Westminster da la espalda a los europeos que viven en Reino Unido

08.02.2017 – 22:47 H. El Brexit está cada vez más cerca y los comunitarios que viven actualmente en el Reino Unido podrían tener que hacer definitivamente ...

08.02.201722:47 H.

El Brexit está cada vez más cerca y los comunitarios que viven actualmente en el Reino Unido podrían tener que hacer definitivamente la maleta. El Gobierno de Theresa May ha conseguido este miércoles su propósito: todas las enmiendas presentadas al proyecto de ley con el que se quiere solicitar oficialmente el divorcio a la Unión Europea (UE) han sido tumbadas, incluida la que pedía que se garantizaran los derechos de los europeos que viven actualmente en el país.

Se calcula que hay 2,8 millones, aunque la prensa habla de 3,5 millones porque no todos están en registrados en los consulados. Con todo, la ‘premier’ no quiere mover ficha hasta que se ofrezca primero una seguridad a los 890.000 británicos que viven en otros lugares del bloque, entre ellos, los 300.000 que residen en España.

La propuesta, presentada por Harriet Harman, peso pesado del Partido Laborista y responsable del comité parlamentario de derechos humanos, ha sido rechazada por 332 votos en contra frente a 290 a favor, en el debate que tuvo lugar este miércoles por la noche en la Cámara de los Comunes.

Tras tres intensas jornadas, sus señorías votaban la segunda fase parlamentaria del proyecto de ley con el que se quiere activar el artículo 50 del Tratado de Lisboa. Como se esperaba, el texto fue respaldado por una amplia mayoría de 494 votos a favor frente a 122 en contra, por lo que ahora pasa a la Cámara de los Lores.

Tras perder la histórica batalla legal en el Tribunal Supremo, el objetivo del Gobierno siempre ha sido aprobar la legislación por vía rápida para cumplir su autoimpuesto calendario de solicitar el artículo 50 antes de que finalizara el mes de marzo. Y en la Cámara Baja el texto no ha sufrido ningún cambio, algo que, según el nacionalista escocés Alex Salmond, no ocurría desde 1914.

Celia Maza. Londres

Un 16% de los profesores en el país son extranjeros. Muchos mencionan nuevo el clima de hostilidad xenófoba, y algunos incluso han recibido cartas de sus centros pidiéndoles que se vayan

Aparte de la que atañe a los europeos que residen en Reino Unido, entre las enmiendas que han sido rechazadas destacan:

La presentada por la oposición laborista para evitar que Reino Unido se convierta en paraíso fiscal ha sido rechazada por 336 votos frente a 289. Se solicitaba que “se mantuviera la legislación europea contra la evasión fiscal” y el “código de conducta en lo relativo a la fiscalidad de las empresas”.

Tampoco ha conseguido ser respaldada la enmienda que pedía consultar a Gibraltar antes de solicitar formalmente el divorcio. Ha sido rechazada por 338 votos frente a 288. El laborista Mike Gapes ha advertido de que España cerrará la verja a menudo.

Tampoco ha conseguido ser respaldada la enmienda que pedía consultar a Gibraltar antes de solicitar formalmente el divorcio. Gapes ha advertido que España cerrará la verja a menudo.Chuka Umunna, considerado como posible sucesor de Corbyn, tampoco ha logrado apoyos para que, antes de activar el artículo 50, el Gobierno tuviera que publicar un informe sobre el impacto que tendría el Brexit en el presupuesto del Sistema Nacional de Salud (NHS). Su intención claramente era poner en evidencia la mentira que escondía el gran eslogan que cubría todo el autobús de la campaña pro-Brexit, con el que Boris Johnson recorrió el país. Se prometía destinar los 350 millones de libras de aportación semanal al presupuesto de la UE al NHS. El hecho de que el propio Johnson, convertido ahora en ministro de Exteriores, haya votado en contra ha sido uno de los momentos más comentados de la jornada.

La propuesta de los liberal demócratas para someter a otra consulta popular el acuerdo que se cierre con Bruselas ha sido aplastada por 340 votos en contra frente a solo 33 a favor, entre ellos 18 laboristas.

Rechazada también la enmienda de los republicanos norirlandeses del SDLP, que solicitaban al Gobierno tener en cuenta el Acuerdo de Viernes Santo: 327 frente a 288.

La primera ministra británica, Theresa May, durante una reunión de gabinete en Cheshire. (Reuters)La primera ministra británica, Theresa May, durante una reunión de gabinete en Cheshire. (Reuters)

En todo momento, el Gobierno ha intentado evitar cualquier revuelta interna dentro de las filas ‘tories’. Y en este sentido, una de las concesiones más importantes ha sido la de someter a votación en Westminster el acuerdo de Brexit al que se llegue con Bruselas, antes de que el texto se mande a la Eurocámara.

Más de 20 diputados conservadores estaban dispuestos a respaldar la enmienda laborista que exigía este debate previo en las dos Cámaras. Un número peligroso, teniendo en cuenta que la débil mayoría parlamentaria del Ejecutivo se sustenta tan solo por 16 escaños. Cual capítulo de ‘House of Cards’, los rebeldes fueron citados en Downing Street apenas unas horas antes de que tuviera lugar la votación de esta enmienda. Finalmente la propuesta de la oposición fue rechazada por 326 frente a 293 votos.

¿Qué ocurrirá si Westminster vota en contra del acuerdo final? El secretario de Estado del Brexit asegura que si los parlamentarios rechazan el texto, Reino Unido abandonaría el bloque comunitario sin acuerdoLa cuestión que ahora se plantea es: ¿qué ocurrirá si Westminster vota en contra del acuerdo final? El secretario de Estado del Brexit, David Jones, asegura que si los parlamentarios rechazan el texto, Reino Unido abandonaría el bloque comunitario sin acuerdo. Se establecería la nueva relación con la UE simplemente bajo los términos de la Organización Mundial del Comercio (OMC).

La propia May ya advirtió en su día de que era preferible un “no acuerdo” a un “mal acuerdo”. Sin embargo, los expertos consultados por este diario no tienen muy claro hasta qué punto Londres podría evitar sentarse de nuevo a la mesa de negociaciones. Se abriría de nuevo el debate sobre si la notificación del artículo 50 del Tratado de Lisboa podría ser revocada. Hasta ahora, ningún país ha abandonado la UE, por lo que el proceso está lleno de interrogantes.

Entre ellos: ¿podría el Parlamento Europeo modificar el acuerdo del Brexit? Si lo hace, se obligaría a los negociadores de Bruselas a alcanzar nuevos términos y, cual partido de tenis, Londres podría volver a oponerse. En caso de que los eurodiputados respalden el acuerdo, este debe ser luego aprobado por 20 de los 27 países restantes de la UE, siempre que representen el 65% de la población europea. Aunque un acuerdo de libre comercio debe ser aprobado por unanimidad por todos los estados miembros.

Fuente: ElConfidencial.com