CONOCE AQUÍ LOS ASPECTOS MÁS EXTRAÑOS DE JAPÓN

Foto Crédito: Pixabay Japón puede ser un lugar extraño. Ningún otro país en el mundo ha experimentado una confluencia de la tradición, la tecnología y la ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
2,50

Foto Crédito: Pixabay
Japón puede ser un lugar extraño. Ningún otro país en el mundo ha experimentado una confluencia de la tradición, la tecnología y la cultura. Hay quienes tienden a ver a Japón simplemente como la cuna del anime y el manga; otros tienden a verlo como un país de artes marciales; también hay quienes lo miran como un país de robots y tecnología.

También podría interesarte: 
CONOCE LAS ENFERMEDADES MÁS ATERRADORAS QUE NO QUISIERASTENER

Bueno, en realidad es todo lo mencionado anteriormente y mucho más que eso. Es un país que aún conserva sus costumbres y que las ha mezclado con un sinfín de tribus urbanas juveniles. Japón es un país que por su condición geográfica se encuentra aislado del resto del mundo; lo cual hace que tenga costumbres muy diferentes y que en ocasiones la gente foránea no sabe comprender. Sin más ni menos, En Mis Curiosidades les presentamos algunas de esas costumbres del país del sol naciente:

HIKIKOMORI, JÓVENES QUE VIVEN AISLADOS:

Foto Crédito: commons.wikimedia.org

Los hikikomore son los ermitaños modernos de Japón, y no son para nada viejos, y tampoco han llegado a ese punto porque la gente les rechace. En su mayoría son adolescentes descontentos y veinteañeros, aislados casi por completo de la sociedad. No existe una explicación precisa del porqué del aumento de los hikikomore en los últimos años. Sin embargo hay varios factores conocidos que pueden estar contribuyendo a que esto suceda; entre ellos el auge de Internet, las presiones académicas intensas y padres dispuestos a tener a sus hijos en casa hasta la edad adulta. Los psiquiatras simplemente pueden ayudar a asesorar a este grupo conocido como “el millón perdido”.

EL CRIMEN EN JAPÓN:

Aunque las leyendas acerca de la mafia Yakuza son bastante frecuentes, la verdad es que los índices de criminalidad son particularmente bajos en Japón. Es ilegal poseer un arma de fuego, e incluso las espadas ceremoniales deben estar registradas con la policía. El país cuenta con la segunda tasa más baja de homicidios en el mundo, sólo por detrás de Mónaco (un país de alrededor la mitad que el Central Park de Nueva York). Si alguna vez tienes la desgracia de llegar a ser juzgado en Japón, por pequeño que sea el crimen, tenlo por seguro que irás a la cárcel; ya que Japón es un país en el que se castiga duramente el crimen. La pena capital es practicada en Japón, y se ejecutan más o menos dos o tres personas por año. A diferencia de la mayoría de los otros países, a los condenados a muerte no se les informa que van a ser ejecutados; sino hasta el último momento. A la familia tampoco se le informa; ni al padre, ni la madre, ni hermanos. Además tiene unos métodos de ejecución no muy convencional; como la muerte por ahorcamiento; que aún se practica allí.

KODOKUSHI:

Foto Crédito: Pixabay
Nada parece ser más trágico que morir solo, sin embargo, esto sucede en Japón todo el tiempo. Uno de los infortunados efectos secundarios de tener una de las poblaciones más viejas del mundo (uno de cada cinco japoneses son mayores de sesenta y cinco, muchos de ellos bien entrados en los años ochenta y noventa) es que las personas tienden a morir en su casa. A menudo pasan muchos meses para que las demás personas se den cuenta que estos individuos han muerto, o incluso años, a este fenómeno se le conoce como “kodokushi”, las muertes solitarias. Miles de casos como estos ocurren en Japón cada año, sobre todo entre los hombres que tienen pocos lazos sociales. A veces los cadáveres permanecen solos tanto tiempo que se llegan a momificar. Hay incluso empresas que se especializan en la limpieza de los apartamentos de las personas que han sido afectadas por el kodokushi. Se estima que dentro de veinte años, uno de cada tres japoneses será jubilado, algo que no augura un buen futuro para los adultos mayores.

PACHINKO:

Foto Crédito: commons.wikimedia.org

Pachinko es una especie de cruce entre las máquinas de pinball y tragamonedas; se trata de una máquina en posición vertical, en la que los jugadores disparan bolas que descienden a través de una serie de pernos. Si las bolas caen en el lugar correcto, se producirán más bolas. Aunque las apuestas son técnicamente ilegales en Japón, a los ganadores se les proporciona una ficha en función de su puntuación; la cual se puede canjear por dinero en efectivo en otro lugar. En la actualidad existe una fuerte presión para legalizar el pachinko en Japón, ya que los expertos de la industria estiman un gran potencial de ingresos para este tipo de apuestas;  las cuales se aproximan a los $ 10 mil millones al año, casi el doble que el de Las Vegas.

LOS SUICIDIOS:

Foto Crédito: Pixabay
Aunque los homicidios en Japón son casi inexistentes, el país tiene una de las tasas de suicidio más altas del mundo, en algunos casos más del doble de las tasas de suicidio de otros países desarrollados. Aunque se podría decir que ha disminuido, el suicidio fue durante mucho tiempo aceptado por la cultura como un acto noble de proteger el honor, la defensa de la reputación de la familia. Una de las tendencias más alarmantes de suicidio implica saltar a los rieles de los trenes. Esto se ha convertido en un asunto tan complicado; que las empresas ferroviarias han comenzado a multar a los familiares de las personas que se suicidan por las molestias ocasionadas. Japón es también hogar del escalofriante Bosque Aokigahara. Situado cerca del monte Fuji, Aokigahara es conocido en Japón por ser el lugar preferido por los suicidas; aunque muchas veces después de estar allí se arrepienten y deciden no suicidarse.

ALIMENTOS EXTRAÑOS:

Foto Crédito: photozou.jp
Los japoneses tienen una predilección por los alimentos y las bebidas modernas; de hecho, la gama de sabores que a menudo utilizan parece repeler a los paladares occidentales. Debido a la coincidencia de la lengua, la barra de chocolate Kit Kat es enormemente popular en Japón. “Kit Kat” es muy similar a la frase “Kitto katsu” (literalmente: tú ganarás), que se utiliza como un sentimiento de buena suerte. Los estudiantes se regalan a menudo dulces y golosinas antes de cada examen como un amuleto de buena suerte. A diferencia del resto del mundo, que cuenta con sólo con una versión de chocolate con leche, Japón ofrece un sin número de sabores exóticos, como maíz a la parrilla, el miso, queso camembert, papa al horno y salsa de soja. Entonces, ¿te apuntarías a probar uno de estos sabores? ¿Te atreverías a comer un Kit Kat de color verde?

Esperamos te guste el articulo y si conoces otra curiosidad extraña de Japón déjanos saberla en los comentarios, son muy importantes para nosotros