Veterano de Afganistán y reservista: así era Micah Jonson, el autor del tiroteo de Dallas

08.07.2016 – 20:17 H. La situación no podría ser más dramática. El hombre está parapetado en el interior del garaje, arma en mano, y dispara contra todo ...

08.07.201620:17 H.

La situación no podría ser más dramática. El hombre está parapetado en el interior del garaje, arma en mano, y dispara contra todo aquel que amaga con acercarse. Los francotiradores de la policía no pueden alcanzarlo. “¡He colocado bombas por todo el lugar!”, asegura, aunque los especialistas de la policía, tras un cuidadoso barrido, no encuentran ninguna. Los negociadores le preguntan por sus motivos. “Estoy enfadado por las muertes de Alton Sterling y Philando Castile”, explica. “Quiero matar blancos, sobre todo policías”, afirma más tarde. La situación se prolonga sin que se vislumbre el final. Pero la policía tiene un plan: lanza un robot artificiero contra la posición del rebelde, solo que en esta ocasión el propósito de la máquina no es desactivar un explosivo, sino detonar la carga que transporta. La protección del hombre vuela por los aires, malhiriéndole. Poco después, ante el inminente final, apunta su propio rifle a su cabeza y se quita la vida.

Micah Johnson, en una fotografía sin fecharMicah Johnson, en una fotografía sin fechar

Así ha terminado la historia de Micah Xavier Johnson, el tirador -o uno de ellos- que la noche del jueves abrió fuego contra la policía durante una protesta del movimiento Black Lives Matter (“Las vidas negras importan”), matando a cinco agentes e hiriendo gravemente a otros siete, así como a dos civiles. Aunque aún se desconocen sus motivos exactos, comienzan a aparecer detalles sobre su vida.

Portavoces del ejército han confirmado que Johnson, de 25 años, tenía formación militar. Algo que muchos sospechaban tras haber visto las imágenes de su actuación: cómo se cubre tras unas columnas para evitar el fuego de la policía; cómo camina encorvado, con las rodillas flexionadas y el fusil en alto, abriendo fuego en ráfagas. Cuando un agente trata de aproximarse a él por detrás, Johnson corre hacia él, usando las columnas como protección, y le dispara a quemarropa en lo que solo cabe considerar como un verdadero cuerpo a cuerpo.

Ocho meses en Afganistán

Johnson era soldado en la reserva, formado como especialista en carpintería y albañilería. Se sabe que había recibido entrenamiento básico en armamento, pero se desconoce el alcance de su formación de combate. Sirvió en Afganistán en una brigada de ingeniería en un ‘tour’ de ocho meses, hasta mediados de 2014. Residía en la localidad de Mesquite, cerca de Dallas, donde los vecinos le conocían como alguien solitario y poco hablador que vivía con su madre. No se le conocen vínculos con ningún grupo extremista.

Fotografías de Micah Johnson sacadas de su perfil de Facebook.Fotografías de Micah Johnson sacadas de su perfil de Facebook.

En el ataque, el tirador utilizó un fusil de asalto AR-15, el arma preferida de los paramilitares estadounidenses y la misma que se utilizó en el atentado contra un club gay en Orlando el mes pasado. La actuación de Johnson fue tan desconcertante que al principio los agentes pensaron que había al menos dos -se llegó a hablar de cuatro- francotiradores implicados. Durante toda la jornada siguiente, el jefe de policía de Dallas, David Brown, siguió hablando de “sospechosos”, en plural.

Fuente: ElConfidencial.com