Wenger, pendiente de la llegada de Agüero al Madrid… y la posible salida de Benzema

Arsène Wenger no quita ojo a las decisiones que pueda tomar Rafa Benítez en el Real Madrid, siempre, claro está, con el beneplácito de Florentino Pérez, ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
1

Arsène Wenger no quita ojo a las decisiones que pueda tomar Rafa Benítez en el Real Madrid, siempre, claro está, con el beneplácito de Florentino Pérez, quien a buen seguro seguirá supervisando la confección de la plantilla y tampoco escatimará dinero en reforzarla. El veterano entrenador del Arsenal sueña con el fichaje de su compatriota Karim Benzema, de ahí que se mantenga a la espera de lo que suceda con el Kun Agüero, por el que el Madrid ya ha pedido precio al Manchester City, aunque, tal y como informamos en El Confidencial, el jeque y propietario del club inglés no sólo ha declarado intransferible al argentino, sino que le ha puesto un cheque en blanco para que no se vaya.

Además, Wenger es consciente de que para contentar a Gareth Bale, e indirectamente al propio Florentino, quien confía ciegamente en el galés, Rafa deberá alinear al exfutbolista del Tottenham por la izquierda, lo que conllevará centrar a Cristiano Ronaldo, ya sea para jugar con un 4-2-3-1 o un 4-4-2, los dos sistemas más utilizados por el exentrenador de Valencia, Liverpool, Chelsea, Inter y Nápoles. En este caso, el damnificado sería Benzema, un delantero que ha sido puesto bajo sospecha en algunas ocasión por el Bernabéu, si bien es uno de los fichajes de los que más orgulloso está el presidente del Madrid

Wenger lleva varios veranos intentando fichar un delantero que permita a su Arsenal competir de igual a igual con los grandes de Europa. Hace dos veranos pujó hasta el último momento por Luis Suárez, pero el Liverpool se negó a traspasar al uruguayo, quien un año más tarde acabó en el FC Barcelona. Los gunners no han tenido ningún reparo en anunciar cerca de 200 millones de euros en su último balance financiero. De este modo, y a la espera de poder cerrar la llegada de Peter Cech procedente del vecino Chelsea, Wenger podría destinar una importante cantidad de dinero para afrontar el fichaje de Benzema, tal y como hizo con Özil prácticamente con el mercado cerrado. 

También se ha hablado del interés del Manchester United por el internacional galo, aunque da la sensación que en este caso tiene que ver con las negociaciones que el Real Madrid está manteniendo con los dirigentes del club inglés para hacerse con el fichaje de David de Gea. El acuerdo con el guardameta español es total, prueba de su negativa a aceptar la oferta de renovación del United, pero falta concretar su traspaso con el equipo con el que aún tiene un año más de contrato. La operación rondará los 30 millones de euros y el principal obstáculo sigue siendo la negativa de Iker Casillas a ser él quien dé el paso de abandonar el Real Madrid

Rafa benítez, presentado en el santiago bernabéuRafa benítez, presentado en el santiago bernabéu

El francés, con la nueva camiseta… junto a Casillas

Volviendo a Benzema, de momento, el Real Madrid tiene claro que el francés seguirá la próxima temporada vistiendo su camiseta. De hecho, el delantero francés aparece con la nueva equipación que lucirán los blancos, si bien lo hace junto a Casillas, cuya continuidad en cambio no está asegurada, sobre todo si finalmente se concreta el fichaje de David de Gea. Cristiano Ronaldo, Ramos y Marcelo son los otros tres futbolistas del Real Madrid que acompañan a Karim e Iker en el mencionado anuncio oficial. 

“Esperaba un sofá y me han traído una lámpara”, se quejó Benítez en el verano de 2003, cuando García Pitarch, director deportivo del Valencia, contrató al mediapunta uruguayo Fabián Canobbio en lugar de renovar al lateral francés Anthony Reveillere. Claro que en aquella ocasión Rafa añadió: “Lo entendería en el caso de que me trajeran a Ronaldo o a Beckham”, dos de los fichajes que precisamente Florentino Pérez hizo para el Real Madrid.

Es decir, que por más que Benítez no tuviera exactamente el fichaje que quiera, a buen seguro que su presidente le traerá un jugador de primera fila que ampliará el potencial de su plantilla, aunque quizás no se la equilibre como a él le gustaría y surjan las primeras discrepancias entre ambos. Eso sí, tener a Benzema en el banquillo no parece una buena idea, de ahí la paciente espera de Wenger, quien ya quiso llevarse a Di María y acabó fichando a Özil prácticamente con el mercado cerrado.

Fuente: ElConfidencial – Deportes

Palabras relacionadas: