Zidane encuentra en Riazor más razones para dudar de Cristiano y Benzema

26.04.2017 – 23:55 H. Hace tres días, el Real Madrid perdió el Clásico. Jugaron los mismos de siempre. No hay un aficionado del equipo blanco que no se ...
publicado por
ElConfidencial Noticias avatar photo
hace karma
0,30

26.04.201723:55 H.

Hace tres días, el Real Madrid perdió el Clásico. Jugaron los mismos de siempre. No hay un aficionado del equipo blanco que no se sepa de carrerilla los once jugadores que se enfrentaron al Barça. A alguno le saldría el nombre de Pepe, a otros el de Varane y unos cuantos acertarían a decir que el acompañante de Ramos era Nacho. A partir de ahí, ni un fallo. Keylor, Carvajal, Nacho, Ramos, Marcelo, Casemiro, Modric, Kroos, Bale, Benzema y Cristiano. Tuvo momentos de buen fútbol en los que encontraron en incontables ocasiones a Ter Stegen y el marcador fue resultado, en parte, del enorme acierto del portero alemán. Pero más allá de eso, hubo jugadores que no estuvieron a su nivel, de lo contrario, probablemente el resultado habría sido diferente.

Jesús Garrido

La persona que decidió en última instancia que Bale tenía que jugar era Zidane. Claro que él tenía que confiar en su jugador. ¿Le fue sincero el galés con sus sensaciones antes del Clásico?

Indudablemente, no habría tenido nada que ver con lo que ocurrió en Riazor. No por haber jugado con los mismos futbolistas que eligió Zidane para enfrentarse al Deportivo, el final del Clásico habría sido más positivo para los intereses madridistas. Para competir contra el Barça hay que valorar muy bien quién debe saltar al campo. El entrenador madridista lo tenía claro. Hay quien no lo ve con tanta claridad como el entrenador, que es el responsable último de tomar la decisión de a quién seleccionar. Lo que indica el 2-6 al Deportivo es que lo que tiene Zidane a su alrededor es una plantilla de un valor incalculable y que no todos los días decisivos deben aparecer sobre el campo los mismos protagonistas.

El domingo, Cristiano y Benzema empezaron el partido, Benzema no lo acabó. ¿Su participación hizo indicar que deben ser insustituibles? No, en absoluto. Ni uno ni otro han alcanzado en toda la temporada la excelencia a la que han acostumbrado al Madrid en estos ocho años que llevan juntos. Sin embargo, su estatus de estrellas protegidas por el presidente les permite poder tener partidos por debajo de su nivel y que la complicidad de sus entrenadores y del máximo mandatario no varíe ni lo más mínimo. Otra cosa es de parte de la afición, que a veces duda de ellos. No lo hace con resquemor, sino con el convencimiento de que en la variedad está el gusto.

En Gijón, el Madrid las pasó canutas para ganar y solo la lucidez de Isco permitió llegar al Clásico con tres puntos de ventaja, los cuales ya no existen, claro. En A Coruña, Zidane volvió a realizar unas permutas radicales en el once. Nueve cambios con respecto a los habituales titulares. ¿Qué pasó? Que esta vez, el Madrid jugó un fútbol delicioso, de una exquisitez propia de la jet-set de este deporte. La lógica impera: si juntas a jugadores que atesoran en sus piernas (y en sus cerebros) una calidad suprema, las posibilidades de jugar un fútbol excelente se acrecientan. Más allá del agujero en la defensa, que sigue presente y no hay manera de taponarlo, el partido de los jugadores de mediocampo hacia delante fue tan bueno, que hasta a Zidane le dieron igual esos dos tantos recibidos.

Otro excelente partido de Isco. (Reuters)Otro excelente partido de Isco. (Reuters)

El entrenador tiene donde elegir si en algún momento le diera por cambiar de idea y jugar contra el Atlético de Madrid con otros que no fueran “los mismos once cabrones de siempre”, como diría Toshack. Desde Mateo Kovacic hasta Álvaro Morata, todos son potenciales titulares en esa eliminatoria de la Copa de Europa. Si a Zidane le diera por reforzar el centro del campo, Kovacic encajaría como anillo al dedo. Su despliegue físico destroza oportunidades del contrario y las conducciones precisas y veloces que realiza eliminan líneas de presión en un par de segundos. Jugó como único pivote, como único centrocampista puro y duro y se comió él solo a toda la medular blanquiazul.

E. Marín

Por más que diga el presidente del Real Madrid -y del grupo ACS-, el palco del Bernabéu es un influyente lugar de reunión. Basta con ver quiénes lo ocuparon el sábado

A partir de ahí, el grupo de cuatro mediapuntas que acompañaba a Morata se divirtió sobre Riazor como un grupo de niños con juguetes nuevos el día de Reyes. Hasta tal punto fue alto su nivel, que el menos destacado fue Marco Asensio, que sigue siendo anunciando un futuro mejor jugador del mundo en cada movimiento. Isco volvió a ser el mejor. Marcó el quinto, una anécdota en comparación con su actuación en conjunto. A Isco le gusta la responsabilidad de tener que echarse sobre sí mismo a todo el equipo, aunar en su imaginación la creatividad y la organización ofensiva de sus compañeros y que, como si fuera la Puerta del Sol, de él saliesen todos los caminos hacia el gol. Con el suyo, ya es el tercer máximo goleador en Liga, superando a Benzema, eso dice mucho.

Y a James se le caen los goles. A veces no luce, no aparece con asiduidad en el juego, pero genera muchísimo peligro siempre. Marcó dos goles más al Deportivo, tres en tres días, nueve en total. Marca o asiste una vez cada 77 minutos. Lucas no está tan bien últimamente, le falta algo, quizá ritmo, quizá motivación, quizá otra cosa que desconocemos, pero no es el mismo de principio de temporada y, con todo, volvió a aparecer para marcar un gol y tener otras dos clarísimas ocasiones. Y Morata. Lo de Morata es otra historia. Lleva más goles que Benzema habiendo jugado 1.100 minutos menos. Hizo uno y pudo hacer otros tres. Todos ellos se postulan para jugar contra el Atlético. Pero nada, jugarán los mismos de siempre.

Ficha técnica

2 – RC Deportivo: Lux (Tyton, min.46); Juanfran, Sidnei, Arribas, Luisinho; Álex Bergantiños, Guilherme; Carles Gil, Emre Çolak, Kakuta (Navarro, min.46); y Florin Andone.

6 – Real Madrid CF: Kiko Casilla; Danilo, Nacho, Varane (Álvaro Tejero, min.88), Marcelo; Isco (Casemiro, min.78), Kovacic, James; Lucas Vázquez, Morata y Asensio (Mariano, min.78).

Goles: 0-1, min.1: Morata. 0-2, min.14: James. 1-2, min.35: Andone. 1-3, min.44: Lucas Vázquez. 1-4, min.66: James. 1-5, min.77: Isco. 2-5, min.84: Joselu. 2-6, min.87: Casemiro.

Árbitro: Sánchez Martínez, del colegio murciano. Mostró amarilla a Alejandro Arribas (min.66), Joselu (min.92) y Çolak (min.93), del Deportivo; y a Isco (min.68), del Real Madrid.

Incidencias: Partido de la trigésima cuarta jornada de LaLiga Santander disputado en el estadio de Riazor ante 26.788 aficionados según el Deportivo.

Fuente: ElConfidencial – Deportes