EN UN BESO DE 10 SEGUNDOS SE TRANSMITEN 80 MILLONES DE BACTERIAS

Un beso en la boca, ese milenario origen de millones de encuentros de amor y/o sexo, es un instante en el cual se detona un intercambio mayúsculo entre dos ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
0,90
Un beso en la boca, ese milenario origen de millones de encuentros de amor y/o sexo, es un instante en el cual se detona un intercambio mayúsculo entre dos personas. Más allá de los reinos de lo sentimental y lo emocional, sin duda este acto tiene injerencia en el campo electromagnético de sus protagonistas, y desde un plano menos ortodoxo aunque tan real como lo más concreto, implica un plausible canje de energía.
Pero por lo visto, no sólo son frecuencias metafísicas o destellos electromagnéticos lo que está en juego cuando besamos a alguien. También se da un masivo flujo bidireccional de bacterias. en un beso de boca, con jugueteo lingual incluido y una duración de 10 segundos se puede consumar el intercambio de hasta 80 millones de bacterias.
Alrededor de este fenómeno hay dos variables particularmente interesantes. Una es que este mismo estudio, encabezado por el investigador holandés Remco Kort, comprobó que el menú bacterial entre miembros de una pareja es bastante similar. Es decir, la monogamia juega un rol importante en no ampliar demasiado nuestra colección de bacterias. Por otro lado, este hallazgo sugiere una reflexión: no es que se haya demostrado que besarte con alguien sea asqueroso; en realidad sugiere que el concepto cultural que tenemos del mundo de las bacterias es equivocado. Y es que si un beso se torna un carnaval bacteriano, entonces seguramente debe haber algo interesante en estos minúsculos seres, con quienes por cierto deberíamos entablar una relación conscientemente simbiótica. A fin de cuentas un beso no puede ser, casi nunca, malo.
Fuente: Microbiana