Una fetua prohíbe el cigarrillo electrónico por “antiislámico” en Malasia

02.01.2016 – 15:25 H. No es sólo una moda occidental. El auge del cigarrillo electrónico ha traspasado fronteras físicas y culturales, y en estados como ...

02.01.201615:25 H.

No es sólo una moda occidental. El auge del cigarrillo electrónico ha traspasado fronteras físicas y culturales, y en estados como Malasia está adquiriendo una creciente popularidad que no preocupa sólo a los responsables en materia de sanidad. Las autoridades religiosas del país asiático -allí el Islam es la religión oficial, con más de un 60% de practicantes- han decidido ponerle coto mediante una fetua contra ese “hábito antiislámico”, dictada a principios de diciembre.

En la región de Asia-Pacífico, Malasia se ha convertido en el mercado más grande del e-cigarrillo, con un valor estimado el pasado año de 650 millones de dólares, y una previsión de crecimiento del 13% para los próximos años, según recoge Al Arabiya News. Al contrario que el alcohol u otras drogas, el ‘vapeo’ se ha extendido con rapidez por el país, por lo que las autoridades sanitarias, antes que las religiosas, han decidido actuar. Varios de sus 13 estados han anunciado una próxima prohibición, y han amenazado con paralizar las nuevas licencias.

Estas medidas siguen los pasos de Tailandia y Singapur, donde este tipo de cigarrillos está ya prohibido. En el mundo, sin embargo, el ‘vapeo’ sigue levantando controversia, y pocos son los países que han actuado contra él. Las dudas sobre su inocuidad han llevado a países como Gales a su prohibición en algunos espacios (la ley entrará en vigor en 2017).

(Reuters)(Reuters)

En España el ministerio de Sanidad ha diseñado una regulación específica, que incorpora una directiva europea al respecto aprobada en 2014. Se permitirá su venta sólo en estancos, tiendas especializadas, farmacias y parafarmacias, y se prohibirá la aplicación de cualquier descuento o oferta. 

Más sorprendente resulta, sin embargo, la calificación del ‘vapeo’ de antiislámico. Abdul Shukor Husin, presidente del consejo de fetuas en Malasia, ha señalado que es “perjudicial para la salud” desde el punto de vista de la Sharía, la ley islámica, según varios medios locales.  Es, por tanto, ‘haram’, prohibido, para los musulmanes de aquel país.  

Fuente: ElConfidencial.com