Zidane recupera la mejor versión de un Isco que hundió Rafa Benítez

06.02.2016 – 05:00 H. Fue aparecer Zidane en escena y cambiar el paso de un Real Madrid que navegaba a la deriva en el anterior escenario. Las sonrisas se ...

06.02.201605:00 H.

Fue aparecer Zidane en escena y cambiar el paso de un Real Madrid que navegaba a la deriva en el anterior escenario. Las sonrisas se extendieron en el vestuario y esa alegría -al menos por el momento- se ha trasladado al terreno de juego, donde el equipo luce mucho más que con Rafa Benítez, señalado por los peloteros como responsable del mal juego y unos resultados que no eran satisfactorios. Uno de los futbolistas que más ha agradecido el cambio de entrenador es Isco Alarcón, que ha pasado a ser indiscutible cuando en la última etapa del anterior entrenador vivió alejado del césped.

La vida de Isco con Rafa Benítez se fue deteriorando poco a poco, estallando por los aires la relación entre ambos el 21 de noviembre. Aquel sábado el Barcelona profanaba el Santiago Bernabéu (0-4), aplastando a un equipo sin alma y con un once en el que no estuvo el malagueño ante la sorpresa de muchos. ¿Qué pasó? Aquella semana el mediocampista completo una más que notable serie de entrenamientos, dándose por hecho que ante el equipo de Luis Enrique formaría de inicio, pero cuando llegó la hora de la verdad, el entonces entrenador del Real Madrid apostó por un James Rodríguez que ya transmitía preocupantes señales. El equipo azulgrana superó sin despeinarse a un rival menor aquel día, mientras germinaba el desencuentro definitivo entre Isco y Rafa Benítez.

El cabreo de Isco aquel día fue de grandes e importantes proporciones. No entendió que su esfuerzo no fuera recompensado cuando llegó la hora de la verdad, mientras el colombiano, que ahora parece estar en fase de recuperación, encontraba un premio que no se ganó los días previos al gran Clásico. El internacional español hizo llegar su malestar a Rafa Benítez, cayendo poco a poco en desgracia a partir de ese instante. Isco pasó a integrar claramente la ‘unidad de quemados’, que acabó siendo multitudinaria. Hasta terminar siendo fijo en el banquillo de los suplentes y con una incidencia prácticamente residual en el Real Madrid.

Cuando Bale esté de vuelta, Zidane deberá elegir entre James e Isco (EFE)Cuando Bale esté de vuelta, Zidane deberá elegir entre James e Isco (EFE)

El ‘protegido’ James

Como sucedió con Carlo Ancelotti, Rafa Benítez recibía ‘consejos’ de las alturas y ya se sabe que James Rodríguez tiene una consideración especial por la millonada que costó y su repercusión mediática a nivel mundial. El mediocampista sudamericano está empezando a recuperar la forma deseada, cuando en la anterior etapa su productividad era muy escasa. Isco llegó a un punto en el que prácticamente arrojó la toalla, consciente de que por mucho que trabajara, cuando llegara el momento de elegir once, su técnico no contaría con él. Isco acabó decepcionado con Rafa Benítez al no sentirse justamente tratado.

Se acercaba el mercado de invierno y las informaciones sobre Isco se multiplicaban. Se le colocaba en diferentes clubes, en Italia o en Inglaterra, sabedores sus pretendientes de su complicada situación en el Real Madrid de Rafa Benítez. Pero optó por aguantar y seguir vestido de blanco. La destitución del técnico y la llegada de Zidane hicieron el resto. Su estatus con el estratega francés ahora es de protagonista, cuando antes acabó siendo de simple extra. Vuelve a sonreír disfrutando con el balón y su recuperación para la causa se presume vital para que el equipo luche por la Champions League y siga agarrado a una Liga que a día de hoy está claramente teñida de azulgrana.

El regreso de Bale, ya en la fase final de su rehabilitación tras sufrir la enésima lesión muscular, colocará a Zidane en la tesitura de tener que elegir entre James e Isco, pues ya dejó claro el francés que el tridente ofensivo no se tocaba. Sabe el español, por razones obvias, que parte en desventaja si el sudamericano está en plenitud, pero también tiene claro que el escenario actual nadie tiene que ver con el de antaño y que Zizou le dará su lugar. Un espacio preferencial. Ya lo dejó claro el propio técnico, cuando subrayó que “James e Isco son muy buenos e importantes futbolistas, a los que hay que dar cariño y confianza”.

Fuente: ElConfidencial – Deportes