Embarazos en Venezuela se han vuelto epidémicos

Las mujeres embarazadas, en su mayor parte primerizas y menores de edad, han aumentado de manera exponencial en Venezuela, en buena parte por la escasez de ...
publicado por
Enrique Gutierrez avatar photo
hace karma
1,70
Embarazos en Venezuela se han vuelto epidémicos

Las mujeres embarazadas, en su mayor parte primerizas y menores de edad, han aumentado de manera exponencial en Venezuela, en buena parte por la escasez de productos anticonceptivos. A pesar de su estado, para tratar de conseguirles pañales a sus futuros bebés, durante días estas mujeres se debaten a manotazos y empujones en las colas que envuelven manzanas enteras.

Cuando logran llegar al punto de venta racionada, únicamente consiguen frustración: “Por orden de la Guardia Nacional, solo se venden pañales para niños que hayan nacido y deben traer la partida de nacimiento”.

En esas circunstancias, de acuerdo con testigos consultados, muchas veces logran conseguir algunos pañales quienes tienen la suerte de poseer dólares o pesos colombianos.

Venezuela es hoy el país de Suramérica con mayor número de embarazos infantiles.

Además, ante la escasez aguda de anticonceptivos, una educadora prenatal reveló a Diario Las Américas que las mujeres “ahora están utilizando la esterilización como método anticonceptivo”.

En algunos supermercados y establecimientos a veces se permite la “venta libre” de pañales a mujeres embarazadas siempre que lleven un informe médico que acredite su estado y una ecografía reciente. Sin embargo, solamente les venden la talla de pañales que haya en ese momento y no la que necesitan.

Los pañales son el producto más buscado por las embarazadas. Les siguen las toallas húmedas, leche y vitaminas como ácido fólico, hierro y calcio, todos los cuales también escasean.

De acuerdo con la encuestadora Datanálisis, en Venezuela escasea uno de cuatro productos básicos, además, esta misma firma reveló que los venezolanos, como promedio, pasan al menos seis horas de las semana en colas.

Todas las embarazadas pasan por situaciones difíciles para conseguir medicamentos, sin distinción de su profesión, ocupación o nivel socioeconómico.