DETENIDA PORQUE NO LE CREEN QUE ES DUEÑA DE UN BMW

Kamilah Brook se encontraba estacionada esperando la luz verde del semáforo para continuar con su ruta por una calle de Nueva York cuando fue detenida por ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
7,70
Kamilah Brook se encontraba estacionada esperando la luz verde del semáforo para continuar con su ruta por una calle de Nueva York cuando fue detenida por la policía. Mientras tanto, estaba tarareando una canción que sonaba en la radio mientras a la vez movía las manos en el aire al ritmo de esa cadenciosa melodía.

También podría interesarte:

Esto resulto sospechoso para la patrulla de la policía neoyorkina y procedieron a detenerla, revisaron sus papeles y la condujeron esposada a la comisaría más cercana. ¿La razón? No haber sostenido el volante, incluso con el auto detenido.

Algunas horas después de su detención, esta afroamericana de 32 años es liberada sin cargos, pero, para su sorpresa, es advertida de que no podrá regresar a casa con su auto. Según le informan, al día siguiente podría pasar a recoger el BMW.

Pero cuál no sería su sorpresa cuando en la mañana del otro día se dirige a las oficinas de la policía y los oficiales que la atienden le niegan la posibilidad de recuperar el auto un BMW. No le creen que sea la propietaria. Ella enojada, argumenta que trabaja en un banco y que incluso el presidente Obama la sigue en su cuenta de Twitter.

Pero esto no fue suficiente y tampoco creíble, así que Las fuerzas del orden la conducen nuevamente esposada fuera de la instalación y, en vez de devolverle su auto, una nueva sorpresa la espera. “Me dijeron que me conducirían a mi auto y me descubrí en una ambulancia”, narró la mujer a la prensa.

Brook fue llevada al hospital psiquiátrico de Harlem; allí la despojaron de su ropa, para luego ser sedada y obligada a consumir litio. “Cuando me desperté al día siguiente –relató la mujer ante las cámaras de televisión-, me sentí como si estuviera en una pesadilla. No entendía por qué me estaba sucediendo eso a mí.”

Nadie le creía. Y en aquella institución permaneció recluida nada menos que ocho días con sus noches. Hasta el personal del centro médico trató de que la mujer negara que el BMW le pertenecía.

Esta fatídica sucesión de escenas sucedió en septiembre de 2014, pero es ahora que el caso sale a la luz pública. Ahora ella y su abogado, Michael Lamonsoff, aducen un delito de racismo. Una demanda ha sido interpuesta por la parte afectada contra la ciudad de Nueva York y su departamento de policía, por violación de la 4ta y la 14ta Enmienda.
Según ha trascendido, la policía insiste en que los argumentos incoherentes y la actitud irracional deBrookal ser detenida le dio a entender que se trataba de un caso de desorden bipolar.

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.