Zidane tenía tanta prisa por entrenar al Madrid… que invadió el despacho de Benítez

09.01.2016 – 05:00 H. “Todo va muy deprisa esta semana. El lunes estaba pensando en preparar un partido del Castilla de Segunda B y por la tarde todo ...

09.01.201605:00 H.

“Todo va muy deprisa esta semana. El lunes estaba pensando en preparar un partido del Castilla de Segunda B y por la tarde todo cambió”, explicó Zinédine Zidane en su segunda rueda de prensa como entrenador del Real Madrid, la previa a estrenarse contra el Deportivo en el Bernabéu. “Hay que darse cuanta de lo que está pasando, es increíble, pero estoy preparado para esta etapa. No dudo de nada”, añadió el francés con la misma seguridad con la que controlaba y manejaba el balón en su exitosa y brillante etapa de jugador, los últimos cinco años con la camiseta del Real Madrid.

Lo cierto es que Zidane fue muy sincero y su sonrisa permanente durante toda la comparecencia ante los medios no sólo delató la ilusión que le hace dirigir al primer equipo del Real Madrid -esa “lotería” que, según Hitzfeld, le ha tocado-, sino también las ganas que tenía de dar el salto desde el Castilla. Prueba de sus ansias es que cuando Rafa Benítez acudió el pasado miércoles a la Ciudad Deportiva de Valdebebas para recoger sus cosas se llevó la sorpresa de que Zizou ya había ocupado su despacho. El francés, que en su precipitada presentación del lunes por la tarde se olvidó o ignoró mencionar al técnico saliente, tampoco dudó en despacharle literalmente. En lugar de quedarse un par de días en el que él tenía hasta ese momento asignado como técnico del Castilla, ni esperó a que el madrileño dejara libre el suyo, algo que evidentemente no sentó nada bien a Benítez.  

“Me gustaría desear todo tipo de suertes a Zinedine Zidane, mi sustituto, y a todo su equipo de trabajo”, escribió Rafa en su breve pero elegante carta de despedida. “Su suerte será la de nuestro Real Madrid, al que deseo todo lo mejor”, añadió con una educación que le honra, pues motivos le dieron para no serlo. Unas semanas antes, cuando Florentino Pérez ya le había empezado a mover la silla por más que el presidente lo negara y el técnico no se lo creyera, Benítez no dudó en señalar sobre Zidane que “es un buen entrenador que está en la fase de crecer. Nuestra relación es buena, normal, intercambiamos comunicación sobre los jugadores que suben y bajan. Nada más”. Y nada menos, sí. 

Rafa Benítez, en su despacho de Valdebebas (RealMadrid.com).Rafa Benítez, en su despacho de Valdebebas (RealMadrid.com).

No es Guardiola, pero tampoco es tonto

“De momento no tengo ningún preocupación. Sé dónde estoy, sé que es un cargo complicado, pero estoy preparado y eso es lo más importante. Cuando estás preparado, el resto viene solo”, dijo Zidane, quien, a diferencia de lo que alguna vez se ha dicho de él dentro del propio Real Madrid, está demostrando que no tiene un pelo de tonto. “Cuando veo a este equipo y su calidad estoy muy convencido de que las cosas van a salir bien”, añadió por si alguien tenía o tiene alguna duda de lo acertada que ha sido su elección como sustituto de Benítez.  

Sin ser Guardiola, se da la circunstancia de que Pep también empezó entrenando al filial del Barcelona y también en Segunda División B, con la diferencia de que el catalán lo hizo campeón y logró el ascenso a Segunda ese mismo año, mientras que Zizou no fue capaz ni de clasificar al Castilla para el ‘play-off’. Al igual que el ahora entrenador del Bayern, que después de ese año en el Barça B sustituyó a Frank Rijkaard en el banquillo del Camp Nou, José Mourinho fue la alternativa que entonces tanteó Joan Laporta y que ahora le hubiera gustado poder tantear a Florentino Pérez.  

Aunque no pueda reconocerlo, el presidente del Real Madrid no tenía claro de que ahora mismo Zidane fuera el técnico apropiado para sustituir a Benítez, pero si algo transmite el francés es confianza. “Lo que te dan eso son los jugadores”, dijo ayer ante la prensa. “Por eso estoy contento, porque veo al equipo muy muy muy bien. El entrenamiento de hoy ha sido muy bueno y voy a dormir muy bien. Yo estoy feliz y contento y veo que ellos también. Me siento fuerte. Vamos a ir de frente a por todo lo que nos encontremos”, añadió siempre con una sonrisa de oreja a oreja. 

Zidane, durante el entrenamiento con el Real Madrid. (EFE)Zidane, durante el entrenamiento con el Real Madrid. (EFE)

Un discurso básico, pero cargado de ilusión

Como era de esperar, el discurso del francés fue muy básico, aunque se antoja que suficiente para una plantilla como la del Real Madrid. “Lo que pienso y lo que vamos a hacer es que cuando no tenemos el balón vamos a trabajar todos. Tengo la idea de eso y voy a pasar ese mensaje. No puedes tener a uno, dos o tres jugadores que no defienden. Y cuando tenemos el balón a jugar. La mejor manera para no defender es tener el balón”, explicó Zizou. “Van a jugar los tres de arriba, pero cuando no tengamos el balón vamos a trabajar todos”, dijo en referencia a Cristiano, Bale y Benzema.

En realidad, el vestuario del Real Madrid no es nuevo para Zidane, pues hace tres temporadas fue ayudante de Carlo Ancelotti. “Hoy soy el máximo responsable del equipo, pero con Ancelotti tenía la confianza de los jugadores y lo pasé muy bien. Yo era el segundo, veía, estaba muy callado, hablaba aparte con los jugadores a veces y tras los entrenamientos hacía también trabajo individual con alguno de ellos. Pero ahora soy el número uno”, explicó.

A diferencia de Benítez, Zizou no se equivocó al hablar de Cristiano: “Es más que intransferible. Es el alma de este equipo, del madridismo. Mientras esté aquí no se va a marchar”, dijo sobre el portugués. “Va a jugar en la banda, como sea. A Cristiano le voy a decir pocas cosas. Sus números hablan por él y lo que quiero es que esté contento y a gusto. ¿Qué si va a tirar las faltas? Claro que sí”. En ese momento a más de uno le vino a la cabeza la imagen del propio Zidane lanzando las faltas. Y es que, se quiera o no, de momento la imagen del francés sigue asociada con el gran futbolista que fue. Veremos si dentro de un tiempo también se le empieza a ver también como a un gran entrenador. Zizou no es Guardiola, pero, como Pep, no tiene un pelo de tonto. 

Alineaciones probables:

Real Madrid: Keylor Navas; Carvajal, Pepe, Sergio Ramos, Marcelo; Kroos, Modric, Isco; Bale, Cristiano Ronaldo y Benzema.

Deportivo: Lux; Juanfran, Arribas, Sidnei, Fernando Navarro; Álex Bergantiños, Pedro Mosquera; Fede Cartabia, Luis Alberto, Fayçal Fajr; y Lucas Pérez.

Árbitro: Pérez Montero (colegio andaluz).

Estadio: Santiago Bernabéu.

Hora: 20.30. Canal+Liga. 

Fuente: ElConfidencial – Deportes

Palabras relacionadas: