ESTA VALIENTE MUJER QUEDÓ CON UNA PIERNA MÁS CORTA QUE LA OTRA DESPUÉS DE HABER SOBREVIVIDO AL CÁNCER DE HUESOS

Sophie Hartley, de 18 años, quedó con una pierna 3cm más corta que la otra, debido al cáncer de hueso con el cual luchó hace una década; a pesar de haberse ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
2,10
Sophie Hartley, de 18 años, quedó con una pierna 3cm más corta que la otra, debido al cáncer de hueso con el cual luchó hace una década; a pesar de haberse sometido a 10 cirugías. Se vio obligada a usar zapatos quirúrgicos, pero soñaba con poder usar tacones altos algún día.

También podría interesarte:

También fue sometida a un procedimiento que implicó la instalación de una prótesis metálica en su pierna para poder alargarla. Ahora ella gasta todo su dinero en tacones, ya que le elevan su autoestima.

Después de haber sobrevivido al cáncer de huesos, ahora puede usar tacones altos por primera vez; después de un procedimiento doloroso y angustioso para alargar su pierna. Sophie Hartley, de 18 años, que siempre había soñado con poder usar tacones altos, resultó con una pierna más larga que la otra después de haber vencido el cáncer de hueso. A pesar de haberse sometido a más de diez cirugías, su pierna izquierda quedó 3 cms más corta que la derecha, y se vio obligada a usar zapatos quirúrgicos; los cuales corrigen la diferencia. La diferencia en las longitudes de sus piernas, hacía que ponerse tacones fuera totalmente imposible para ella; además de sufrir de cojera y de padecer un dolor constante.

Entonces los médicos le dijeron acerca de un procedimiento doloroso; que implicaba el uso de una prótesis de metal durante meses con el fin de alargar la pierna. Después de ver a sus amigas pavoneaban en tacones de moda, la señorita Hartley optó por someterse al tratamiento, y tuvo que llevar el marco de metal instalado en su pierna; durante cuatro largos meses. Ahora, por fin puede usar sus amados zapatos de tacón y ha acumulado una impresionante colección de zapatos desde que fue sometida al tratamiento.

Hartley manifestó: “Después de haber pasado por tantas cirugías durante toda mi infancia, cuando los médicos sugirieron este procedimiento, yo sabía que tenía que darme una oportunidad”.

“Antes, sólo podía usar zapatos quirúrgicos; eran un par de zapatos negros que llevaba todos los días, y eran horribles. Yo solía pensar en el futuro; en el día de mi boda, y me atormentaba pensar que pudiera usar unos zapatos hermosos cunado llegara ese día. Yo sabía que someterme al tratamiento con el marco de metal en mi pierna, significaría que podría usar zapatos de tacón, y que mis piernas finalmente tendrían la misma longitud, es decir, ya no experimentaría dolor, y mucho menos la cojera. “Fue una decisión muy importante ya que sabía que llevar ese marco en mi pierna durante cuatro meses sería una terrible agonía, y además algo realmente embarazoso, sin embargo yo estaba decidida”.

Antes de la cirugía, Hartley se compró un par de tacones negros. Ella dice que sus tacones le recordaban por qué ella estaba pasando por ese procedimiento doloroso cada día que llevaba el marco de metal en su pierna.

“Cuando por me quitaron ese molesto marco, me pude poner los tacones por primera vez, y sólo podía caminar con ellos por 20 segundos, pero fueron los mejores 20 segundos de mi vida. Ahora, me encanta comprar un par de tacones nuevos cada semana; no es nada bueno para mi bolsillo, sin embargo me hace sentir muy segura.”

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.