para ser operado de la rotura del ligamento cruzado anterior de la rodilla derecha que se produjo en Roma tras una dura entrada de Nainggolan. Es decir, que estará al menos seis meses de baja. El golpe para el jugador, que acababa de debutar con Brasil y que atravesaba por su mejor momento en el Barça, es durísimo, pero no menos cruda es la realidad que le queda ahora a Luis Enrique: va a tener que sobrevivir con lo puesto hasta enero. 

Rafinha era el jugador ‘número 12’ para el técnico asturiano. Lo mismo le servía para suplir a Rakitic o Iniesta que como sustituto de uno de los tres de arriba. De golpe y plumazo, se ha quedado sin un comodín valiosísimo y, lo que es peor, sin sustituto en el banquillo. Luis Enrique no tendrá más remedio que tirar de la cantera justo en el momento en el que estaba dejando claro que no tenía mucha confianza en los de casa. Con Samper, por ejemplo, que sería una buena solución en el centro del campo, no tiene ningún feeling. Realizó la pretemporada con el primer equipo, pero en cuanto llegó lo bueno, desapareció de las convocatorias. Samper, además, es más mediocentro que interior, con lo que queda únicamente la opción de Sergi Roberto para poder dar descanso en algún partido a Rakitic (que ha empezado flojo la temporada) e Iniesta.

Rafinha es retirado en camilla del césped del Olímpico de Roma (Reuters)Rafinha es retirado en camilla del césped del Olímpico de Roma (Reuters)

Sergi Roberto, del lateral a su puesto

Curiosamente, Sergi Roberto ha conseguido brillar y hacerse hueco en el equipo ocupando la vacante por lesión de Dani Alves en el lateral derecho, pero en cuanto el brasileño se recupere va a ser necesaria su presencia en el centro del campo, donde más dudas ha dejado. Más peliaguda aún es la situación en la delantera. Con la marcha de Pedro al Chelsea, Rafinha era el fijo cuando uno de los tres cracks –Messi, Luis Suárez o Neymar- faltaban. Ahora, Luis Enrique no tendrá más remedio que echar mano de Munir y Sandro, dos jugadores a los que recurrió al principio de la pasada temporada con buenos resultados, pero que se habían evaporado en este comienzo de campaña de las alineaciones. El salto de calidad entre el tridente y Sandro o Munir es además más que evidente. 

Pese a la grave lesión de Rafinha, el Barça no puede hacer otra cosa más que apechugar, ya que la FIFA no le permite fichar. El club azulgrana ya lo preguntó este verano y la respuesta del máximo organismo fue negativa. Hasta enero, cuando puedan debutar Arda Turan y Aleix Vidal, lo que tienen es lo que hay. El único alivio ante tanta calamidad para Luis Enrique es que ante el Levante será el último partido en el que Piqué cumpla sanción, por lo que Busquets podrá también tomarse algún respiro siendo sustituido por Mascherano. Eso sí, el Jefesito tampoco ha terminado nunca de convencer cuando adelanta su posición al centro del campo. 

Hasta enero, los compromisos a priori más complicados que tendrá el conjunto azulgrana serán la visita al Sánchez Pizjuán el 3 de octubre, al Santiago Bernabéu a finales de noviembre y a Mestalla a principios de diciembre, al margen de los partidos correspondientes a la fase de grupos de la Champions. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes