¡5 CONSEJOS PARA ESTUDIAR MEJOR!

1. PREPÁRATE MENTALMENTE: Piensa en cómo te preparas para hacer algo que realmente te gusta, como ver películas o jugar a tu juego favorito, por ejemplo. ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
2
1. PREPÁRATE MENTALMENTE: Piensa en cómo te preparas para hacer algo que realmente te gusta, como ver películas o jugar a tu juego favorito, por ejemplo. ¿Cómo preparas todo alrededor? ¿Cuál es la postura que adoptas? ¿Generalmente rechazas comidas que te encantan para no interrumpir esa película que te estás viendo o ese videojuego que tanto te encanta? Bueno, piensa que cuando vas a estudiar estás viendo tu película favorita o que vas a jugar en tu Xbox.
También podría interesarte:

La idea es que “pidas prestada” la emoción positiva que te genera algunas de esas acciones, y que la apliques a la acción de estudiar. ¿El propósito?: En este caso, es para que estudiar sea menos aburrido por asociación y por ende menos desagradable. Además, un ambiente agradable puede ayudarte a sentirte mejor mentalmente, por lo que el lugar en el que vas a estudiar; no necesariamente tiene que ser un lugar aburrido. Si te logras acomodar bien en tu habitación, colocas una buena música, te preparas un buen refresco o algo caliente, dependiendo de tu preferencia, la experiencia de estudiar entonces será algo definitivamente diferente.

2. CONOCE TU RITMO: La verdad es que no hay un ritmo perfecto, y cada persona estudia y avanza a su manera. Lo importante es saber cuál tu método y tu ritmo; y recuerda que si eres una persona muy minuciosa y te toma más tiempo para estudiar, tienes que reservar un período más largo para esta actividad.

Pero independientemente de que necesites mucho o poco tiempo para tener más o menos la disponibilidad suficiente en tu agenda, no te olvides que dar pequeños pasos es supremamente importante. Por lo tanto, se pueden establecer “horarios de recreo” (los cuales podrían ser diez minutos cada hora); durante las sesiones de estudio y gradualmente puedes comenzar a aplazar los “horarios de recreo”, pasando de hacerlo cada hora; a hacerlos cada hora y media, y así escaladamente; hasta que te sientas más concentrado en tus estudios.

3. SACA PROVECHO DE TU MEMORIA: Saber cómo funciona la memoria humana puede ayudar mucho en estas horas. Los estudios han demostrado que en el caso de un texto, por ejemplo, la gente recuerda mejor las primeras y últimas cosas que leen, tienen más dificultades para recordar con claridad el contenido de la “mitad”. Lo mismo se aplica a las actividades durante todo el día.

Y no hay necesidad de cambiar esto, porque nuestros cerebros están programados para procesar la información de esa manera. Así que para sacar un mejor provecho de esto a la hora de estudiar, tratar de organizar el contenido para que los temas más importantes se vean concentrados al principio y al final de tu sesión de estudio.

4. PLANIFICACIÓN: Independientemente de lo que tengas que estudiar; sea para un examen o un simple quiz, del cual no se requiera mucho esfuerzo, siempre es bueno tener un plan de cómo vas a hacer para prepararte. Una forma de hacer esto es dividir todo el contenido en bloques más pequeños, los cuales pueden ser diferentes temas de la asignatura que te encuentras estudiando.

Esto puede ayudarte a comprender más fácilmente los elementos más importantes del texto, además de memorizar palabras o aspectos clave. Con este método, puedes utilizar estos pequeños bloques de información para crear una base de datos mental a la que puedes acceder cuando lo necesites. Aquí también funciona la vieja técnica de asociar términos complicados con palabras y frases divertidas para agudizar la memoria.

5. MAPA MENTAL: Crear diagramas también puede ayudar a recordar la información más fácilmente. Por lo tanto, a partir de un concepto principal, los aspectos menos importantes se relacionan progresivamente a través de pequeños mapas; creando subcategorías. En ellos, puedes incluir cualquier término o idea que consideres importante, siempre y cuando el conjunto te ayude a organizar mejor la información.
Los mapas mentales o diagramas; son simples y fáciles de crear, y te darás cuenta de que son mucho más eficientes que las listas convencionales. Pueden ayudarte a recordar un mayor volumen de información, debido a la forma en que fueron creados, basados en una línea específica de razonamiento. Trata elaborar uno la próxima vez que tengas que estudiar para un examen de historia o literatura.

Déjanos tus comentarios… son muy importantes para nosotros.