Una “situación especial” enmudece a Guardiola incluso ante la prensa catalana

Sabía perfectamente Pep Guardiola que le estaban esperando en la sala de Prensa los periodistas catalanes que habían viajado hasta Múnich para el Open ...

Sabía perfectamente Pep Guardiola que le estaban esperando en la sala de Prensa los periodistas catalanes que habían viajado hasta Múnich para el Open Media Day. Y le esperaban básicamente a él, que se había ofrecido a hablar de la eliminatoria de Champions ante el Barça aunque no estaba obligado a hacerlo (la Champions sólo fuerza el día de puertas abiertas en la previa de la final). Pero en el último momento decidió no comparecer. La explicación de Markus Hörwick, el jefe de prensa del Bayern, fue que se suspendía debido a la “situación especial del equipo. Es decir, que ante el aluvión de bajas, Pep decidió callar, lo que demuestra cuál es su estado de ánimo.

Es lógico que el técnico del Bayern esté preocupado, así como la reacción de alivio en el entorno culé después de conocer las últimas bajas del equipo alemán tras el encuentro de Copa ante el Borussia: Robben sólo aguantó 18 minutos sobre el terreno de juego, ha vuelto a romperse y dice adiós a la temporada. Lewandowski sufrió una fractura en la mandíbula superior y en el tabique nasal y una conmoción cerebral, pero él mismo afirmó en las redes sociales que no descarta jugar contra el Barça.

La baja segura de Robben y la posible de Lewandowski se unen a las de Alaba, Badstuber y Ribéry, mientras que Javi Martínez se sentó el martes por primera vez en el banquillo después de la grave lesión que sufrió en agosto. Lleva nada menos que ocho meses sin jugar así que aunque reaparezca, estará lejos de su mejor versión. Demasiados contratiempos para un Bayern que debe vérselas con la mejor versión del Barcelona en lo que va de temporada. Guardiola no quiso poner buena cara al mal tiempo y prefirió no hablar.

Sí lo hicieron los españoles que militan en el equipo bávaro. Sin hacer el cuento de la lágrima, sin mostrarse victimistas, pero reconociendo que las ausencias son importantes y el rival temible. “No es, desde luego, la situación ideal, tenemos muchas bajas y desde hace mucho tiempo, pero claro que se puede competir”, afirmó Xabi Alonso. “El Barça ha recuperado el hambre”, advirtió Javi Martínez, mientras que Thiago Alcántara, la única buena noticia del Bayern últimamente, expresó un deseo en voz alta: “Regalaría la Bundesliga para que todos estuvieran en condiciones. Sé lo que es estar lesionado y lo duro que es”.

El Barça, mientras, intenta frenar la euforia tras las fantásticas sensaciones que tienen después del repaso del equipo al Getafe. Difícil elegir entre el catálogo de los espléndidos seis goles cuál fue el mejor. Las sensaciones en torno al conjunto azulgrana no pueden ser más optimistas de cara a este último tramo de la temporada: sin lesionados, sin sancionados, con todos dispuestos en perfecto estado de forma, más enchufados que nunca, más conjuntados y efectivos. Mejor, prácticamente imposible. Ha recuperado el Barça su mejor versión justo cuando comienzan a brillar de nuevo los centrocampistas de siempre: Xavi e Iniesta. No es, desde luego, ninguna casualidad. Y arriba, ‘los tres pepinos’, imparables.

Entre Messi, Neymar y Luis Suárez firman nada menos que 102 goles en todas las competiciones: 49 el argentino, 32 el brasileño y 21 el uruguayo. Están en perfecta sintonía y basta sólo un dato para darse cuenta del extraordinario despegue del trío en este 2015: han firmado 62 goles en 27 partidos, una barbaridad. Así que todo lo que pinta negro para el Bayern, resulta luminoso para el Barça a menos de una semana para el encuentro de ida en el Camp Nou. Y Pep, por ahora, prefiere callar. La “situación especial” es demasiado especial.

Fuente: ElConfidencial – Deportes