!ARAÑAS BEBÉS CANÍBALES SE COMEN A SU MAMÁ!

Foto Crédito: JORGE ALMEIDA/FLICKR (CC BY-NC-ND 2.0) La mayoría de las madres harían cualquier cosa por sus hijos, y si bien podría significar que ellas ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
11,50

Foto Crédito: JORGE ALMEIDA/FLICKR (CC BY-NC-ND 2.0)

La mayoría de las madres harían cualquier cosa por sus hijos, y si bien podría significar que ellas den su vida por sus hijos, servir como comida para ellos podría ser algo extremo. Después de dar a luz, estas madres araña regurgitan la comida para sus crías y luego se dejan consumir literalmente por ellas, haciendo el último sacrificio para el éxito reproductivo.

También podría interesarte:

La entomóloga Mor Salomon, de la Universidad Hebrea de Jerusalén en Israel estudió recientemente este proceso de auto-sacrificio (conocido como matrifagía)- para observar los cambios toman lugar en el cuerpo de la madre mientras se prepara para se devorada.

Salomon encontró estos especímenes de arañas, mientras analizaba sus telarañas, las cuales las arañas tienden a envolver en arbustos bajos. Salomon buscó cerca de los cauces secos en el desierto de Negev, en el sur de Israel. Estas telarañas a menudo están asociadas con retiros cónicos, que son como huecos de seda hilada. Aquí es donde las madres vienen a poner sus lotes de huevos. Cuando las crías eclosionan, la madre tiene que perforar el capullo de seda para liberarlos. Entonces ella deja de comer por el resto de su vida (que no es mucha la que le queda).

Como Susan Milius explicó: “En aproximadamente dos semanas, ella alimenta docenas de crías; regurgitando un líquido transparente. Este alimento consiste en una mezcla de lo que queda de sus últimas comidas, más la suma de un poco de sus propias entrañas.

EN LA ETAPA FINAL DEL PROCESO LA MADRE SE CONVIERTE EN COMIDA: Pero curiosamente, Salomon y su equipo han descubierto que el cuerpo de la madre comienza la preparación para este evento con antelación, cuando el tejido de su abdomen comienza a descomponerse y a suavizarse mientras ella todavía está cuidando sus huevos.

Esto significa que una vez que su bebés nazcan, el tejido en su intestino es lo suficientemente suave para que ser perforado, y comenzar a ser comido, incluso con esas bocas tan pequeñas. Y así, la canibalización de la mamá comienza.

Milius de Science News describe la sangrienta escena: “A medida que el líquido brota de la boca de la mamá, las arañitas compiten por la posición, pululando por encima de su cabeza como una mascarilla de perlas de color caramelo.”

Sin embargo, para la madre, esto es básicamente lo que ella ha estado esperando hacer durante toda su vida. Es el único evento reproductivo en toda su vida, y ella va a estar completamente segura de que su descendencia obtenga los nutrientes necesarios. Incluso si eso significa suicidarse.

“Ella no hace ningún intento por escapar”, dijo Salomon a Science News. “Si le tocas una pierna, ella tira de ella. Lo que significa que definitivamente se encuentra con vida.”

Durante muchas horas, las docenas de crías drenan sus entrañas. Cuando todo está dicho y hecho, la madre ha contribuido casi con un 4 por ciento de su masa corporal para alimentar a sus crías de araña, que ahora, presumiblemente, tienen la fuerza necesaria para seguir adelante en la vida.

Curiosamente, el un órgano que no le devoran es el corazón. El equipo ha reportado sus hallazgos en la The Journal of Arachnology.
Puede sonar como un inicio saludable y rico en proteínas para la vida de estas jóvenes arañas, pero todavía me está asustando a pensar en ello. Aun así es bastante aterrador el hecho de pensar que estas arañas comienzan su vida asesinando a sus madres, y mucho peor es pensar que hay otras criaturas extrañas que también participan en la matrifagía.

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.
Palabras relacionadas: