¿HABÍAS PENSADO QUÉ SUEÑAN LOS BEBÉS?

Nada puede parecer más pacífico que un bebé durmiendo. Pero detrás de esa pequeña expresión serena se desarrolla un mundo fantástico en su interior, algo ...
publicado por
Lara Gonzalez avatar
hace karma
1,10
Nada puede parecer más pacífico que un bebé durmiendo. Pero detrás de esa pequeña expresión serena se desarrolla un mundo fantástico en su interior, algo así como obras de teatro detrás de telones cerrados, o el detrás de cámaras de una película.

También podría interesarte:

Según el psicólogo David Foulkes, uno de los principales expertos del mundo en sueños pediátricos, la gente a menudo equipara erróneamente la capacidad de sus bebés para percibir la capacidad de soñar. “Si un organismo da evidencia de que puede percibir una realidad, entonces estamos propensos a imaginar que uno si puede soñar” Foulkes escribió en “Los Sueños Infantiles y El Desarrollo de la Conciencia” (Harvard University Press, 2002). Y a pesar, de considerar las limitadas experiencias; sus cerebros, y su inmadurez; Foulkes y otros neurocientíficos piensan que son en realidad sin sueños durante los primeros años de vida.

Esto se debe, a que desde su nacimiento, los bebés entran en la fas del sueño del Moviminento Ocular Rápido (MOR, etapa del sueño en la que hay más ensoñaciones). Y los bebés se la pasan más de la mitad del tiempo en esa etapa, acompañadoa por sacudidas ojos y de cuerpo. En comparación, los adultos pasan sólo una cuarta parte de su tiempo en la fase MOR y el resto en la fase sin sueños, marcada por diferentes movimientos lentos de ondas cerebrales. Sin embargo, acá hay un debate, dado que los bebés tienen y acumulan muy pocas memorias de los seres y situaciones que les rodean; ya que se la pasan más de la mitad del tiempo durmiendo, entonces tienen muy poco recuerdo, para soñar durante tantas horas.

Los neurocientíficos consideran que soñar es un proceso cognitivo que se produce en la primera infancia; una vez que los niños han adquirido la capacidad de imaginar cosas visual y espacialmente. Según las investigaciones de Foulkes y sus colegas, incluso los niños en las edades entre los cuatro y los cinco años, suelen describir los sueños como algo estático y llano, sin personajes que se mueven o actúan, con pocas emociones y sin recuerdos.

Los sueños vívidos con narraciones estructuradas se comienzan a establecer entre los siete y los ocho años, al mismo tiempo que los niños desarrollan una concepción clara de su identidad. Los investigadores creen que la auto-conciencia es necesaria para la inserción de la misma en los sueños. De hecho, la cantidad de auto-conocimiento que un niño posee, su entendimiento acerca de si mismo como persona, por ejemplo, y la comprensión de que es la misma persona que era cuando era bebé, juegan un papel importante en lo que sueña una persona, y así mismo los niños van siendo conscientes de su edad en los sueños, ya que cada que se ven en sus sueños, se ven con la edad que tienen en el momento.

Entonces, cuando los hallazgos acerca de lo que sueñan los niños, son relacionados a los infantes, los neurocientíficos llegan a la conclusión bastante decepcionante, que los bebés sueñan muy poco, la verdad, casi nada; porque en realidad no tienen mucho que soñar.

Así que no pretendemos ser aguafiestas con los padres y las madres de familia que en estos momentos puedan estar viendo a su bebé mientras duerme; pero la verdad es que si tú hijo está soñando, entonces sueña muy poco.

Déjanos tus comentarios… Son muy importantes para nosotros.