Una temporada “cojonuda”, pero un fiestón (sin un febril Messi) que no fue tal

24.05.2016 – 05:00 H. La rúa de celebración con los jugadores mirando sus teléfonos móviles fue animada en comparación con la fiesta de este lunes en el ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0

24.05.201605:00 H.

La rúa de celebración con los jugadores mirando sus teléfonos móviles fue animada en comparación con la fiesta de este lunes en el Camp Nou. Ni el estadio estaba lleno, siendo la entrada gratuita, ni los futbolistas tuvieron la noche en sus parlamentos. Fuegos artificiales, juegos de luces y la música a todo volumen. Todo muy pulcro, visual y correcto, pero sin una pizca de emoción. Luis Enrique, que anunció en rueda de prensa antes de viajar a A Coruña tras perder tres partidos seguidos que si se ganaba la Liga se iban “a correr un festón”, y que después de ganar la Copa en el Calderón definió la temporada como “cojonuda”, fue incluso de los más animados anoche.

Faltaron Messi, Luis Suárez, Rafinha, Vermaelen y Arda Turan. Messi estuvo en el Camp Nou en una cena anterior a la celebración, pero acudió con fiebre y se marchó a casa, según informaron en el club. Luis Suárez guardaba reposo, lesionado en los isquios de su pierna derecha, y Rafinha viajaba ya para incorporarse con la selección brasileña. De Vermaelen y Turan se desconocen los motivos de la ausencia. 

[De las esteladas al ‘Que viva España’ para acabar entre olés a Iniesta]

Los jugadores fueron saltando al césped, después de una primera tanda de luces y cohetes, acompañados por sus hijos a pesar de que la ‘fiesta’ comenzó a las diez de la noche. Rakitic llevaba en brazos incluso a su bebé, Adara, que no ha cumplido un mes, profundamente dormida. El primero en hablar fue Iniesta, el mejor de la final de Copa. “Es un orgullo para mí ser el capitán de este maravilloso equipo. Hemos ganado mucho, pero queremos ganar más. El año que viene volveremos a estar aquí. Visca el Barça, visca Catalunya y visca Fuentealbilla”, fue su discurso. Le siguió Luis Enrique: “En primer lugar disculpad a los jugadores que no han podido estar por diferentes motivos. Ha sido una temporada larga, difícil, exigente, dura, pero con un grupo de este nivel, involucrados al máximo lo hemos sacado de forma sobresaliente. Gracias por ayudarnos, recuerdo especialmente el partido del Valencia que fue un momento delicado. Ahora es el momento de celebrar y pegarnos una buena fiesta”.

Celebración del Barça en el Camp Nou. EFE Alejandro GarcíaCelebración del Barça en el Camp Nou. EFE Alejandro García

Capitán y entrenador iban a ser los únicos en dirigirse a la afición, aunque el micrófono fue pasando y al final terminaron hablando Piqué, Alves, Neymar y Mascherano. Gerard Piqué fue el autor de la ya célebre frase la pasada temporada en la celebración de la Champions “gracias Kevin Roldán, contigo empezó todo”, pero hasta él estuvo modoso anoche: “No tengo nada preparado. Sólo agradeceros por toda la ayuda que nos habéis dado, se han cumplido los objetivos y hay que estar muy felices. A veces se quejan porque siempre jugamos contra diez y el domingo fuimos nosotros los que jugamos contra diez. ¿Y qué pasó? Que volvimos a ganar”. Su hijo Milan, botando alrededor suyo, parecía más animado.

Dani Alves, mascando chicle, se acordó de Xavi al que le agradeció que le dejara su dorsal y terminó su discurso con un contundente: “Somos los mejores. Lo demás, chorradas”, Neymar le hizo un guiño al club, con el que debe renovar este verano afirmando “estoy muy feliz aquí, yo soy del Barça” y Mascherano, que es de naturaleza atormentada y debe seguir digiriendo su expulsión en la final, agradeció a todos y sanseacabó. En diez minutos, pim-pám, se solventó la papeleta. Más luces, más fuegos artificiales y lluvia de confeti azul y grana para terminar. 

La temporada cojonuda”, como la definió Luis Enrique, terminó con un piromusical que no debió de ser barato, pero los protagonistas, que son los jugadores, estuvieron sosos y el ambiente frío. El efecto ‘panxa plena’ (tripa llena) no se notó en absoluto en el Calderón, al revés, pero habrá que darle una vuelta al concepto de fiestón porque se generan falsas expectativas. Hasta la niña de Rakitic siguió durmiendo tan tranquila. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes