Zidane fortalece el físico del Madrid para no acabar fundido como Benítez y Ancelotti

24.07.2016 – 05:00 H. Este sábado se encargó personalmente de anunciarlo de manera oficial. Ya se daba por hecho, pero Cristiano Ronaldo despejó cualquier ...

24.07.201605:00 H.

Este sábado se encargó personalmente de anunciarlo de manera oficial. Ya se daba por hecho, pero Cristiano Ronaldo despejó cualquier duda al afirmar con total contundencia que no estará presente en la final de la Supercopa de Europa. La cita contra el Sevilla es el 9 de agosto (en Trondheim) y el atacante está citado el 10 para iniciar la pretemporada. No ha habido debate, ni se ha planteado que realice intensos trabajos de recuperación para que pueda estar listo para tan importante cita. Zidane no quiere correr el más mínimo riesgo, ni con él ni con nadie. Igual que su inquietud por hacer una buena pretemporada, con cargas de trabajo potentes, está fuera de toda duda. No quiere que le suceda como a sus antecesores en el cargo, que sufrieron en carnes propias malas planificaciones y terminaron fundidos. En la calle…

Kike Marín

El fichaje de André Gomes por el Barça cuando el jugador del Valencia era supuestamente pretendido por el Real Madrid confirma los tejemanejes del representante portugués

“Necesitábamos mejorar físicamente”, dijo el entrenador francés pocos días después de hacerse cargo del equipo a principios de año. Insiste siempre en “el trabajo” como arma fundamental para alcanzar los objetivos. En una palabra, el buen estado físico del Real Madrid es una obsesión para Zidane, que considera vital completar una pretemporada en condiciones para más adelante poder pelear por todo. Lo que no pudieron conseguir sus antecesores en pasadas campañas. En el último ejercicio de Ancelotti, las lesiones musculares devastaron la plantilla, que se fue desinflando sin remedio poco a poco. El galo ha vivido desde cerca lo que les pasó a sus colegas y no quiere repetir errores de planificación. La apuesta personal para cerrar el fichaje de Antonio Pintus no es un capricho de Zizou. Considera que el prestigioso preparador físico es esencial para alcanzar el éxito. Con Rafa pasó lo mismo. “Los datos demuestran que algo se está haciendo terriblemente mal. Desde el inicio de la temporada ha habido 22 lesiones musculares”, denunció Carlo en marzo pasado en una columna publicada en ‘Sina Sportis’.

Rafa Benítez ya avisó hace un año de lo que finalmente pasó. “La pretemporada puede ser complicada por los viajes tan largos” que hizo el equipo en el arranque del curso. Primero Australia y a continuación China. Días en los que el jugador debe llenar el depósito de energía, se dedicaron a otra cosa. Ya se sabe, potenciar la marca blanca en otros mercados, algo que le encanta a Florentino Pérez. Pasó que meses más tarde el equipo flaqueó. “No estábamos bien físicamente; viajamos más que entrenamos”, denunció Luka Modric, cuando el entrenador madrileño ya había sido liquidado por el presidente unos días antes. El ahora estratega del Newcastle tenía diseñada una minipretemporada para el mes de enero a la vista del estado físico del plantel. No le dio tiempo a ejecutar su plan…

Imagen de un entrenamiento del Real Madrid en Montreal (EFE)Imagen de un entrenamiento del Real Madrid en Montreal (EFE)

El criterio empresarial

Un año antes pasó lo mismo. O algo parecido. El equipo inició la temporada como un tiro, al menos con una velocidad de crucero constante. En diciembre de 2014 el Real Madrid ganó el Mundial de Clubes con bastante solvencia, con buenas perspectivas entonces para pelear por los grandes títulos que se disputarían más tarde. Pero las previsiones se fueron por el desagüe muy pronto. El equipo se quedó con las energías justas, el Barcelona metió la directa de manera implacable y los tres trofeos principales se fueron a las vitrinas del Camp Nou. El 4-0 sufrido en febrero de 2015 en el Vicente Calderón, con una exhibición de poderío físico de los rojiblancos y una paupérrima actuación de los blancos, fue el principio del fin de Ancelotti. La posterior fiesta de cumpleaños de Cristiano Ronaldo fue el remate. No conviene olvidar que como campeón de la Champions, el Real Madrid disputará el Mundial de Clubes en diciembre. Con largo viaje de ida a y vuelta a Japón.

José Manuel García

En el interior del Real Madrid, de momento, las prisas por traspasar a James Rodríguez se han diluido y, salvo oferta fuera de mercado, no se contempla a corto plazo

Zidane tiene claro que para que cuando los títulos se disputen de verdad, es absolutamente básico completar un buen trabajo durante la pretemporada, lo que no ha sucedido en años anteriores, cuando se impuso claramente el criterio empresarial al deportivo. En estos primeros días de trabajo en Montreal, varios futbolistas han sufrido especialmente el exigente método de trabajo del nuevo ‘profe’ del Real Madrid. El técnico ya sufrió en carnes propias, cuando era jugador de la Juventus, el exigente y estricto método de su nuevo asistente. Ahora quiere que su tropa padezca lo mismo que él en aquella época para diseñar un equipo poderoso en el aspecto físico, lo que no fue en las últimas temporadas.

Varios jugadores ya sufren el exigente trabajo diseñado por Antonio Pintus, preparador físico del equipo (EFE)Varios jugadores ya sufren el exigente trabajo diseñado por Antonio Pintus, preparador físico del equipo (EFE)

Cultura del esfuerzo

Tiene una bien ganada reputación en el mundo del fútbol. Por algo Zidane le echó el lazo a Antonio Pintus en cuanto pudo. Buen ejemplo es que en 2010, cuando se le vinculó con la Juventus -finalmente fichó por el Inter de Milán-, diferentes medios de comunicación informaron sobre el interés de Rafa Benítez en reclutarlo para su equipo de trabajo. Entonces, el actual preparador físico del Real Madrid trabajaba con Zola en el West Ham. Los caminos del entrenador madrileño y Pintus no se cruzaron entonces, pero ese interés de Benítez pone de manifiesto que el trabajo de este profesional siempre ha sido muy bien valorado.

Aunque su severo sistema provoca que algún futbolista acabe con la lengua fuera más de una vez, Pintus sabe sacar a tiempo la mano izquierda para conseguir una buena conexión profesional con el colectivo. Más de una vez dijo en el pasado que para hacer un buen trabajo es necesario tirar de psicología para alcanzar esa necesaria cercanía con el futbolista. Es de transmitir mensajes a través de determinados gestos. Por poner un ejemplo, durante su etapa en el Olympique de Marsella, se desplazaba desde su casa al lugar de entrenamiento corriendo, repitiendo cuando tocaba hacer el camino inverso. Más de 20 kilómetros diarios acumulaba en sus piernas con el fin de demostrar al grupo que era -y es- un tipo comprometido con su trabajo. Cultura del esfuerzo que quiere inculcar desde el primer día en sus nuevos alumnos…

Fuente: ElConfidencial – Deportes