CONTAR LAS CALORÍAS PODRÍA SER UNA PERDIDA DE TIEMPO

Foto Crédito: Pixabay Como regla general, las sociedades modernas son muy estrictas con respecto a nuestra apariencia física. La avanzada tecnología ha ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
0

Foto Crédito: Pixabay
Como regla general, las sociedades modernas son muy estrictas con respecto a nuestra apariencia física. La avanzada tecnología ha creado hábitos que nos han distanciado casi de cualquier esfuerzo físico. Ya sea por salud o por belleza, el ejercicio y la pérdida de peso es algo que está muy de moda por estos días.

También podría interesarte:

Diferentes tácticas y métodos han sido desarrollados y utilizados por la gente para perder peso de una manera más rápida, práctica, saludable y menos costosa. Sin embargo, estos métodos no siempre tienen éxito.

Uno de estos métodos es el conteo de calorías perdidas en los ejercicios aeróbicos. Muchos teléfonos modernos le ofrecen al usuario la posibilidad de contar las calorías perdida, mientras corren o montan bicicleta. Sin embargo hay una gran frustración entre las personas que registran su pérdida de calorías, ya que la mayoría de las veces no ven los resultados.

ENTONCES, ¿QUÉ ES LO QUE SUCEDE? ¿POR QUÉ ESTAS PERSONAS NO PIERDEN PESO?

Muchas personas creen que esto se debe a que el apetito aumenta cuando hacemos ejercicio. Por lo tanto, trabajamos y consumimos mucho más alimentos que antes y en lugar de adelgazar, ganamos kilos no deseados.

Investigadores compararon tres grupos: unos que hacían ejercicio intenso, otros que hacían ejercicios leves y un tercer grupo en el que las personas se mantenían sedentarios. A continuación se les permitió a los tres grupos comer las cantidades que quisieras, y se les preguntó cuán satisfechos estaban. El resultado fue sorprendente: los grupos que se sometieron a ejercicios físicos no mostraron un aumento significativo en el apetito, en comparación con aquellos que permanecieron sedentarios.

ERRORES DE CÁLCULO

El misterio comenzó cuando se llevó a cabo la misma prueba, pero con una ligera diferencia: Se le pidió a las personas que pensaran en las calorías que estaban perdiendo. Después fueron llevados a un restaurante, donde los investigadores les pidieron que no comieran grandes cantidades, sino que trataran de ingerir la misma cantidad de calorías que habían quemado en el entrenamiento físico. ¿Qué sucedió después?: Las personas que hacían ejercicio y contaban sus calorías, resultaban comiendo más que las que no hacían ejercicio.

Esto se debía a que las personas que llevan a cabo el conteo de pérdida de calorías durante una sesión de ejercicios, consideraban que era bueno comer una porción considerable de calorías para compensar las que se habían perdido durante la sesión de entrenamiento. La famosa ley de la compensación. Media hora de caminadora por una barra de chocolate o algo por el estilo. Esta práctica resulta extremadamente ineficaz, simplemente se debe a que nuestro cerebro es demasiado optimista, ya que piensa que se puede comer más de lo que el cuerpo realmente necesita.

Por supuesto, hacer el seguimiento de las calorías quemadas es un gran método para bajar de peso, pero sólo si se tiene una alimentación balanceada y controlada, de lo contrario, esta ley de la compensación no funcionará. Una dieta saludable con una ingesta de alimentos balanceada es mucho más eficaz para la pérdida de peso que una cantidad exagerada de ejercicios.

Si quieres llevar una dieta sana y equilibrada, lo recomendable es que consultes a tu médico personal, y preferiblemente a un nutricionista.
Sin embargo, no está demás decirte que debes seguir una rutina de ejercicios y alejarte de los hábitos sedentarios para lograr una pérdida de peso satisfactoria.

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.