Una avalancha en el Everest provocada por el seísmo deja al menos 18 muertos

Al menos 18 personas han muerto en el Monte Everest a causa de una avalancha provocada por el terremoto de 7,9 grados en la escala de Richter que ...

Al menos 18 personas han muerto en el Monte Everest a causa de una avalancha provocada por el terremoto de 7,9 grados en la escala de Richter que ha sacudido Nepal este sábado, según fuentes del Ministerio de Turismo del país. Funcionarios del departamento calculan que unos 1.000 escaladores, incluyendo alrededor de 400 extranjeros, estaban en el campamento base o en la montaña cuando ocurrió el seísmo, el más fuerte en impactar Nepal en 81 años y que ha dejado hasta el momento 1.457 muertos.

Dos montañeros españoles que se encontraban en el campo base del Everest cuando se produjo el seísmo, Javier Camacho y Ricardo Fernández, se encuentran en “perfecto estado” y recobrando fuerzas para seguir auxiliando a los heridos que ha causado el temblor.

Camacho, turolense, y Fernández, asturiano, pretendían ascender a la cumbre de Lhotse, la cuarta más alta del mundo, sin ayuda de oxígeno ni sherpa de altura, y se encontraban ya en el campo base cuando se sintió “un pequeño temblor” seguido de un “ruido muy grande” de una “avalancha tremenda”. Lo ha explicado por teléfono a Efe el propio Camacho, quien ha dicho que el tiempo es bastante malo -está nevando- y no se ha podido recibir ayuda alguna para atender a las personas heridas en la avalancha, que ha causado también “unas cuantas muertes”. Son “muchos” los heridos, según el montañero. El Ministerio de Turismo nepalí ha especificado que los muertos contabilizados son, por el momento, diez, y que la avalancha enterró parte del campo base. Se desconoce la nacionalidad concreta de los fallecidos.

Imagen de archivo del campo base. Imagen de archivo del campo base.

Un gran alud procedente del pico Pumori ha llegado hasta el campo base y se ha llevado una buena parte de él, según ha explicado Camacho, quien ha indicado que los más afectados han sido los campamentos de montañeros chinos y japoneses. Cuando se percataron de la avalancha, los montañeros del campo base echaron a correr y buscaron refugio tras grandes piedras o montículos de nieve, que pasaba en avalancha por encima de sus cabezas. Una vez que la avalancha cedió, volvieron a las tiendas de campaña, tomaron conciencia de la gravedad de lo sucedido e, inmediatamente, bajaron a la zona más afectada para “echar un mano” y socorrer a los heridos.

Javier Camacho no ha podido cifrar el número de víctimas mortales ni de heridos. “Hemos visto muchos heridos y fallecidos hay unos cuantos”, ha relatado antes de asegurar que ellos se encuentran bien aunque “un poco preocupados por lo que ha podido pasar mas abajo” y, por tanto, “intranquilos” por cómo podrán salir de allí.

Pinche aquí para acceder al álbum con imágenes de la catástrofe.Pinche aquí para acceder al álbum con imágenes de la catástrofe.

En la zona se ha montado una especie de hospital de campaña y los dos españoles han ayudado cuanto han podido. Ahora, ha señalado Camacho, el cansancio comienza a hacer mella y han vuelto a las tiendas a recoger prendas y botas de más abrigo y recobrar fuerzas. Todavía no saben cómo podrán bajar hasta las localidades cercanas a la base del Everest, afectadas por el seísmo: “Lo veremos poco a poco”, han indicado.

Camacho consiguió ponerse en contacto inmediatamente con su mujer para tranquilizarla y llamó a compañeros de trabajo para que se corriera la voz de que no habían resultado afectados. Ambos están en “perfecto estado de salud” y, según Camacho, al menos otro montañero español que estaba en la zona también ha resultado ileso.

Fuente: ElConfidencial.com